aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Piratería, al alcance de una USB

Por un pago menor al de un disco ilícito se obtienen más canciones; mercado ilegal deja pérdidas millonarias a productoras
Piratería, al alcance de una USB

MODA. En algunas calles de Tepito se pueden observar los anuncios para obtener descargas de música y películas a bajo precio. (Foto: ADRIÁN HERNÁNDEZ EL UNIVERSAL / ILUSTRACIÓN ISMAEL ÁNGELES )

Lunes 11 de marzo de 2013 Claudia Bolaños | El Universal
Comenta la Nota

claudia.bolanos@eluniversal.com.mx  

A plena luz del día y en el corazón del barrio de Tepito, se da el servicio de cargas de USB con música y películas, nueva modalidad que permite obtener a menor precio un mayor volumen de canciones o temas del momento.

Además, en este centro de piratería, la reproducción y comercialización ilegal de películas y videos va a la baja en cuanto a precios, ante el incremento en la demanda y de puestos dedicados a este redituable negocio ilegal.

“Te cargo tu USB con música, todos los géneros”, indican los letreros colocados generalmente en puestos semifijos dedicados a la reparación de teléfonos celulares y que ahora han dado un nuevo giro a sus servicios.

Con computadoras instaladas en los puestos tubulares, en la calle de Matamoros, la carga de un archivo o carpeta, con hasta 170 canciones, tiene un costo de cinco pesos.

“¿Qué música quieres? Tengo de toda, tú pide”, ofrece el vendedor.

Reguetón, cumbia, salsa, banda, norteña, pop, en inglés, y lo de moda para bailar, “tenemos de todo”, aseguran.

Danzones, rock and roll, tangos y otros géneros de antaño también.

La carga de mil 500 canciones, frente a los ojos del cliente, tarda media hora, y queda guardada en la memoria en 16 carpetas; al pagar, sólo cobran 50 pesos.

Esta modalidad de la piratería apenas comienza en el barrio bravo, y varios ni siquiera la conocen, dicen comerciantes al preguntar sobre este tipo de negocios. Sin embargo, en la calle de Matamoros hay un puesto, donde además de reparar y comprar teléfonos celulares usados, se ofrece la carga de memorias portátiles.

En una PC de color negro, colocada en el puesto, se abren diversas carpetas con los nombres de varios cantantes del género solicitado. De allí son copiadas en la USB entregada.

“Consíguete una memoria con más capacidad, de 34 gigas, y te cargó más de mil rolas”, se ofrece. “No vas a tener tiempo de escucharlas todas. Te pongo toda la música que necesites para tus fiestas”, dice un hombre robusto, moreno y alto.

En la calle de Florida, uno tras otro, puestos ofrecen lo más novedosos en juegos de consola que son descargados y vendidos a los varios compradores que llegan exclusivamente a solicitar ese servicio.

Y ante el avance tecnológico que hace posible que pantallas planas tengan entrada para llaves o USB, es que también en Tepito ahora las películas se piden para llevar.

En México, la suma de las ventas de películas y música pirata en México fue de 200 mil millones de pesos en 2011, y según datos de la empresa de investigación de Mercadso IPSOS-Bimbsa ese año, también se descargaron de manera ilegal, seis mil 68 millones de canciones, 700 millones de videos musicales, 100 millones de películas, 30 millones de series de televisión, 86 millones de ebooks y mil 812 millones de imágenes y fotos protegidas por derechos de autor.

Además, en Tepito, una de las zonas del país donde se vende más piratería musical y de videos, también es posible conseguir casetes de música, de todo tipo de géneros y artistas; incluso, de algunos que cuando fueron lanzados ese formato ya había desaparecido, pues estaba la era del disco compacto.

A seis pesos por mayoreo de 10 piezas de discos compactos es la oferta, y aunque pareciera que no hay demanda, los compradores, generalmente personas que rebasan los 40 años, dan muestra de lo contrario.

El número de clientes es tal, que hay puestos que tienen varios empleados para despachar a personas que incluso llegan de otros estados a surtirse.

De esta manera ha sido posible que discos de música pirata, en formato MP3 se comercialicen en 2.70 si se compra un mínimo de 10 piezas, y las películas se consigan en 3.80 también por mayoreo.

Además, en la calle de Florida, dedicada a la venta de toda clase de paquetes de computación, sobre todo en su versión pirata, es posible también comprar juegos para teléfonos celulares.

En un recorrido se comprobó que hay promociones de hasta 100 juegos por tan sólo 30 pesos, que se descargan a los dispositivos móviles sin la necesidad de tener las licencias.

Un comerciante que ofrece los juegos, indicó que para él es mucho más práctico y barato cargar juegos, música o películas en un memoria USB, vaciarlos a su computadora y posteriormente hacer otra adquisición en la memoria portátil, a llenarse de discos que muchas veces tienen una menor viada útil.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD