Se encuentra usted aquí

Panorama económico mundial en 2018

10/01/2018
01:23
Laura Iturbide G.
-A +A

Las principales previsiones económicas para este año, de acuerdo con los economistas de IHS Markit, se pueden resumir de la siguiente manera:

1. La economía de Estados Unidos seguirá acelerándose: independientemente del cualquier estímulo. El crecimiento esperado este año es de 2.6%, superior al previsto en 2017 de 2.3% y más alto al registrado en 2016, que fue de 1.5%.

Varios factores principales soportan este ritmo económico, entre éstos: sólidos fundamentales económicos; condiciones financieras favorables y alta tasas de utilización de capacidad instalada.

Adicionalmente, el paquete fiscal podría elevar el crecimiento anual en 0.3 puntos porcentuales entre 2018 y 2020, provocando que la tasa de desempleo baje más (aún por debajo de 4%) y estimule hacia arriba las tasas de interés y el dólar.

2. El crecimiento en Europa se verá afectado este año por el Brexit e incertidumbres políticas. En 2017, la tasa real de aumento del Producto Interno Bruto (PIB) se espera sea de 2.4%, la más alta desde 2007. Muchos de los factores que apoyaron el crecimiento en 2017 lo harán en éste: inflación controlada, menor desempleo y un euro competitivo.

Sin embargo, ciertos eventos políticos podrían minar el crecimiento tales como: las elecciones en Italia; retos en la coalición en Alemania y persistentes presiones separatistas en España, así como el riesgo de un “Brexit duro” aún persiste.

Como consecuencia el aumento esperado en el PIB es de 2.2% en 2018, mientras el Reino Unido evidencia un descenso en éste de 1.5% en 2017 a 1.1% en 2018.

3. El ritmo económico de Japón será moderado y estable, apoyado por un yen débil. En 2017, después de tres años de recuperación, el crecimiento se elevó por arriba de su tendencia a 1.8%, pero en 2018 se espera esta tasa baje levemente a 1.2%. Se prevé que el gobierno no renueve su estímulo fiscal este año y se tenga alguna afectación en la demanda interna.

4. El momento económico de China se debilitará. La estabilización de la economía china en 2017 se debió fundamentalmente al gasto gubernamental, pero los problemas estructurales de exceso de capacidad industrial, amplia deuda y la burbuja de vivienda no se han resuelto. Así se espera una tasa de crecimiento de 6.5% en 2018, en comparación al 6.8% en 2017.

5. Los mercados emergentes tendrán un mejor desempeño, a pesar de las recientes presiones en los mercados financieros. En 2017, la tendencia ascendente del ritmo económico se fortaleció a 4.7% y se espera llegue a 4.9% en 2018.

El contexto externo sirvió de apoyo a estas economías, al igual que se espera lo sea en este año, pero las naciones emergentes europeas sufrirán de escasez laboral y experimentarán menor crecimiento.

6. Los precios de las mercaderías continuarán al alza. Después de experimentar un alza importante en 2017, la expansión seguirá pero a un ritmo menor. En 2018, no se espera que el aumento sea elevado y sí exista mucha volatilidad. Esta situación obedece, en buena medida, a un menor crecimiento en la economía china y un sesgo en la composición de aquél, en los servicios.

7. Las presiones inflacionarias estarán presentes en muchas partes del mundo. Eventos tales como la disminución de las brechas en el producto y presiones en los precios de los commodities, han atizado la inflación en los países desarrollados. En tanto en el mundo en desarrollo hay casos de hiperinflación en países como Venezuela y Zimbabue, y los efectos de tipos de cambio depreciados están incidiendo los precios al alza.

8. Las tasas de interés en Estados Unidos seguirán al alza. La Reserva Federal (FED) se espera eleve su tasa de referencia en tres ocasiones este año: marzo, septiembre y diciembre. Esto motivará que los bancos centrales en varios países hagan lo mismo, incluido México. Esta previsión se sustenta en el crecimiento más dinámico en la economía estadounidense y por ende mayores presiones inflacionarias.

9. El dólar se fortalecerá aún más. La apreciación se espera sea mayor entre 2% y 3% en 2018. Esto obedece a que la economía estadounidense retomará este año, mientras la eurozona, Japón y Reino Unido se debilitarán, lo que hace suponer que los inversionistas se enfocarán en activos de EU, máxime con mayores tasas de interés esperadas. Tampoco hay que soslayar la reducción de impuestos en ese país que impulsará el crecimiento.

10. Los niveles de incertidumbre han aumentado, pero los riesgos de recesión se mantendrán bajos.

Ante el panorama mundial esperado se necesitaría un choque extremo para cambiar la perspectiva mundial de mayor crecimiento y presiones inflacionarias, en general contenidas, se le asigna una probabilidad baja. Tal vez, México presenta un escenario más complicado por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que se encuentra en entredicho y la incertidumbre electoral que privará en 2018.

Directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac en la Universidad Anáhuac, México Norte. Email: [email protected]

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS