¡Cuidado con el corralón! Una guía contra multas y arrastres

Cuando tienes auto, una multa o un arrastre al corralón se convierte en un riesgo mucho mayor cuando no conoces el reglamento. Aquí te decimos lo básico
Ilustración: ROSARIO LUCAS
18/08/2017
09:00
Mariana F. Maldonado
-A +A

Si te hicieran un examen sobre el reglamento de tránsito, ¿cuánto crees que sacarías? En el caso de que conduzcas un auto, por supuesto, que conozcas el reglamento debería ser básico antes de sentarte al volante; sin embargo, no es el común denominador entre aquellos que manejan. Esto lo refleja una encuesta realizada por el Gabinete de Comunicación Estratégica realizada cuando iniciaron las nuevas disposiciones del reglamento de tránsito en la Ciudad de México, la cual encontró que 41% no conocía estas nuevas disposiciones ni el reglamento de tránsito. Sentarse una tarde a leer el reglamento de tránsito del lugar en el que vives no suena al plan más emocionante para pasar una tarde; sin embargo, es muy importante que lo conozcas, porque de esto puede depender que te infraccionen o no, y que puedas argumentar a tu favor si es que no te equivocaste.

“Es importante que conozcas, aunque sea de manera muy general, el reglamento de tránsito. Por supuesto, eso siempre ayuda”, señala  Iván Hernández, gerente de producto de seguros en ComparaGuru.com. Traer un reglamento impreso pero también tener a la mano aplicaciones como Auto Chilango o alguna otra diseñada para tu estado, porque éstas pueden permitirte tener acceso no sólo al reglamento de tránsito sino también a las actualizaciones que se hacen de éste en el Diario Oficial de la Federación.

Por desgracia, en México la corrupción es una constante y muchos agentes de tránsito pueden aprovecharse de tu desconocimiento. De acuerdo con una encuesta realizada a capitalinos por Parametría, 90% piensa que la corrupción entre agentes de tránsito, peatones y automovilistas existe y se experimenta de forma constante, y 48% de la gente piensa que ellos lo hacen simplemente por el hecho de ser corruptos. ¿Dónde está la respuesta? Pensar en que en los otros está la solución es una constante. 43% piensa que solucionar el problema de corrupción entre agentes de tránsito, peatones y automovilistas está en manos del presidente, jefe de Gobierno o delegado en turno. Pero el otro 37% cree que el principal responsable para solucionar el problema de corrupción entre agentes de tránsito, peatones y automovilistas. Al final, seis de cada 10 acepta haberle dado algún soborno a algún agente de tránsito al menos una vez.

El tema es complejo, pero en las manos de todos los que conducen auto también queda un grano de arena y la información puede ser un paso adelante que combate el desconocimiento y que ataje el problema al menos en una arista, porque muchas veces las personas dan mordida por desconocer el monto real de la falta.

No conocer el reglamento no exime a los automovilistas de cumplirlo, y hay que saber que las multas a pagar por violar el reglamento de tránsito pueden ser muy altas, y peor aún, sino que circular de manera contraria a lo que dicta éste puede hacerte merecedor de que lleven tu auto al corralón.

Por ejemplo, en Monterrey, Nuevo León, puedes llegar a pagar más de 43 mil pesos por conducir utilizando en celular (o cualquier aparato de comunicación), de acuerdo con una revisión de reglamentos realizada por ComparaGuru.com.

Los reglamentos de tránsito son extensos, pero, ¿qué sería lo básico que tendrías que conocer? Empecemos. No puedes invadir el paso peatonal a la hora de detenerte en un alto (te quitan tres puntos de la licencia y te pueden infraccionar con poco más de 2 mil pesos en el caso de la Ciudad de México) ni al estacionarte. No puedes circular por carriles confinados, ciclovías o el carril del Metrobús. Por supuesto, no debes conducir usando distractores como el celular, debes ponerte el cinturón y no pasarte los altos. Hasta aquí, básico.

 

Ojo con el estacionamiento

Hasta aquí las reglas más básicas que debes conocer al conducir, pero, ¿qué pasa al estacionarte? Más de 50% de las veces que un vehículo es llevado al corralón está relacionado con haber violado alguna regla de tránsito, de acuerdo con cifras recolectadas por ComparaGuru.com, un sitio dedicado a ayudarle a los usuarios a realizar comparativos entre productos bancarios. Estas reglas son cambiantes en el tiempo, así que es esencial fijarte en dónde te estacionas, pero también conocer precisamente estas reglas.

Así, una de las recomendaciones es estar al día y atento con estas modificaciones que se publican en el Diario Oficial de la Federación, ya sea a través de los medios, o de aplicaciones diseñadas para esos fines, como Auto Chilango, Mi Policía, y otras que puedes encontrar de manera gratuita en las tiendas Apple o Android.

Hay una larga lista de razones por las cuales pueden llevarte al depósito vehicular cuando te estacionas, así que aquí te van las recomendaciones más básicas. Cuando estaciones ten cuidado de no pisar con ninguna parte de tu llanta ni estar obstruyendo ningún paso peatonal o intersección, así como ningún área de espera para bicicletas o motocicletas.

Suena obvio pero nunca está de más: Fíjate que donde vayas a estacionarte o cerca no exista ningún disco de prohibido estacionarse.

“El del círculo rojo es el más básico, pero no sólo te fijes en donde te quieres estacionar sino también en las esquinas de la calle, porque a veces no está el disco exactamente donde lo estacionaste sino a 10 pasos”, explica Rodrigo Ramírez, co fundador de Auto Chilango.

No dejes el auto en vías primarias (ejemplo, Paseo de la Reforma, Insurgentes y Tlalpan, principalmente), carriles exclusivos o prioritarios de transporte público, ni pegado a camellones. Ni por un momento, ni mientras recoges a tu hijo, porque cuando regreses puedes encontrarte con una sorpresa muy desagradable.

Enfrente de bancos, hidrantes, entradas y salidas de vehículos de emergencia, gasolineras, centros escolares ni demás centros de concentración masiva o rampas peatonales queda prohibido dejar el auto también. Salvo que se trate te de tu propia rampa y siempre y cuando no invadas la acera o el tránsito de peatones, puedes dejar tu auto enfrente.

Quizá suena obvio, pero nunca está de más. No te estaciones en doble o más fila, en batería, en cajones exclusivos para personas con discapacidad o sobre las vías del ferrocarril y cuidado, si reparas tu auto en la vía pública (salvo en casos de emergencia) porque también puede llevarte la grúa.

¿Qué otra cosa debes saber? Algo esencial. Ten mucho cuidado a la hora de estacionar tu auto cuando vas a algún concierto. Según un análisis realizado por la aplicación Auto Chilango, las zonas con mayor índice de autos llevados al corralón son aquellas que se encuentran alrededor de algún centro de espectáculos o de concentración masiva, como los alrededores del Estadio Azteca, Palacio de los Deportes y del Autódromo Hermanos Rodríguez, por ejemplo.

“Esto nos da un indicador de que cuando hay un evento, mucha gente no es precavida y deja su auto estacionado en vías donde no se puede, porque está muy marcado estas zonas en el mapa”, explica Rodrigo Ramírez, cofundador de Auto Chilango. Otras zonas donde se llevan autos (en el caso de la Ciudad de México), son los alrededores de Periférico y Distribuidor Vial San Antonio, el centro y los alrededores de José María Izazaga y Avenida Arcos de Belén, Polanco, Lomas de Chapultepec, Santa Fe y calzada de Tlalpan (entre Fray Servando y Eje 4 Sur).

Por desgracia, que te puedas estacionar o no, es algo que va cambiando con el tiempo y las regulaciones. “Hay zonas en las que a veces cambia, sí te podías estacionar y luego lo cambian. Va muy ligado a la regulación y conforme el gobierno va tratando de resolver los problemas de movilidad y van cambiar estas reglas y es complicado estar al tanto de todo”, asegura el especialista de Auto Chilango.

Ante esto, queda estar al tanto de los cambios al reglamento de tu localidad a través de los medios o a través de aplicaciones de celular que te permitan tener el reglamento a la mano y actualizado. Ahora sí, ¡Ojo con la grúa!

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS