La UAM reúne la historia "más humana" de los número complejos

Este quehacer matemático está en la base de una gran cantidad de algoritmos de uso generalizado en la vida diaria
La UAM reúne la historia "más humana" de los número complejos
En la presentación del libro "Números complejos", editado por la UAM. (FOTO: UAM)
01/03/2018
11:19
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Los números complejos se deben enseñar ya que se encuentran en la base de una gran cantidad de algoritmos de uso generalizado en la vida diaria, de gran parte de la humanidad y la economía, afirmó el maestro en ciencias Jaime Grabinsky y Steider, profesor-investigador del Departamento de Ciencias Básicas de la Unidad Azcapotzalco de la UAM.

En la presentación del libro "Números complejos", editado por la UAM, en la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, el docente dijo que “sólo por este hecho merecen los números complejos de Charles Proteus Steinmetz ser incluidos como una gran historia.

El académico expuso que “este gran capítulo no es el último ni necesariamente el mejor, en el material que presentamos a casi cien años de su fallecimiento y después de un desarrollo en múltiples direcciones se observa que siguen evolucionando”.

El doctor Jorge Esquivel Ávila, docente de la citada sede académica de la UAM, relató que en febrero de 2004 se crearon grupos temáticos de docencia en la División de Ciencias Básicas e Ingeniería (CBI), cuyos integrantes se han dedicado a la elaboración de material didáctico para la impartición de cursos, siendo uno de ellos el presente libro, el cual es un volumen útil para la formación académica de las licenciaturas en Ingeniería Eléctrica, Computación, Física, Electrónica o Ingeniería Biomédica.

“El 16 de junio de 2015 el Consejo Divisional de CBI aprobó la creación del proyecto de servicio social y elaboración de problemarios, coordinado por el grupo temático en Matemáticas Avanzadas, formalizando la inclusión para sumar a más profesores a la iniciativa.

Así fue elegido el tema de números complejos para explicarlo más allá de sus operaciones algebraicas y representaciones gráficas o ejercicios”, y en el transcurso del diseño del material –en el que participaron los estudiantes Juana la Parra, Arturo Osorio, Gabriel Palacios y Francisco Perea– aparecieron nuevas aplicaciones en torno a distintos tópicos de matemáticas e ingeniería, como fue un sistema de ecuación diferencial que modela la dinámica del amor en una pareja.

El maestro Alejandro Ortiz Rivera, académico del Departamento de Ciencias Básicas de la mencionada sede académica, expuso que la estructura del texto es sencilla, compuesta por una introducción al tema, operaciones y formas de presentación, una biografía del doctor Charles Proteus Steinmetz (1865-1923) y referencias.

La obra “incluye la parte humana de este quehacer matemático y es el resultado de la interacción de muchos personajes e individuos, un acuerdo intersubjetivo de varios contribuyentes” cuyo desarrollo ha ido pasando por varias etapas.

El también coordinador de las Unidades de enseñanza-aprendizaje Ecuaciones diferenciales y complementos matemáticos enfatizó que la universidad debe ensalzar las virtudes fundamentales de los mejores seres humanos: inteligencia, ingenio, visión, voluntad y humanismo profundo y verdadero.

Grabinsky y Steider sostuvo que Proteus Steinmetz jugó un papel “central en el desarrollo de la ingeniería eléctrica cuya trascendencia llega multiplicada y vigente hasta estos días en todo el mundo, incluso mucho más famosa que en el campo de la electrificación y la invención del dispositivo en materiales eléctricos”.

El docente externó que el método de diseño de dicho autor ha probado ser robusto e imparable por más de cien años, pues es utilizado por quienes trabajan con sistemas y circuitos eléctricos dando paso al uso amplio de la variable compleja de la ingeniería eléctrica, “estas meras curiosidades matemáticas son desconocidas por la inmensa mayoría de los matemáticos, quedando guardado en libros polvosos, cuando se trata de una herramienta de primera importancia”.

Grabinsky opinó que el matemático alemán conocía bien las leyes del electromagnetismo, pero había conceptos físicos fundamentales que no se habían presentado bien, matemáticamente hablando. Por primera vez, habló de las ondas electromagnéticas base de las telecomunicaciones, televisión, radio e internet; “su preparación y mente abierta le permitieron desarrollar muchos inventos de la ingeniería electrónica”.

En este trabajo se presenta a aquel científico como el mejor conocedor de los números complejos quien mejor supo incorporarlos en el mundo conceptual de las principales variables electromagnéticas, “su búsqueda de electrificación del mundo fue esencial. Hubo muchos jugueteando engolosinados con todo tipo de dispositivos pero sólo él y no Edison ni Tesla desarrollaron la sutil, pero poderosa herramienta matemática que sustentaba”.

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS