aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Proponen albergue para madres solteras


Viernes 10 de mayo de 2002 Rebeca Jiménez | El Universal

NAUCALPAN, Méx. Urge crear un albergue para madres adolescentes que al quedar embarazadas, enfrentan una situación de desamparo al ser rechazadas por sus familiares y por el padre de su futuro bebé.

Así lo señalaron la jefa del departamento de Atención para la Mujer, María Teresa Rodríguez y el supervisor del Instituto de Salud del estado de México, Raymundo Cisneros Sánchez, quienes realizan talleres de orientación, capacitación para el trabajo y atención a jovencitas embarazadas.

El DIF local, a través de este programa atiende a cerca de 120 niñas que quedan embarazadas antes de cumplir los 18 años de edad, informó María Teresa Rodríguez, quien lamentó que un alto porcentaje de estas jovencitas queden en desamparo al quedar preñadas.

"En el valle de México y en el país, prácticamente no hay albergues para mujeres embarazadas, pues hay sitios como Vida y Familia en donde sólo son atendidas si las jóvenes piensan entregar en adopción a sus bebés."

Por otra parte, señaló que cada vez es mayor el número de madres adolescentes, ya que tan sólo en este hospital, 35 por ciento de los nacimientos que se registran son de mujeres que no han cumplido la mayoría de edad.

La mayoría de las madres adolescentes enfrentan ciertos grados de desnutrición, apuntó a su vez Hilda Mata Barrera, promotora en orientación nutricional, quien da cursos a las jóvenes sobre dietas económicas, de 15 a 20 pesos diarios a base de amaranto, soya, avena y verduras, con las que se pretende disminuir la desnutrición de los bebés y sus madres.

Además de los temores y dudas, ante la situación que enfrentarán al nacer sus hijos, ya que carecen de recursos económicos para pagar el servicio médico del parto, pues aún en los hospitales públicos éste tiene un costo de entre mil 500 a 2 mil 500 pesos.

La edad de las madres adolescentes va de los 13 a los 18 años, señalaron los trabajadores sociales; en su mayoría son de escasos recursos, porque las hijas de familias clasemedieras que llegan a un embarazo frecuentemente son sujetas a abortos. Son además, jovencitas que dejaron la escuela y que en promedio tienen una escolaridad de sexto grado de primaria a primero de secundaria, por lo que carecen de preparación para desempeñar algún trabajo que les permita sostener a su futuro hijo. Estos embarazos, apuntó Cisneros Sánchez, además son de alto riesgo pues el organismo de las adolescentes aún no se ha desarrollado.

En el programa "de Joven a Joven", pidió auxilio una jovencita embarazada, que ya tenía un hijo y quien sufría una situación de pánico pues era constantemente violada por su propio padre, sin embargo no hay institución alguna que la atienda, pues por ejemplo en "Vida y familia" pedían una carta de sus padres para aceptarla.



PUBLICIDAD