aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Parquímetros, negocio de una sola empresa en el DF

Pese a no tener experiencia en el ramo, OEB maneja mil 721 cajones de estacionamiento del proyecto ecoParq, por los cuales obtiene unos 16 millones de pesos al mes. Empresarios del ramo y líderes vecinales piden que la administración capitalina transparente el otorgamiento de permisos
Parqumetros, negocio de una sola empresa en el DF

REPUDIO. Habitantes de las colonias Roma y Condesa se han manifestado en contra de los parquímetros instalados en la zona. Aseguran que las máquinas dan jugosas ganancias a empresas y al gobierno local, pero atentan contra la vida vecinal. (Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL )

Lunes 21 de octubre de 2013 Karla Casillas Bermúdez | El Universal
Comenta la Nota

Operadora de Estacionamientos Bicentenario (OEB) no contaba con experiencia para operar parquímetros, pero aun así el gobierno del Distrito Federal le otorgó sendos permisos para manejar los polígonos Polanco-Anzures, Lomás-Virreyes y Roma-Hipódromo-Condesa, un negocio por el cual factura unos 190 millones de pesos al año.

Empresarios con experiencia en el ramo y líderes vecinales acusan falta de transparencia al conferir a una sola compañía el manejo de mil 721 cajones de estacionamiento de la ciudad.

El consorcio Parkare Group, por ejemplo, cuenta con amplia experiencia en operar parquímetros. Tiene 35 mil máquinas distribuidas en los cinco continentes, con marcada presencia en ciudades como Madrid y Barcelona, y en países con reglas operativas tan exigentes como Francia, Inglaterra y Chile.

En México llevaba 20 años operando, y sus parquímetros ya están instalados en Nuevo León, San Luis Potosí y Morelos. Al tiempo, provee maquinaria a los estacionamientos de Liverpool, Comercial Mexicana y Perisur, entre otros.

En contraste, OEB, nacida en 2010, no contaba con prácticas profesionales en materia de parquímetros, aunque su dueño principal sí sabía de coches, pues es director comercial de CorpoGAS, uno de los consorcios que venden más gasolina en el Distrito Federal.

Pero la suerte de la novata, la experimentada la desea. Once meses después de creada OEB, el entonces jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, le otorgó los permisos necesarios para controlar por 10 años tres de las zonas más rentables de la ciudad, convirtiendo a dicha empresa en la única beneficiaria del proyecto ecoParq.

Dueña por 10 años

Hasta el momento, OEB ha sido la gran beneficiaria de ecoParq, creado durante el gobierno de Ebrard con la intención de recuperar las calles y banquetas para utilizarlas como estacionamiento. Esta novel empresa ha logrado los permisos (PATR’s/Permiso Administrativo Temporal Revocable) que la habilitan para operar un total de mil 721 parquímetros, divididos en tres polígonos: Polanco-Anzures, Lomas-Virreyes y Roma-Hipódromo-Condesa, aunque en este último no se ha logrado instalar la totalidad de los aparatos por la oposición vecinal.

Cada polígono engloba varias colonias, y según la copia de todos los PATR’s en poder de EL UNIVERSAL, OEB será “dueña” de un total de 25 mil 320 cajones de estacionamiento en el Distrito Federal durante los próximos 10 años.

De hecho, hasta la fecha OEB es la única empresa de parquímetros que opera dentro del programa ecoParq, lo que ha generado la suspicacia de sus competidoras.

Actualmente, los parquímetros instalados ya le generan a esta compañía una facturación aproximada de 16 millones de pesos al mes, lo que quiere decir que la permisionaria estaría facturando unos 190 millones de pesos anuales una vez que los parquímetros de la Roma-Condesa cumplan un año de operación. Ese lapso ya fue rebasado por los otros polígonos: Polanco-Anzures y Lomas-Virreyes.

Las cifras otorgadas por Seduvi hablan de un “promedio mensual estabilizado”, que en el caso de la zona Polanco-Anzures sería de 8.3 millones de pesos mensuales; en el de Lomas-Virreyes, 1.5 millones de pesos, y en el de Roma-Hipódromo-Condesa llegaría a unos 6 millones de pesos al mes.

Eduardo Aguilar Valdez, coordinador general de la Autoridad del Espacio Público de la Seduvi, asegura que 30% de esa cifra mensual se destina a la recuperación del espacio público de cada polígono, y aunque es consciente de que la opinión vecinal está dividida, dice que a sus oficinas llegan colonos “con galletitas” de agradecimiento por la instalación de parquímetros.

La misteriosa empresa

Operadora de Estacionamientos Bicentenario, S.A. de C.V., fue creada el 29 de marzo del año 2010, según consta en el acta constitutiva en poder de EL UNIVERSAL.

A tan sólo un año de su constitución, con un capital inicial de 50 mil pesos, esta empresa resultó elegida para otorgarle el primer permiso para operar en las colonias Polanco Reforma, Polanco Chapultepec, Los Morales, Los Morales sección Palma, Bosque de Chapultepec, Anzures y Nueva Anzures, el 10 de febrero de 2011.

Tras el primer permiso, siguieron el de la zona Roma-Hipódromo-Condesa, otorgado también en febrero de 2011, y el de Lomas de Chapultepec Secciones II, IV y V, del 3 de noviembre de ese mismo año.

Según el acta constitutiva de OEB, la empresa fue conformada con 50 mil acciones con valor de un peso cada una, que están divididas entre dos propietarios: Juan Carlos Niembro Núñez y Abel Mier Valcarcel. El primero de ellos, además de ser director general de OEB, es director comercial de CorpoGAS, uno de los mayores corporativos de gasolineras. Este diario intentó pactar una entrevista con Niembro Núñez, pero no se obtuvo respuesta.

Cabe mencionar que de 2003 a 2008, CorpoGAS fue reconocido como el grupo con más ventas de combustible a nivel nacional.

En el primer semestre de 2011 se dio a conocer un estudio que colocó a CorpoGAS como el grupo que dominó el mercado de combustibles nacional, logrando ventas totales por 632 millones de litros en el periodo, según información de la propia empresa difundida en su página web.

También logró las mayores ventas por sucursal, con 3.73 millones de litros semestrales, que equivale a vender, por día, 20.7 mil litros, o a llenar los tanques de 50 litros de 414 vehículos.

Seduvi: no conocemos al dueño

El arquitecto Eduardo Aguilar, coordinador de la Autoridad del Espacio Público de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), desconoce quiénes son los dueños de OEB, pues, puntualiza, los permisos para operar se otorgaron en la administración pasada.

La manera en que se eligió a la empresa ha generado críticas de otros consorcios y líderes vecinales, pues en lugar de hacer licitaciones fueron asignadas directamente por el gobierno del Distrito Federal.

“Este proceso tiene sus pros y sus contras. Sí, la licitación es más transparente y permite más jugadores, sin embargo el esquema de licitación otorga una concesión; y la concesión le da muchos derechos al operador. En cambio, bajo el esquema de PATR’s existe la posibilidad de que en el momento en que el operador incumpla con cualquiera de las condiciones, como son estudios, pagos, atención a cliente y todo lo que le toca a él, nosotros podemos hacer una revocación de los permisos y las operadoras podrían perder sus inversiones”, dice Aguilar.

—Hasta ahorita, ¿cuántas empresas participan en el negocio del proyecto ecoParq? —se le pregunta.

—Sólo Bicentenario.

—¿Y sabe por qué el dueño no quiere dar entrevistas?

—Lo desconozco. Yo puedo darte los datos de la empresa.

Sobre el dinero que el proyecto ecoParq genera al gobierno del Distrito Federal, también estamos hablando de importantes sumas, que se recaudan a partir de las multas, la colocación de las famosas arañas y el arrastre a los corralones.

Este dinero “se va directamente a las arcas de la Tesorería del gobierno del DF”, explica Aguilar.

Un informe reciente sobre los resultados de ecoParq en la Roma-Condesa señala que del 25 de marzo al 31 de mayo de 2013 se inmovilizaron 5 mil 904 automóviles que incumplieron con las disposiciones, y 291 unidades fueron trasladadas a depósitos vehiculares. Si la multa por inmovilización ronda los 500 pesos, por este concepto se habrían obtenido 2 millones 952 mil pesos. A esto hay que sumar los arrastres, que tienen un costo promedio de 530 pesos, lo que hace un total de 154 mil 230 pesos.

O sea, que en dos meses los parquímetros de la Roma-Condesa habrían dado a la Tesorería del Distrito Federal 3 millones 106 mil 230 pesos. Si esa fuera la tendencia, en lo que resta del año la Tesorería podría ingresar 18 millones 637 mil pesos sólo por el polígono de esa zona.

La empresa Nueva Generación de Estacionamientos, S.A. de C.V., comenzará a operar próximamente los parquímetros de Coyoacán, gracias al permiso que otorgó el gobierno capitalino el 3 de noviembre de 2011. Dicha compañía fue creada el 28 de abril de 2010, sólo un mes después de que naciera OEB. EL UNIVERSAL también tiene copia del acta constitutiva, pero en este caso vienen borrados los nombres de los dueños y socios.

Las bondades de ecoParq

Al hablar de los beneficios del programa, Eduardo Aguilar destaca que 30% de los ingresos de cada polígono se van a la recuperación del espacio público. Por ejemplo, en Polanco-Anzures se destinan 2.5 millones al mes aproximadamente; para Hipódromo-Roma-Condesa, 1.8 millones, y para Lomas-Virreyes, 450 mil pesos. “Ese dinero se invierte en proyectos de mejoramiento para estas colonias, como pavimentación de banquetas, remodelación de parques o compra e instalación de nuevo mobiliario urbano”, dice.

Actualmente, la Seduvi realiza estudios de factibilidad técnica y movilidad para definir las siguientes zonas donde va a entrar el programa, una de ellas será Coyoacán, perímetro donde Nueva Generación de Estacionamientos tiene permiso para instalar 384 parquímetros, es decir, 5 mil 760 cajones.

Colonias aledañas al corredor Insurgentes, como Narvarte, Nápoles y Del Valle, serán las próximas en tener parquímetros. A ellas se agregarán algunas áreas de Azcapotzalco, Tlalpan e Iztacalco.

Cuestionado sobre si OEB controlará los polígonos en que se van a instalar nuevos parquímetros, Aguilar dice que “se están recibiendo varias propuestas de empresas interesadas y vamos a evaluarlo”.

—¿OEB está también dentro del abanico de posibilidades?

—Sí, también están interesados en estas nuevas colonias.

¿Por qué sólo una empresa?

Arturo Schietekat, director general de Parkare Group, comenta que le parece “raro” que hasta el momento sólo una empresa se haya llevado todos los permisos para la operación de parquímetros.

Parkare —de origen catalán— ha intentado, al menos seis veces, entrar al negocio en mancuerna con varias operadoras de estacionamientos, pero no lo ha logrado.

Esta compañía tiene unos 600 parquímetros funcionando en otros estados. Schietekat cuenta que sus aparatos ya están autorizados por el GDF para funcionar.

“Yo sí quisiera tener más información real de por qué no ganamos; no creo que haya sido por falta de experiencia o que nuestros precios no sean competitivos”, dice.

El empresario cree que en las nuevas licitaciones la autoridad debería privilegiar la transparencia. “Creo que la competencia es muy buena y sana”, dice. Además, añade, se está a tiempo de transparentar el proceso y mejorar el servicio, pues México tiene una capacidad para tener entre 13 y 14 mil parquímetros, y hasta ahora sólo han otorgado permiso para mil 700; es decir, alrededor de 10% del mercado.



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD