¿Qué hago si la lluvia daña mi auto?

Si eres afectado por un encharcamiento o inundación lo recomendable es no seguir avanzando con el auto, independientemente si se tiene o no contratado un seguro
07/09/2017
08:59
Tania Casasola
Ciudad de México
-A +A

Para que un seguro cubra los daños materiales de tu auto causados por inundaciones o ráfagas de viento, es necesario que cuentes con una cobertura amplia, sin embargo, si tu seguro es sólo de responsabilidad civil, no cubrirá los daños.

Un seguro de cobertura amplia es la más común y abarca robo, choques, volcadura, rotura de cristales, incendios y fenómenos naturales, por ejemplo.

Mientras que un seguro de responsabilidad civil, o de daños a terceros, tiene como finalidad proteger los daños que se ocasionan por un accidente de automóvil, como dice su nombre, a terceros: ya sea otros automóviles, mobiliario urbano, o bien, a otras personas.

“Si yo nada más tengo una póliza del seguro de responsabilidad civil, no tengo una cobertura contra inundación y lluvia”, señala Marco Antonio De la Rosa, gerente de Daños de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En entrevista con EL UNIVERSAL, De la Rosa destacó que ante un encharcamiento de consideración o inundación, lo recomendable es no seguir avanzando con el auto, independientemente si se tiene o no contratado un seguro.

Si decides intentar pasar por el camino afectado puede considerarse agravamiento de riesgo y el seguro podría no cubrir los daños.

El agravamiento de riesgo significa que la persona puso en riesgo el auto intencionalmente.

Pero entonces… ¿qué se debe hacer?

El gerente de Daños de la AMIS, recomienda dejar el auto donde esté, llamar a la compañía de seguros y exponer el problema. Ellos pedirán el número de póliza, pero en caso de no tenerlo, basta con el nombre para que nos encuentren en la base de datos, y ellos dirán qué hacer.

Y si por ejemplo tú estabas de visita o de vacaciones en una zona afectada y traías tu auto, el seguro tiene la obligación de cubrir los daños, pues éste tipo de polizas de autos son de cobertura nacional.

En caso de no contar con un seguro de cobertura amplia, explica Marco Antonio De la Rosa, se tendrán que seguir las indicaciones de Protección Civil, pedir una grúa y pagar por sus servicios, luego llevar a revisión el vehículo y lo que se acumule.

“Son gastos que van por nuestra cuenta, en algunos casos puede haber alguna ayuda económica por parte de las autoridades, en este caso sólo hay que hacer los trámites necesarios para solicitarlos, pero no siempre se dan”.

En México, de acuerdo con datos de la AMIS, sólo 3 de cada 10 vehículos cuentan con un seguro de algún tipo.

De acuerdo con De la Rosa, un seguro es una herramienta financiera muy benéfica, “es muy importante verlo como una inversión o respaldo financiero, sobre todo ante estos cambios climáticos”.

Aquí te decimos lo que tienes que hacer para hacer válidos los beneficios del seguro si lo requieres:

1. Reporta los daños

Ponte en contacto con tu aseguradora a través del servicio de asistencia telefónica, cuyo número está ubicado en tu póliza, identifícate y reporta el daño que sufriste, la ubicación del siniestro y pide que un ajustador te asista para iniciar el procedimiento que te permita reparar las afectaciones.

2. ¿De visita o de vacaciones?

Pregunta a la aseguradora qué derechos o beneficios complementarios tiene como pago de transporte hasta tu lugar de origen, hospedaje, o bien, hospitalización.

3. Pago o reparación

El ajustador deberá registrar los daños, extenderte una orden de ingreso a un taller autorizado o centro de evaluación final donde definirán qué afectaciones serán atendidas o si es necesario declarar la pérdida total de la unidad.

Con la cobertura limitadas o básica, todas las unidades están protegidas contra las afectaciones provocadas por las inundaciones, hundimientos y huracanes, a través de la cláusula de daños materiales.

5. Cubre el deducible

Para recibir los beneficios determinados en tu póliza, las empresas solicitan que tu póliza esté vigente y cubras el deducible. En caso de daños materiales, éste último equivale a 5% del valor comercial de la unidad al momento del siniestro y de 10% por pérdida total. 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS