aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ven peligroso vigilar bosques de Milpa Alta

El pasado martes EL UNIVERSAL dio a conocer que al menos cuatro parajes de San Salvador han sido depredados por talamontes camuflando la comisión de este ilícito como un "acuerdo" de la Semarnat con la comunidad para aprovechar la madera de árboles caídos en febrero de 2010, a causa de una tormenta
Ven peligroso vigilar bosques de Milpa Alta

SOSPECHOSO. Uno de los 20 aserraderos detectados con un sobrevuelo en la zona boscosa de Milpa Alta, que presuntamente se abastece de tala clandestina. (Foto: ESPECIAL )

Viernes 18 de mayo de 2012 Josué Huerta | El Universal
Comenta la Nota

metropoli@eluniversal.com.mx

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) reconoció que no existen las condiciones de seguridad para mandar inspectores a vigilar que no se dé la tala clandestina en el bosque de San Salvador Cuauhtenco, en la delegación Milpa Alta.

Ignacio Millán Tovar, titular de la Dirección General de Inspección y Vigilancia Forestal de esta instancia, refiere en entrevista que lo que se han limitado a hacer es atajar la comercialización de la madera, al colocar retenes en las salidas de la localidad e impedir el paso a los transportistas.

De estas acciones ya aseguraron seis vehículos y 10 personas, cinco de ellas puestas a disposición del MP federal y otras cinco al local.

El pasado martes EL UNIVERSAL dio a conocer que al menos cuatro parajes de San Salvador han sido depredados por talamontes camuflando la comisión de este ilícito como un “acuerdo” de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) con la comunidad para aprovechar la madera de árboles caídos en febrero de 2010, a causa de una tormenta.

“Tanto como internarnos así en el bosque de momento, no lo hemos hecho, toda vez que las condiciones de seguridad no son propicias para mandar a los inspectores”.

“En ocasiones, los mismos pobladores de Milpa Alta son los que realizan esta actividad (ilegal) y cuando se da una detención pues los vecinos se solidarizan y ponen en riesgo la integridad de los inspectores”, indicó Millán.

No tener acceso a la zona boscosa ha impedido documentar a la Profepa la tala.

Situación que tiene consecuencias pues la Semarnat espera un informe de la Profepa para en su caso cancelar el acuerdo con los comuneros.

El director general de Inspección y Vigilancia Forestal señaló que en los retenes que han colocado de forma aleatoria, desde septiembre de 2011, no han detectado madera recién cortada, lo que los hace presuponer que la comercialización es de la madera caída en febrero de 2010, “que fue muchísima”.

Reconoció que es inusual el número de aserraderos que hay en San Salvador Cuauhtenco y San Pablo Oztotepec, cercanos a la zona montañosa, los cuales, informó, no cuentan, hasta donde él sabe, con registro de Semarnat.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD