aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Reguetoneros, en la mira de la autoridad

La SSPDF monitorea la información que difunden miembros de esta tribu urbana en redes sociales
Reguetoneros, en la mira de la autoridad

PREVENIDOS. Después de los disturbios ocurridos en los últimos meses, las autoridades los tienen “en la mira”. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Martes 11 de septiembre de 2012 Karla Mora y Víctor Adrián Espinosa | El Universal
Comenta la Nota

metropoli@eluniversal.com.mx 

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) identificó a 28 grupos de reguetoneros en la zona conurbada, así como sus puntos de congregación en estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

Después de los disturbios ocurridos en los últimos meses, las autoridades tienen “en la mira” a esta tribu urbana a la que dividieron en dos grandes conjuntos antagónicos: La Familia y Ántrax, cada uno con cerca de 14 divisiones.

Pedro Ibarra Trujillo, subsecretario de Información e Inteligencia de la SSPDF, indicó que se puso en marcha un operativo conjunto con el gobierno central y las jefaturas delegacionales para dar seguimiento a las actividades de estos jóvenes con el objetivo de evitar un enfrentamiento.

Aunque comentó que no se les considera un grupo históricamente violento, aceptó que sus reuniones se vuelven un problema social debido a que alteran la paz pública por tres factores: son muchos los jóvenes que se reúnen, se sienten agredidos y beben alcohol.

La dependencia puso en marcha un monitoreo permanente de la información que estos grupos difunden a través de las redes sociales. Los datos obtenidos por medio de Facebook son utilizados para planificar las estrategias de supervisión de los fines de semana, pero sobre todo de los sábados, cuando entre 100 y 400 jóvenes se reúnen en alguna estación del Metro para ir a fiestas.

En las labores de inteligencia, se han detectado los sitios públicos donde se reúnen los jóvenes. Se identificaron 22 estaciones de la red del Metro, donde conviven dos o más subgrupos.

La Línea B, que corre de Ciudad Azteca a Garibaldi y conecta al DF con el municipio de Ecatepec, Estado de México, concentra el mayor número de “casas”, como los reguetoneros llaman a las paradas donde se juntan para dirigirse a fiestas. Hay 10 estaciones detectadas en esta Línea: Morelos, Oceanía, Romero Rubio, Nezahualcóyotl, Garibaldi, Impulsora, San Lázaro, Tepito, Olímpica y Bosque de Aragón. También hay concentraciones en las líneas 1,2,4,6,9 y A.

La convivencia entre bandas rivales se registra en algunas estaciones como Canal de San Juan, de la Línea A, donde se encuentran los subgrupos antagónicos Pecoritos y Kasanovas; la estación Romero Rubio, de la Línea B, ha sido adoptada por Los Warners y Los Psikatos.

Porros y violencia

Los integrantes de grupos porriles en escuelas de educación media superior han sido rivales de los también llamados chacas, debido a que éstos usan formas de expresión similares a las de los porros, como son las fiestas de aniversarios y la utilización de playeras distintivas con el nombre de sus grupos.

La SSPDF prevé que las agresiones contra este grupo se incrementen a partir del 7 de septiembre, día que marca el inicio de la temporada de fútbol americano de la ONEFA (Organización Nacional Estudiantil de Fútbol Americano).

“Esta temporada se da en el regreso de los jóvenes a las preparatorias y a las vocacionales, y marca el regreso de las porras a las escuelas. Es fácil que en este periodo los porros salgan a buscar a estos jóvenes para agredirlos porque son menores que ellos”, explicó Ibarra Trujillo.

A los reguetoneros se les han confiscado materiales para fabricar petardos o bombas molotov, que cargan cuando se dirigen a algún enfrentamiento con algún grupo rival o de porros.

La SSPDF indicó que pese a las riñas hay un saldo blanco hasta el momento. Descartó la presencia del crimen organizado en esta tribu urbana, al manifestar que los reguetoneros capitalinos que presentan antecedentes penales no están ligados con ningún cártel.

El aspecto de los integrantes del grupo está marcado por las actividades económicas que realizan. Muchos cursan la secundaria o la educación media superior, pero otros son comerciantes informales o microbuseros.

“Muchas veces los delincuentes captan como operadores a los que se dedican al comercio informal”, comentó.

Se han identificado a jóvenes reguetoneros con antecedentes penales o con denuncias en su contra por robo y lesiones, aunque no existen cifras de ello. “No en todos los grupos hay, pero se debe tener cuidado e identificar quiénes son los que los guían”, dijo Ibarra Trujillo.

Además del monitoreo por redes, tanto en las páginas de reguetoneros como de quienes los provocan, se intensificó el seguimiento de estos grupos mediante el sistema de vigilancia que comparten los 865 cuadrantes de la ciudad, con el cual la SSPDF ha logrado optimizar los tiempos de atención ante diversas situaciones.

“Si no nos enteramos por las redes sociales, que es el medio por el que se comunican estos jóvenes, nos enteramos por la información que nos brindan los jefes de los cuadrantes”, explicó el funcionario capitalino.

Destacó que en colaboración con las delegaciones, se impulsará la creación de espacios para realizar fiestas en las que no haya bebidas alcohólicas ni solventes. Para ello buscarán tener contacto con los líderes de esta tribu urbana.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD