aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Taxis, en sus distintas modalidades

El crecimiento del sector ha derivado en el surgimiento de mototaxis y golfitaxis

Sitios Relacionados:

Lunes 05 de diciembre de 2011 Rafael Montes | El Universal
Comenta la Nota

rafael.montes@eluniversal.com.mx

Si bien el gobierno de la ciudad va por la renovación de 15 mil taxis que tienen más de 10 años de antigüedad, el DF no cuenta con una sola modalidad para moverse de forma rápida.

La variedad de taxis de la ciudad ronda en una lista de 10. De acuerdo con el espacio para brindar el servicio o las preferencias de seguridad de los usuarios, hay taxis para todos los ciudadanos.

En un recorrido por la ciudad de México, EL UNIVERSAL se encontró con la siguiente diversidad de autos de alquiler. Algunos son básicos y no contaminantes, otros son elegantes y discretos. Todos tienen público.

Desde el bicitaxi que funciona sobre todo en el Centro Histórico desde hace ya unas dos décadas, hasta los golfitaxis, que son únicos de la delegación Tláhuac y que tampoco son contaminantes, además de que dan una segunda vida a los vehículos salidos de los clubes de golf.

Sin embargo, en ciertas zonas de la ciudad, los bicitaxis corren el riesgo de desaparecer ante la incursión de las motocicletas que ofrecen al conductor mayor comodidad y menos cansancio, pero puede repercutir en la contaminación auditiva y atmosférica por las emisiones de gases.

Para los oficinistas o desconfiados de los taxis libres, el radio taxi o el taxi ejecutivo son opciones complementarias. Unos, regulados por la Secretaría de Transportes y Vialidad del DF (Setravi), otros, que circulan al amparo del anonimato pero que tienen una buena aceptación entre los pasajeros por la eficiencia y la seguridad que aparentemente prometen.

Además, los viajeros y turistas tienen una lista acotada de opciones con tarifas distintas a las comunes, antes de poner un pie afuera de las terminales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En el Centro de la ciudad circula desde hace unos años un vehículo híbrido, el ciclotaxi, que funciona con pedaleos, pero se apoya en un motor eléctrico, el cual es resultado de un intento de organizar a los bicitaxis de la zona, que desde principios de los años 90 se instalaron ahí.

Los operadores se organizaron en una cooperativa y ahora, sus vehículos dan una nueva fisonomía a la capital.

Según los testimonios de los pasajeros, lo que se busca al momento de abordar un taxi es la economía en el traslado, la seguridad y la rapidez del servicio.

En cada zona de la ciudad de México, las necesidades son distintas. Todos los operadores entrevistados coincidieron en que sus opciones alternativas al común taxi libre son una solución de movilidad en una ciudad que cada vez está más saturada de automóviles particulares.

Taxi libre

Es la modalidad más común en la ciudad de México. Se aborda en cualquier lugar, sin necesidad de un sitio en particular. En el DF hay 130 mil de estas unidades, según la Secretaría de Transportes y Vialidad del DF y 15 mil serán sometidos a una renovación debido a su antigüedad. El perfil del usuario de estos vehículos es generalizado.

Cualquiera puede tomarlo, pero las garantías de seguridad a bordo son mínimas. De acuerdo con estadísticas, es uno de los lugares más peligrosos en la ciudad de México. El banderazo es de 6.40 pesos para autos de dos puertas y de 7.04 pesos para autos de cuatro puertas. Cada 250 metros o 45 segundos aumenta 86 centavos. El aumento de su tarifa, de acuerdo con el alza a las gasolinas, se mantiene pendiente.

Taxi de sitio

Son automóviles que se abordan en lugares específicos de la ciudad, pero también pueden solicitarse vía telefónica y a veces vía radiocomunicación. La tarifa inicial es de 10.56 pesos el banderazo y cada 250 metros o 45 segundos el taxímetro avanza 1.05 pesos.

Son menos generalizados que los taxis libres y en ocasiones sólo pueden cargar estando en el sitio y no en la calle. La Secretaría de Transportes y Vialidad del DF tiene una lista de sitios autorizados en toda la ciudad de México.

En total, hay unos 963 sitios en las 16 delegaciones, de acuerdo con información oficial de la dependencia. La demarcación con más sitios autorizados es Miguel Hidalgo, con 146, seguida de Cuauhtémoc, con 135. La que menos tiene es Tláhuac, con 15.

Radio taxi

Es una modalidad en la que se tiene un mayor control sobre los clientes y sobre los mismos operadores que prestan el servicio, porque debido al sistema de solicitud, se conoce el domicilio, el nombre, el destino y la hora a la que se pidió.

Se solicita vía telefónica y la comunicación entre la base y los autos es por radiocomunicación. Esas medidas de seguridad garantizan una mayor confianza al pasajero de este tipo de taxi, el cual, posee un perfil con un nivel educativo alto, son generalmente profesionistas que van de la oficina a la casa y/o a antros.

La tarifa es de 24 pesos el banderazo durante el día y de 26 pesos después de las 11 de la noche y cada 250 metros o 45 segundos, el taxímetro avanza 1.48 pesos. Esta modalidad está reconocida por el gobierno y los autos cuentan con cromática.

Bicitaxi en Tláhuac

Es una modalidad que tiende a desaparecer en la delegación al oriente de la ciudad, en donde la evolución natural es hacia las motocicletas o los golfitaxis, a pesar de que esa zona es tradicionalmente ciclista. La tarifa es desde cuatro hasta siete pesos y se usa en tramos cortos, dentro de una misma colonia, principalmente, o entre colonias cercanas, pero no atraviesan vialidades principales.

Los usan generalmente mujeres que van de compras a tianguis o mercados o a la hora de la salida de la escuela. Según testimonios, este tipo de vehículos es más utilizado que los taxis libres debido a que los usuarios conocen al operador por ser personas que viven en la zona. Algunos pasajeros reconocieron su valor ambiental por ser un vehículo sin motor.

Taxi de aeropuerto

Funcionan en bases del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y sólo allí se pueden abordar. Son principalmente para pasajeros de aerolíneas que arriban a la ciudad o los que la abandonan. Según los datos oficiales, son los únicos taxis autorizados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal. Las tarifas van desde 80 pesos para arriba, según si es un automóvil sedan o ejecutivo y la distancia en la que se ubique el destino. Hay cinco empresas autorizadas en la terminal aérea y se caracterizan por la buena presentación de sus operadores. Operan las 24 horas durante los 365 días del año, tanto en la Terminal 1 como en la Terminal 2 y existen dos modalidades de servicio: ordinario, en vehículo tipo sedán para cuatro pasajeros, y ejecutivo, en vagonetas para ocho pasajeros. 

Ciclotaxi en el Centro Histórico

Son de color verde, lo que los identifica como taxis regulados y autorizados por el Fideicomiso del Centro Histórico del DF. Tienen capacidad para dos personas. Funcionan con un mecanismo de pedaleo mezclado con motor eléctrico que lo apoya, debido a que el diseño es poco ergonómico y cansado para los operadores. La batería del motor de apoyo dura hasta cinco horas, por lo que estas unidades no operan más de ese tiempo.

Tienen un local donde guardarlos en el centro de la ciudad. Son alrededor de 80 y están emplacados. La tarifa va de 30 a 40 pesos, según el criterio del conductor. No tienen reconocimiento oficial de la Secretaría de Transportes y Vialidad, pero sí del gobierno de la ciudad. No pueden salir del primer cuadro y consideran a los bicitaxis y mototaxis como una competencia desleal. 

Mototaxi en el Zócalo

 Son motocicletas precariamente adaptadas para funcionar como taxi, con capacidad para dos pasajeros en el remolque y cubiertos con un acrílico de color azul. Se les identifica como taxis piratas del Centro Histórico y operan sólo dentro del primer cuadro. La tarifa es de 20 pesos, pero ésta no está regulada ni autorizada por la Setravi.

Este tipo de unidades no fue incorporado al último proceso de regularización de bicitaxis del centro y operan de manera clandestina, por lo que han tenido problemas con la policía capitalina.

Generalmente lo usan personas que van de compras y conviven con otras modalidades de taxi. No alcanzan velocidades de más de 20 kilómetros por hora, pero su diseño improvisado lo vuelve inseguro para el usuario.

Mototaxi en Tláhuac

Es la evolución de los bicitaxis en esa delegación, los cuales empiezan a desaparecer porque es más cansado para los conductores. Un mototaxi requiere de una inversión de unos 30 mil pesos para adquirir una moto e instalarle un remolque con capacidad para dos personas. Se caracterizan por estar techados con plástico y cintas negras y azules para proteger al usuario del sol. Se usan en tramos cortos y la tarifa es de cuatro a siete pesos, según la distancia a recorrer. Están tolerados por la delegación, pero no están reconocidos por la Setravi, también tienen roces con la policía bajo el argumento de que no utilizan el casco. Los usuarios dicen que estas unidades las consideran peligrosas por las velocidades que pueden alcanzar. 

Taxi ejecutivo

 Son un servicio que se presta regularmente en automóviles particulares, sin cromática y sin ninguna señalización en el vehículo que indique que es un taxi. Se solicita vía telefónica y la comunicación entre base y operadores es por radio.

No están reconocidos por la Secretaría de Transportes y Vialidad del DF, pero según la experiencia de algunos de sus usuarios, son un servicio seguro y discreto debido a que los automóviles están bien presentados y son de modelo reciente. La tarifa varía según la organización a la que pertenezcan, pero ronda entre los 30 pesos los tres primeros kilómetros más cinco pesos cada kilómetro adicional en el DF y siete pesos en el estado de México.El taxímetro está escondido y en algunos casos, marca tarifas similares a la de los servicios ejecutivos autorizados.

Bicitaxi en el Centro

Son la opción mayoritaria en el Centro Histórico, pero no están ni permitidos ni tolerados por la Secretaría de Transporte y Vialidad del DF. Algunos de éstos fueron incorporados en un programa de regularización, pero no fue la totalidad. El vehículo es el más ligero de todos por ser sólo una estructura tubular con capacidad para dos personas remolcado por una bicicleta. Es el modo más cansado para los operadores y probablemente el más vulnerable, aunque afirman que no ha habido accidentes. La tarifa es de 30 a 50 pesos y no pueden ir más allá del primer cuadro de la ciudad. Funcionan desde inicios de los 90 en el DF y prestan el servicio a gente que comúnmente realiza compras en los diferentes centros mercantiles del primer cuadro capitalino. 

Golfitaxi

Funciona principalmente en colonias de la delegación Tláhuac. Los vehículos eléctricos suelen ser reciclados de clubes de golf que los desechan. Se adaptan con techo, puertas y ventanas para que el usuario y el operador se protejan de la lluvia, el frío y el calor. Tiene capacidad para cuatro o cinco pasajeros.

Debido a su diseño, es más estable que una motocicleta o una bicicleta y es más bajo, lo que beneficia a personas de la tercera edad. Es ideal para distancias cortas, como de tres o cuatro kilómetros máximo. La tarifa mínima es de cuatro pesos y aumenta según la distancia que se recorra. Los usuarios son, en su mayoría, señoras con niños o con bolsas del mercado. Funcionan desde hace unos cinco años en la demarcación como tolerados, con un permiso del gobierno delegacional.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD