La conexión entre un hombre y un gorila gana concurso internacional

El Museo de Historia Natural de Londres dio a conocer la fotografía ganadora de su concurso "Wildlife Photographer of the Year People's Choice"
La conexión entre un hombre y un gorila, gana concurso internacional
FOTO: Jo-Anne McArthur
14/02/2018
15:34
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Una fotografía que muestra el momento de conexión entre un hombre y un gorila, ganó el primer lugar del concurso "Wildlife Photographer of the Year People's Choice", que organiza el Museo de Historia Natural de Londres.

Jo-Anne McArthur logró capturar la imagen en Camerún, mientras este gorila rescatado se movía entre santuarios de animales.

El premio People's Choice reconoce lo otorga el público. La imagen de Jo-Anne fue la ganadora de una lista de 24 fotografías seleccionados por el personal del Museo, de un total de 50 mil que fueron presentadas para la competencia de 2017. La imagen se exhibirá en la exposición Wildlife Photographer of the Year hasta que se cierre el 28 de mayo .

"Estoy tan agradecida de que esta imagen haya resonado con la gente y espero que pueda inspirarnos a todos a preocuparnos un poco más por los animales. Ningún acto de compasión hacia ellos es demasiado pequeño. Regularmente documento las crueldades que los animales soportan en nuestras manos, pero a veces soy testigo de historias de rescate, esperanza y redención", explicó Jo-Anne.

Un momento conmovedor 
De acuerdo con el museo, la imagen ganadora representa la conservación en acción y resalta la conexión con los simios. Pikin, el gorila de las tierras bajas en la foto, había sido capturado para ser vendido como carne de animales silvestres, pero fue rescatado por Ape Action Africa.

La caza furtiva de primates se está extendiendo mucho en Camerún. Los cazadores matan a los animales salvajes para vender su carne tanto en su país de origen como en el extranjero.

Los bebés simios suelen quedar huérfanos después de que matan a sus madres, y mueren en libertad o se venden como mascotas.

Jo-Anne capturó esta foto cuando Pikin estaba siendo trasladado de su antiguo recinto dentro de un santuario de bosque seguro a uno nuevo y más grande, junto con un grupo de compañeros de gorila.

Aunque Pikin fue sedado por primera vez, ella se despertó durante la transferencia. Afortunadamente, no solo estaba muy somnolienta sino también en los brazos de su cuidador, Appolinaire Ndohoudou, por lo que se mantuvo calmada durante todo el trayecto.

Al igual que Pikin, Appolinaire fue forzado a abandonar su hogar, huyendo de Chad debido a una guerra civil. Mientras reconstruía su vida en Camerún, su trabajo en la protección de animales salvajes revivió su aprecio por el mundo natural. Él ha forjado relaciones amorosas con los gorilas a los que ayuda a criar; algunos de estos animales lo han conocido casi toda su vida.

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS