La amenaza china para la industria automotriz mexicana

Los fabricantes como General Motors y Ford han empezado a exportar automóviles ensamblados en China
05/10/2017
01:33
Miguel León Garza
-A +A

El sector automotriz a nivel mundial cuenta con una capacidad instalada que supera en 30% al consumo.

China, cuyo mercado ha crecido de 2 millones en el año 2000 a 28 millones en 2016 y a más de 30 millones pronosticados para 2020, es el productor de alto volumen más competitivo a nivel global y fácilmente puede invadir mercados con sus productos.

Los fabricantes de equipo original, como General Motors y Ford, han empezado a exportar al mercado Norteamericano automóviles ensamblados en China. GM está exportando Buick y Cadillac; y en el caso de Ford, al cerrar su planta en San Luis Potosí, estará importando el Focus desde su planta en China.

La intención original de Washington de generar puestos de trabajo en Estados Unidos solamente se ha transferido de México a China. Ford también está invirtiendo en el desarrollo y fabricación de autos eléctricos en el país asiático.

Desde luego, los automóviles fabricados en China representan una amenaza para la industria mexicana. Por ello, hoy es necesario mejorar cada eslabón de la cadena de valor. Optimizar las cadenas productivas que van desde los proveedores de segundo y tercer nivel hasta la logística de salida y entrega al consumidor final. En el campo de la logística, México tiene mucho por mejorar. El transporte de México a Estados Unidos tendrá que hacerse más eficiente y confiable.

Tomando en cuenta la transformación radical que está sufriendo el sector automotriz, que busca alcanzar cero propiedad (Car sharing), en donde el usuario busca movilidad, cero accidentes con el auto autónomo y cero emisiones, el gran reto de las empresas del sector es llevar a cabo un cambio estructural a la mayor velocidad posible, sin poner en riego la estructura financiera de las mismas, con recursos propios autogenerados, que les permitan generar valor a pesar de los grandes cambios por venir.

Ante esta situación, Ford está en proceso de iniciar la fabricación de automóviles eléctricos con un fabricante chino destacado, Anhui Zotye Automobile Co., realizando una inversión conjunta al 50%. El presidente de Zyote dice que esto representa una gran oportunidad para sumar las fortalezas de ambas compañías, teniendo como resultado una relación de ganar-ganar para ambas partes.

Ford se ha comprometido a sacar 13 vehículos eléctricos invirtiendo 4 mil 500 millones de dólares en tecnología. La empresa quiere que 70% de sus vehículos sean híbridos o eléctricos parae 2025. Zotye ya es líder en autos pequeños eléctricos en China. Ha vendido 16 mil hasta julio, un crecimiento de 56% en relación al año anterior.

Actualmente, China es el principal productor de vehículos eléctricos al aprovechar incentivos gubernamentales. Se espera que llegue a 4 millones de unidades para 2025.

A pesar de la tecnología nueva, Ford se encuentra atrasado en relación con General Motors —con el Chevrolet Bolt— en el mercado de eléctricos. GM anunció que introducirá 20 vehículos eléctricos para 2023, incluyendo dos modelos que estarán disponibles en los próximos 18 meses.

En este proceso, veremos muchas fusiones, adquisiciones y cierre de empresas, en un sector que ha sido fundamental para el desarrollo de sistemas productivos, y que los profesores del MIT han denominado como “la máquina que cambió al mundo”, y que cambiará radicalmente en los años por venir.

En México, existe la oportunidad de iniciar la producción de autos con marca propia ante la obsolescencia de productos y procesos, y en donde todos los competidores estarían iniciando en igualdad de circunstancias.

 

*Profesor decano del área de Dirección de Operaciones de IPADE Business School

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS