Algunas lesiones oculares que pueden afectar a los bebés

La vista y el cuidado de los ojos son aspectos muy importantes en el desarrollo de los niños, sobre todo en sus primeros años de vida
Algunas lesiones oculares que pueden afectar a los bebé
(FOTO: Especial)
11/10/2017
00:30
Laura Velasco
Ciudad de México
-A +A

Para estar alertas en cuanto a la visión y salud oftalmológica de los bebés, la doctora Ingrid Franco López, oftalmóloga experta en el tratamiento del estrabismo y la ambliopía, perteneciente a la red de excelencia médica Top Doctors, hace referencia sobre lo que especifica la reforma hecha al artículo 61 de la Ley General de Salud, el 25 de enero de 2013, en el capítulo V: Atención Materno-Infantil, el cual establece la normativa para detectar a tiempo alguna malformación o enfermedad visual en los nenes a través de “la aplicación del tamiz oftalmológico neonatal, a la cuarta semana de nacimiento”, la cual incluso puede hallar malformaciones causantes de ceguera.

“La Asociación Mexicana de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo pretende hacer conciencia a todo el público en general acerca de esta modificación a la ley General de Salud debido a que seguimos viendo pacientes con patologías que se podrían haber detectado desde el momento que ese paciente fue egresado del hospital. Los oftalmólogos pediatras tenemos la encomienda de dar conocimiento a la gente y educar a la población para que soliciten el Tamizaje Oftalmológico Neonatal en su hospital o con su pediatra y/o neonatólogo y solicitar que los refieran con algún oftalmólogo pediatra”, señala Franco.

Chequeo preventivo
“Es importante realizar el Tamizaje Oftalmológico Neonatal al nacer. Además, tenemos oportunidad de efectuarlo durante las primeras cuatro semanas de vida del paciente. Posteriormente, se debe hacer el Tamizaje Oftalmológico Infantil a los tres años, para el Control del Niño Sano Oftalmológico y, en este caso, detectar defectos refrac tivo s”, detalla la experta en estrabismo y ambliopía.

Asimismo, Franco López recomienda que el control oftalmológico en un paciente sano puede ser a los seis y 12 años; con patología ocular ya diagnosticada, como por ejemplo, la necesidad de anteojos, es necesaria la revisión de forma anual. 

Padecimientos más frecuentes
Entre los padecimientos más frecuentes que sufren los recién nacidos hasta los bebés de dos años, la doctora Ingrid Franco López y el doctor del Instituto Médico de la Visión de la Ciudad de México, Luis Arturo Martínez Platas, mencionan los siguientes:

*Conjuntivitis neonatal
Es un padecimiento ocular muy común en los recién nacidos. Generalmente se presenta como una infección que inflama la conjuntiva del ojo y los párpados, tapando en ocasiones el conducto lagrimal. Puede ser causada por virus, bacterias, alergias o algún otro agente irritante. Los síntomas más notorios son el lagrimeo, la secreción de pus, los ojos rojos y la acumulación de lagaña.

¿Cómo se trata?
El tratamiento puede ser administrando gotas antibióticas para sus ojitos.

*Obstrucción del conducto lagrimal
La obstrucción del lagrimal es otro padecimiento muy frecuente en los bebés. Los médicos señalan que dicha obstrucción mejora conforme pasan los primeros meses de vida, ya sea porque el sistema de drenaje madura o porque la membrana que sella el conducto lagrimal se abre por sí sola.

Entre los síntomas más comunes está la acumulación de lágrimas en el área ocular de forma constante, abarcando párpados, pestañas y mejillas, siendo algo muy molesto para los pequeñitos.

¿Cómo se trata?
Si la obstrucción dura más de lo normal, los tratamientos recomendados son: dar un masaje constante al conducto lagrimal, aplicar un antibiótico tópico, hacer una dilatación del conducto, sondeo o irrigación del mismo.

*Estrabismo
Es la desviación de uno o los dos ojos y, en algunos casos, tiene un significado neurológico. Este padecimiento se registra en casi 2% de los bebés o niños. El diagnóstico dependerá de los estudios que le realice el pediatra o el oftalmólogo.

¿Cómo se trata?
Algunos se corrigen usando gafas durante el desarrollo del pequeño y, en otros casos, quirúrgicamente. Cuando son congénitos (el bebé nace con uno o los dos ojos desviados), pueden operarse a partir de los seis meses de edad.

“Los estrabismos por ametropías, aunque con las gafas los ojos se encuentren alineados, se vuelven a desviar cuando el paciente no las usa. Este tipo de estrabismo se puede operar a partir de que se presenta, que es alrededor de los cuatro a ocho años de edad”, afirma Martínez Platas.

*Párpado caído
También conocido como ptosis congénita. Este problema se identifica cuando el párpado superior está más abajo de lo normal porque el músculo que lo levanta, o incluso el nervio del párpado, tiene algún problema. Los médicos comentan que se puede observar tanto al nacer como durante el primer año del nene y que puede aparecer en uno o ambos ojos.

*¿Cómo se trata?
Este padecimiento requiere de atención inmediata para encontrar el origen y ver qué tipo de tratamiento es el más adecuado. Cuando el caso es más severo, se puede corregir con cirugía.

*Pupila Blanca
Clínicamente conocido como leucocoria, este padecimiento se diagnostica cuando existe una mancha blanca u opaca en la pupila del bebé. Las causas más comunes de esta enfermedad están relacionadas a alguna catarata, provocada por fibroplasia retrolenticular o por cicatriz corneal. Es importante detectarla a tiempo, ya que los bebés no pueden notar su disminución visual y mucho menos dar aviso de ésta.

¿Cómo se trata?
Acudiendo cuanto antes al oftalmólogo, tanto para detectar el padecimiento correcto, como para llevar a cabo el tratamiento de forma rápida.

*Retinopatía del prematuro
Principalmente, esta enfermedad ataca a los bebés nacidos antes de las 37 semanas del embarazo, es decir, a los prematuros. La retinopatía afecta sus retinas, pues no se desarrollan por completo; no obstante, la mayor parte de estos casos, se resuelven sin causar ningún daño a la retina, aunque en casos muy severos, se corre el riesgo de padecer graves problemas de la vista o, en el peor de los escenarios, puede desencadenar ceguera.

¿Cómo se trata?
Con un chequeo médico y tratamiento inmediato.

Lesiones oculares en el parto

*Hiposfagma o hemorragia subconjuntival
En un parto distócico, existe la posibilidad de que el bebé tenga una hemorragia subconjuntival; sin embargo, también puede darse en un parto normal. Esas manchitas rojas que se aprecian en los ojos del chiquitín se originan por los cambios de presión que hubo al momento de darlo a luz y, por lo general, desaparecen a lo largo de sus tres primeras semanas de vida, por lo cual no necesita tratamiento. El sangrado se presenta en cualquier capa de la retina. Por ejemplo, si éste tiene forma de llamas, significa que está en el área de las fibras nerviosas; si son puntos, se aloja en la capa plexiforme interna; en tanto que asemeja una cúpula si se encuentra por debajo de la membrana limitante.

*Hemorragia vítrea
Asociada a la falta de vitamina C. Tampoco requiere de tratamiento, pero si no desaparece rápido, se solucionará con cirugía, pues podría desembocar en padecimientos como ambliopía (llamada también ojo perezoso o vago) o miopía.

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios