Se encuentra usted aquí

Ley fintech

La ley fintech representa un avance importante en la modernización del sistema financiero mexicano y da certeza jurídica a usuarios y participantes del mismo
Ley fintech
ARCHIVO EL UNIVERSAL
07/03/2018
02:49
Laura Iturbide Galindo
-A +A

La Ley para Regular Instituciones de Tecnología Financiera (mejor conocida como ley fintech) que consta de 145 artículos divididos en siete títulos, fue aprobada el 1 de marzo de 2018 por el pleno de la Cámara de Diputados, después de haberlo sido, en lo particular y en lo general, por el Senado el pasado 5 de septiembre. Ya fue turnada al Ejecutivo para su aprobación.

Sin duda esta ley representa un avance importante en la modernización del sistema financiero mexicano y da certeza jurídica a usuarios y participantes del mismo, cerrando los enormes “huecos” dejados por la velocidad que conlleva la innovación en esta industria; la de provisión de servicios financieros a través de medios tecnológicos masivos. Abarca así, los pagos electrónicos, financiamiento colectivo y activos virtuales.

En efecto, esta ley permitirá un ordenamiento jurídico para regular los servicios financieros que presten empresas de financiamiento colectivo (crowdfunding) e instituciones de fondos de pago electrónico, en su conjunto llamadas ITFs (Instituciones de Tecnología Financiera); así como su funcionamiento, operación y organización.

Ello implicará que otras nueve leyes, entre ellas, la Ley de Prevención e Identificación de Recursos de Procedencia Ilícita (es decir, prevención de lavado de dinero, PLD), tendrán que ser reformadas para darle congruencia a su aplicación, y armonización, ya que pondrá “cancha pareja” frente a las demás figuras del sistema ya regidas por éstas e impondrá sanciones administrativas y penales a quien incumpla la ley o disposiciones que de ella emanen, como en los otros casos.

Será la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la que tendrá seis meses para promulgar las primeras reglas secundarias de la ley fintech y será la encargada de autorizar la operación de las nuevas ITFs.

Por su parte, el Banco de México será el encargado de autorizar los activos virtuales, es decir, la representación de valor monetario que pueda servir como forma de pago a través de sus plataformas.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, las ITFs, que en México suman 160, ya han realizado transacciones crediticias que superan los mil millones de pesos en crédito y tienen alrededor de 540 mil usuarios, por lo que su ordenamiento era urgente y necesario para su sano desarrollo.

Los modelos novedosos tecnológicos que vayan desarrollando entidades financieras y que requieran excepciones a la regulación financiera, podrán gozar de autorizaciones temporales (“sandbox”) para su prueba (máximo un año, prorrogable por un año más), así como cualquier solución innovadora por parte de alguna persona moral y que se encuentran reservadas a entidades financieras, con un máximo de dos años, prorrogable por un año más, algunas de éstas sujetas al régimen de PLD.

En ambos casos, estarían sujetas a inspecciones y vigilancia por la autoridad supervisora.

La ley fintech es la primera de su tipo en aprobarse en América Latina y pone de relieve la importante labor de cabildeo que hicieran la Asociación de Financiamiento Colectivo (AFICO); la Asociación Mexicana de Capital Privado (AMEXCAP) y el Fintech México, principalmente, para el entendimiento del ecosistema y su consecuente regulación adecuada, con autoridades y legisladores.

Esta ley pone al país a la vanguardia a escala mundial en la formalización de este tipo de servicios financieros y será un factor de competitividad y eficiencia, pero sobre todo de inclusión al permitir que personas que no acceden a servicios tradicionales de la banca y de otras entidades financieras, ahora puedan hacerlo.

 

Directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac en la Universidad Anáhuac, México Norte.
Email: [email protected]

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS