aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




“Desintegración familiar, la causa”


Martes 04 de octubre de 2011 Mónica Archundia | El Universal
Comenta la Nota

monica.archundia@hotmail.com

Las denuncias por sustracción de menores se han incrementado en la ciudad de México en alrededor de 30% el último año y hacia finales de 2011 este porcentaje crecerá aún más.

De acuerdo con Jorge Mauricio Ferman Quirarte, fiscal central de Investigaciones para Niñas, Niños y Adolescentes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, la desintegración del tejido social, que ha derivado en divorcios, ha impactado negativamente las cifras sobre averiguaciones previas por este concepto.

La problemática familiar que se vive en la ciudad de México, dice, explica por qué mientras en 2010 se iniciaron 160 denuncias por este delito, en 9 meses de 2011 ya se han acumulado 214.

La sustracción, menciona, es un delito que tiene que ver con quitar o extraer a un menor del hogar en que se encuentra y que es común cuando los padres se encuentran divorciados o en trámite de separación.

A decir del fiscal, entre el 85 y 90% de las sustracciones que se registran en la capital, son efectuadas por padres separados que pelean la guardia y custodia de los hijos.

Para concretar el hecho, los padres o madres recurren a familiares, que con engaños o mediante actos violentos, se llevan a los menores de donde se encuentran para que vivan con la contraparte.

La fiscalía a su cargo, señala, atiende las denuncias que se generan por este delito ante el Ministerio Público, medios de comunicación u organismos como la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y ofrece apoyo sicológico.

Pero trabajar en este tema, que involucra la integridad de la familia, no es sencillo, por eso -dice el funcionario- durante 2010 no se consignó ninguna de las averiguaciones previas iniciadas por el delito de sustracción de menores.

“No hubo elementos suficientes para poder consignar o ejercitar la acción penal o que definitivamente los hechos no son constitutivos de delito porque se acredita en muchos de los casos que los niños estaban en riesgo”, advierte.

Menciona que aunque la guardia y custodia la puede tener la mamá, hay casos en los que se ha acreditado que enfrenta problemas de alcoholismo, tiene múltiples parejas, descuida a los niños y por ello el padre decide quitárselos.

“Digamos que hay un justificante y es por eso que el delito no se llega a consumar; en algunos casos hacen falta elementos, hace falta recabar declaraciones, hay veces que los niños ya son mayores y los niños dicen: no es que mi papá no me llevó, me fui por mi propia voluntad, ahí ya se elimina el dolo”.

En lo que va de 2011 se han consignado 10 averiguaciones previas por este delito e incluso se han hecho arraigos de los presuntos sustractores.

Por las complicaciones de los casos, sólo en el 10% de ellos, los padres llegan a un acuerdo sobre el lugar donde debe permanecer su hijo.

Sin embargo, expresa Ferman Quirarte, a veces es tan grave la problemática, que ambos optan por una casa hogar, donde la Fiscalía realiza visitas de supervisión y verificación para corroborar que los pequeños se encuentren bien.

 

 

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD