Tres lecciones financieras que cambiarán tu vida

Tener educación financiera puede ser la diferencia entre la prosperidad y la pobreza. ¿Tienes dinero? No te confíes, porque tener dinero no te hace rico, sino más bien lo que piensas sobre él
Tres lecciones financieras que cambiarán tu vida
Ilustración: Rosario Lucas / Archivo EL UNIVERSAL
31/05/2018
20:46
Mariana F. Maldonado
-A +A

Tener educación financiera puede ser la diferencia entre la prosperidad y la pobreza. ¿Tienes dinero? No te confíes, porque tener dinero no te hace rico, sino más bien lo que piensas sobre el dinero.

“Lo que te hace rico es tu IQ financiero”, sostiene Robert Kiyosaki, uno de los best sellers más grandes de la historia y uno de los mayores gurús sobre finanzas personales. Él pone el ejemplo: "Dale 100 mil dólares a una persona con poca inteligencia financiera y a otra con un alto IQ en este tema y te garantizo que verás la diferencia entre cómo el dinero se gasta y crece”, explica el especialista.

Así, necesitas aprender cómo funciona el dinero. Esto no se aprende en la escuela y que recae en cada uno de nosotros la responsabilidad de adquirir educación financiera para la vida. Te dejamos tres lecciones que necesitas conocer para aprender cómo funciona el dinero.

La diferencia entre activo y pasivo. Una definición fácil para entender esta diferencia es: Un activo es aquello que ingresa dinero en tu cartera, mientras que un pasivo lo saca y el problema es que los pobres adquieren más responsabilidades que activos y los ricos viceversa. Por ejemplo, nosotros creemos que nuestra casa hipotecada es un activo, pero no lo es, en realidad, es algo que está sacando dinero de tu cartera. Kiyosaki asegura que la razón por la que aquellos que ganan 100 mil dólares al año siguen siendo pobres es porque no saben mover sus responsabilidades a la columna de activos. Si pusieras tu casa en renta, te estaría metiendo dinero a la bolsa, por ejemplo. Estas lecciones son una de las bases de la riqueza.

Ahorrar no es suficiente, es necesario invertir. Si revisas la lista de millonarios, ninguno se ha hecho por haber ahorrado mucho en su vida. Todos o han fundado empresas, las han heredado o han invertido en bolsa. Y es que ahorrar exclusivamente hace que tu dinero se quede estancado en una cuenta de banco y que pierda valor en el tiempo, debido, entre otras cosas, a la inflación, que es el aumento generalizado de los precios de productos y servicios. Por ello, necesitas además de ahorrar, invertir. Hay una gran gama de opciones para hacerlo, desde invertir en bolsa o fondos de inversión hasta comprar instrumentos de deuda que te permitan al menos hacerle frente a la inflación, o sea, que hagan crecer tu dinero al menos el porcentaje que aumenta al año este porcentaje, por ejemplo, los Cetes.

Es necesario hacer un presupuesto. Entre las cosas que hacen los ricos –de acuerdo a las conclusiones que sacó Tom Corley en “Rich habits, poor habits”, es que ellos ahorran, invierten, meten dinero a su plan de retiro y hacen un presupuesto que les ayude a rastrear sus gastos. ¿Cómo empezar? Juntando tus tickets y estados de cuenta, con eso podrás identificar en dónde te has gastado el dinero. Piensa cuáles son tus gastos fijos –esos que haces cada mes– y cuáles son tus entradas de dinero, y haz la resta. Si el número es negativo, estás gastando más dinero del que haces.

afcl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS