Incertidumbre económica. Prepárate para cruzar la tormenta

Desde hace varios meses atravesamos por momentos económicos en los que nada está seguro ni estático. ¿Cómo enfrentarlos? Aquí te dejamos algunos ciclos
Incertidumbre económica. Prepárate para cruzar la tormenta
ILUSTRACIÓN ROSARIO LUCAS. EL UNIVERSAL
07/06/2018
02:00
Mariana F. Maldonado
-A +A

Las elecciones más grandes de la historia en el país, la guerra comercial recién desatada por Estados Unidos en la que México es uno de sus actores principales. Si hay una palabra que pudiera englobar la situación económica mexicana al día de hoy sería incertidumbre. El escenario había sido previsto y no hay plazo que no se cumpla. El tipo de cambio se mueve al ritmo de los designios de Trump o de los resultados de una u otra encuesta de candidatos y la incertidumbre puede respirarse en un entorno en el que lo único cierto es que no sabemos qué es lo que va a pasar bien a bien ni con la economía, ni por consiguiente, con nuestros bolsillos.

“La incertidumbre predomina. El simple miedo hace que las empresas empiecen a tomar decisiones, hagan recorte de gastos y coloquen sus inversiones en otro lado; entonces se empieza a mover el tipo de cambio porque los dólares se empiezan a esconder, por eso suben las tasas de interés, porque el gobierno tiene que buscar cómo frenarlo. La incertidumbre es el peor de los escenarios porque no sabemos qué va a pasar”, explica Óscar Moreno, integrante de la Comisión Finanzas y Sistema Financiero del Colegio de Contadores Públicos de México. Y esta incertidumbre hace que se muevan las variables económicas, lo cual termina afectando al mercado y en consecuencia, a todas las personas que están inmersas en él.

La incertidumbre electoral se preveía desde el año pasado y la guerra comercial era un eco a voces pero durante los últimos días Trump dejó de velar armas y decidió lanzar el primer grito de guerra no sólo contra México sino contra la Unión Europea y Canadá al imponer aranceles en la importación de acero y aluminio, lo cual ha desatado respuestas en consecuencia de las partes.

¿Qué podemos hacer para proteger a nuestros bolsillos y no salir raspados de este 2018? Sigue leyendo.

¡Págalas!

Más que nunca, es importante que les pongas atención a las deudas que tienes y que te apures a pagarlas, sobre todo aquellas que tienen una tasa variable, como son las tarjetas de crédito. Estos instrumentos están “anclados” a la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE), una tasa establecida por el Banco de México que sirve de referencia para determinar las tasas de interés de los instrumentos de crédito. “Generalmente, los bancos en México utilizan una tasa de referencia conocida como TIIE, a la cual le adicionan un margen de ganancia y eso determinará el monto que deberás pagar por concepto de financiamiento, si es que decides pagar a plazo las compras en tu tarjeta”, explica el blog de Kardmatch.

La tasa de tu tarjeta de crédito es variable y depende de esta tasa de referencia, y es importante entender que en momentos de incertidumbre, lo que buscan los bancos centrales es controlar la economía a través de esta tasa, lo cual suele traducirse en un aumento.

“Si tenemos una tarjeta de crédito con un adeudo, el hecho de que suban estas tasas de interés puede hacer que nuestra deuda crezca”, explica el especialista. La tasa de referencia sube, tu tasa de interés también y el monto de tu deuda también. Esto no sucede si la deuda que tienes está a tasa fija.

En el caso de que no puedas liquidar la deuda, una opción es que la reestructures, es decir, que busques la manera de pagarla a un interés menor y de transformarla a una tasa fija.

“La reestructura es buscar las mejores tasas. Tienes que hacer una comparación. Hoy en día hay incluso algunos bancos que te compran el crédito con tal de que te vayas con ellos y te bajan cierto porcentaje la tasa a la que tienes que pagar”, asegura el especialista del Colegio de Contadores Públicos de México.

Adiós, vacaciones

Siempre es importante tener un fondo de emergencia, pero en estos tiempos tenerlo se puede volver la diferencia entre sobrellevar los momentos difíciles y pasar penurias de dinero, así que si estabas pensando en darte unos días libres —y no tienes conformado este fondo— quizá sea mejor esperar un poco y prepararse ante las adversidades que pudieran llegar.

“Si eres de las personas afortunadas que tiene recursos excedentes, es momento de hacer un fondo de emergencia. Es momento de esperar un poco a que se estabilice el mercado”, recomienda el especialista.

Este fondo debe tener liquidez inmediata, es decir, estar disponible para usarlo en cualquier momento de apuro. En general y no sólo ahora, tener un fondo de emergencia es uno de los elementos que componen unas finanzas sanas. Dave Ramsey, uno de los especialistas en finanzas personales más populares en Estados Unidos, lo considera como uno pilar fundamental de sus siete “pasos de bebé” hacia la paz financiera.

Las recomendaciones del experto sobre este fondo son varias. Primero, que tengas dos fondos. El primero con un monto de al menos 20 mil pesos, porque este le va a cerrar la puerta a la deuda. ¿Se te rompió una manguera del auto? ¿Necesitas arreglar la lavadora? Este fondo te salvará. El especialista hace hincapié en la importancia de este fondo porque sin él va a ser casi imposible que alcances tus metas financieras porque no vas a tener el más mínimo respaldo ante imprevistos. Maneras de hacer este fondo hay muchas. Puedes revisar qué no usas ya de tu clóset, sacar provecho de algún hobby y dar clases, o embarcarte en algún proyecto temporal con el objetivo de juntar esta cantidad y empezar a protegerte.

El segundo fondo recomendado es uno más sólido que consista en tres a seis meses de tu sueldo, asegura Ramsey. Así podrás enfrentar alguna enfermedad o algún otro imprevisto más fuerte. Aunque quizá la recomendación de Ramsey se quede un poco corta. Luis Pita, un especialista en finanzas personales español y autor del libro Ten peor coche que tu vecino, asegura que si libertad financiera es de seis meses, “tu red de seguridad es muy pequeña”.

La libertad financiera es el tiempo que podrías pasar sin trabajar gracias a los recursos que tengas acumulados, y Pita asegura que si deseas alcanzar tus sueños, más vale que esta sea mucho más robusta.

El tiempo de elecciones es incierto y muy probablemente los meses posteriores a la elección también, porque será momento de ver qué piezas realmente mueve el candidato ganador. Y ante esto, es necesario que vayamos pensando en nuestro futuro.

La recomendación es establecer distintos escenarios, uno optimista, conservador e incluso pesimista, para ver qué medidas será necesario tomar. Por ejemplo, si trabajas en una de las empresas lideradas por alguno de los empresarios que se han pronunciado contra el populismo, puedes ir pensando qué es lo que podría pasar si gana el candidato al que se ha ligado con esta corriente política, y de esta manera, prevenirte ante un escenario adverso. Evalúa qué tantos de tus ingresos se pueden ver mermados en cada escenario posible.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS