El pavo europeo moderno vino de México

Analizando el ADN antiguo de las aves, los investigadores pudieron confirmar que los pavos europeos modernos descienden de ancestros mexicanos
El pavo europeo moderno vino de México
(FOTO: Especial)
17/01/2018
15:14
Madrid
-A +A

Una investigación pionera sobre los orígenes de los primeros pavos domésticos en el México precolombino ha revelado que los pavos europeos modernos descienden de ancestros mexicanos.

El estudio también sugiere que los pavos no solo fueron apreciados por su carne, sino también por la demanda de aves voladoras por mayas y aztecas, debido a su importancia cultural en rituales y sacrificios.

En una colaboración internacional, investigadores de la Universidad de York, el Instituto de Antropología e Historia de México, la Universidad Estatal de Washington y la Universidad Simon Fraser estudiaron los restos de 55 pavos que vivieron entre el 300 aC y el 1500 dC y que se descubrieron en Mesoamérica, área que se extiende desde el centro de México hasta el norte de Costa Rica, dentro de la cual florecieron sociedades precolombinas como los mayas y los aztecas.

Analizando el ADN antiguo de las aves, los investigadores pudieron confirmar que los pavos europeos modernos descienden de ancestros mexicanos.

El equipo también midió las proporciones de isótopos de carbono en los huesos de pavo para reconstruir sus dietas. Descubrieron que los pavos engullían cultivos humanos como el maíz en cantidades crecientes, especialmente en los siglos previos a la exploración española, lo que implica una cría más intensiva de las aves.

Curiosamente, la intensificación gradual de la cría de pavos no se correlaciona directamente con un aumento en el tamaño de la población humana, un vínculo que esperaría ver si los pavos se criaran simplemente como una fuente de nutrición.

La autora principal del trabajo, profesora del Departamento de Arqueología de la Universidad de York, Aurélie Manin, dijo: "Los huesos de pavo rara vez se encuentran en basura doméstica en Mesoamérica y la mayoría de los pavos que estudiamos no habían sido comidos: algunos fueron encontrados enterrados en templos y tumbas humanas, tal vez como compañeros para la vida futura. Esto encaja con lo que sabemos sobre la iconografía de la época, donde vemos pavos representados como dioses y que aparecen como símbolos en el calendario.

"La evidencia arqueológica sugiere que la carne de ciervo y conejo fue una opción de comida más popular para las personas en las sociedades precolombinas; los pavos probablemente también se preservaban por su papel simbólico y cultural cada vez más importante".

El hecho de que algunos de los huesos de pavo se descubrieron fuera del rango natural de la especie también sugiere que hubo un comercio próspero de pavos vivos a lo largo de las rutas comerciales en expansión de Mesoamérica.

Camilla Speller, también autora principal del estudio en el Departamento de Arqueología de la Universidad de York, dijo: "Aunque los humanos en esta parte del mundo habían practicado la agricultura durante unos 10 mil años, el pavo era el primer animal, aparte del perro, que la gente en Mesoamérica comenzó a domesticar".

"Los pavos habrían sido una buena elección para la domesticación ya que no había muchos otros animales de temperamento adecuado disponibles y los pavos se habrían dirigido a los asentamientos humanos en busca de restos".

Algunos de los restos que analizaron los investigadores eran de un primo del pavo común: el pavo ocelado de plumaje brillante. En un extraño giro, los investigadores encontraron que las dietas de estas aves más ornamentadas permanecían en gran parte compuestas de plantas e insectos silvestres, lo que sugiere que se las dejó vagar libremente y nunca fueron domesticadas. El hecho de que fueran tratadas de forma diferente es un misterio.

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS