Descubren dos nuevos virus gigantes capaces de ensamblar proteínas

Estos agentes infecciosos fueron detectados en un lago de aguas alcalinas y sedimentos oceánicos profundos de Brasil
Descubren dos nuevos virus gigantes capaces de ensamblar proteínas
(FOTO: Nature)
27/02/2018
19:10
EFE
Londres
-A +A

Científicos franceses han descubierto en Brasil dos nuevos virus gigantes que contienen el conjunto de genes más completo visto hasta ahora en un virus para ensamblar proteínas, según un estudio que publica la revista Nature Communications.

Un equipo de la Universidad Aix-Marsella detectó esos agentes infecciosos, bautizados como Tupanvirus, en un lago de aguas alcalinas y sedimentos oceánicos profundos de Brasil.

Los científicos que han publicado el hallazgo buscaban parientes lejanos de los virus gigantes ya conocidos en las aguas de la llanura inundada de Pantanal, en el oeste de Brasil, y en las aguas oceánicas frente a la región de Campos dos Goytacazes, a una profundidad de 3 mil metros.

En las muestras recogidas, los investigadores encontraron ejemplares desconocidos de la familia Mimiviridae "ópticamente visibles" que "sorprendentemente tenían una cola gruesa y larga".

Según su descripción, los Tupanvirus cuentan con una cola cilíndrica de 550 nanómetros de extensión y 450 nanómetros de diámetro.

virus_1.jpg

(a) Microscopía óptica de partículas de Tupanvirus. Escala: 2 μm. (b) Superpartícula (> 1000 nm) observada por microscopía electrónica de transmisión (TEM). Escala: 500 nm. (c, d) Microscopía electrónica de barrido (SEM). Escala: 250 nm y 1 μm, respectivamente. (e, f) Los primeros pasos de la infección en A. castellanii implican la liberación del contenido de la cápside (e) y la cola (f) en el citoplasma de la ameba (flechas rojas). Escala: 350 nm y 450 nm, respectivamente. (Foto: nature.com)

El análisis del ADN ha revelado que el 70 % de sus genes son similares a los de otros virus conocidos y organismos como las arqueas, las bacterias y los eucariontes.

El 30 % de sus genes, sin embargo, no se habían identificado hasta ahora en ningún otro tipo de organismo.

Comparados con otros virus, los recién descubiertos Tupanvirus contienen el mayor catálogo de genes involucrados en el ensamblaje de proteínas conocido, capaz de interactuar con los 20 aminoácidos del código genético.

virus_2.jpg
(a) Un microscopio electrónico de transmisión (TEM) resalta los elementos internos de la partícula completa. Escala: 200 nm. (b) Vértice Star-gate cortado transversalmente. Escala: 100 nm. (c) Cápsida cortada transversalmente. Escala: 100 nm. (d) Cola cortada transversalmente. Escala: 200 nm. (e-h) Microscopía electrónica de barrido (SEM) de partículas purificadas. Escala: 250 nm. El tratamiento de partículas con lisozima, bromelina y proteinasa K eliminó la mayoría de las fibras, revelando los detalles de la unión de la cabeza y la cola. Las partículas súper (> 2000 nm) pueden ser observadas por TEM (i) y SEM (j, k). Escala: 400 nm. Los pasos del ciclo se muestran desde l-r. (l) Fijación de partículas virales a la superficie de Acanthamoeba castellanii. Escala: 500 nm. (m) fagocitosis. Escala: 500 nm. (n) Partículas en un fagosoma. Escala: 500 nm. (o) Fábrica viral temprana. Escala: 500 nm. (p, q) Fábricas virales maduras. Escala: 1 μm y 250 nm, respectivamente. Las flechas resaltan la formación de la cola asociada con las fábricas virales. (Foto: nature.com)

El experto en agentes infecciosos Bernard la Scola y su grupo subrayan en su trabajo que es necesario continuar investigando las propiedades de los nuevos virus gigantes, si bien avanzan que se trata de un descubrimiento que puede arrojar luz en el estudio de la evolución de los virus.

¿Por qué son tan grandes?
La comunidad científica baraja dos hipótesis para explicar los cambios de los virus a largo plazo.

Un posibilidad es que los virus gigantes y complejos hayan evolucionado a partir de un ancestro más simple, gracias a la adquisición de nuevos genes que han encontrado en los organismos en los que se han alojado.

La otra opción que analizan los científicos es que los antepasados de este tipo de virus fueran también gigantes y que, a lo largo de su desarrollo, hayan ido perdiendo genes que no les resultaban necesarios. 

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS