Se encuentra usted aquí

Fortalecimiento municipal

21/03/2018
01:07
Laura Iturbide Galindo
-A +A

Un municipio es una entidad administrativa que consta de una localidad o que puede agrupar a varias. El gobierno municipal es la entidad más cercana a la ciudadanía, y como tal tiene una magnífica oportunidad para prestar servicios públicos de calidad que la comunidad requiere y demanda. Empero, lo cierto es que en el país tenemos enormes ventanas de oportunidad para su modernización administrativa y para el fortalecimiento de su capacidad institucional.

En días pasados, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) divulgó su libro Getting it right, compendio que analiza las prioridades estratégicas para México y hace varias referencias propositivas al municipio desde diferentes vertientes.

Rescatando las principales, vale la pena comenzar con el tocante a la política fiscal. Es un hecho que la recaudación sigue siendo insuficiente para financiar las necesidades del gasto público social y en infraestructura. Así, por ejemplo, de los 35 países que conforman a la OCDE, el gasto social como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) permanece en los niveles más bajos (menos de 10%).

El gasto en infraestructura, por su parte, es uno de los factores críticos para el crecimiento, pero no basta si no se eroga con eficiencia y transparencia. El enfoque hacia tasas impositivas prediales y ambientales (y la mejora de los sistemas para su recaudación) representan un potencial para incrementar los ingresos fiscales de acuerdo al estudio, y ahí hay todavía mucho que hacer, pero luego también está el fortalecimiento de la función redistributiva del sistema fiscal.

El indicador de GINI (medición de desigualdad) para ingreso de mercado y el disponible (o sea, después de impuestos y transferencias en efectivo) ha tenido un impacto modesto en reducción de la disparidad. Sin duda, este es un campo en el país que tiene que mejorar.

El otro tema analizado es el de la gobernanza pública. Es indispensable recobrar la confianza en la administración, porque sin ella el repudio nos sume en la desesperanza e inmovilidad y la capacidad de actuación del gobierno se debilita.

Por ello, el punto de partida es el combate a la corrupción. El establecimiento del Sistema Nacional Anticorrupción constituye un primer paso para dicha tarea, pero la implantación ha sido muy lenta.

Es necesario adoptar mayores medidas que abonen a la apertura, confiabilidad e integridad. El cumplimiento de normas y reglamentos aumenta la confianza del consumidor e inversionista. Un ejercicio sin transparencia y rendición de cuentas es fallido.

Por su parte, el sistema judicial carece de eficiencia y transparencia, además el estudio hace particular énfasis de la falta de capacidades, destacando la urgencia de medidas de profesionalización uniformes y extendidas a lo largo y ancho del país. El municipio debe proporcionar tranquilidad y seguridad a la ciudadanía, como principio básico de su ordenamiento jurídico.

El estudio anota que es necesario que “las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley a nivel municipal, estatal y federal sean fuertes y cuenten con recursos suficientes e independientes”. Las instituciones de justicia débiles y corruptas son propicias para la incursión del crimen organizado.

No podría haber faltado la discusión del fomento del desarrollo regional, pero incluyente y sustentable. Un municipio “vivo” es el que tiene la capacidad de explotar su vocación y mejorar las oportunidades para sus habitantes.

En la nueva agenda urbana las políticas deben centrarse en “derechos a la ciudad” que rescaten lugares y espacios de convivencia y contribuyan a restaurar el tejido social; que aprovechen los beneficios de la aglomeración, que reconozcan su potencial turístico y lo exploten sustentablemente. En una palabra, que sean inteligentes, porque son el mejor garante para aumentar la calidad de vida de un país.

En este ámbito, la digitalización de los municipios es imperante. En principio, porque un sistema de gestión electrónica ayuda a incorporar transparencia y la rendición de cuentas, pero también porque el análisis de la información se vuelve básico para un mejor redireccionamiento de la política pública.

Como base de la organización política que es, el municipio debe ser fuerte, incluyente y sustentable. Se podría decir en una palabra que requiere de instituciones sólidas como condición sine qua non. Como mexicanos, tenemos derecho a aspirar y luchar por ello.

 

Directora del Instituto de Desarrollo
Empresarial Anáhuac en la Universidad
Anáhuac, México Norte
Email: [email protected]

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS