“Inversión en salud debe ser prioridad en México”

Apenas destina 6% como proporción del PIB, por debajo de la OCDE y naciones de AL; la firma planea invertir 60 mdd en los próximos tres años para ampliar capacidad
Rodrigo Puga Presidente y director general de Pfizer México (GERMÁN ESPINOSA. EL UNIVERSAL)
14/03/2018
01:14
Miguel Pallares
-A +A

[email protected]

Pfizer prevé invertir 60 millones de dólares, equivalente a más de mil 200 millones de pesos, en los próximos tres años en México para ampliar su capacidad y modernizar su planta en Toluca, Estado de México, además de continuar con su investigación clínica y lanzamiento de nuevos productos.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Rodrigo Puga, presidente y director general de Pfizer México, detalla que las ventas de la compañía fueron de 530 millones de dólares en 2017, lo cual representó un crecimiento de 9% en comparación con el año previo. Para 2018 prevé un crecimiento superior al dinamismo de la industria que oscila entre 4% y 5%.

Con el primer lugar en participación de mercado en México, con una penetración de 7%, Puga dice que la inversión en salud debe de ser una prioridad en el país, porque es uno de los que menos gasta en este rubro a escala mundial.

¿Cuál es su lugar en el sector farmacéutico mexicano?

—De acuerdo con IMS Health, Pfizer sigue siendo la primer compañía farmacéutica de México. Tenemos 7% de participación de mercado y estamos contentos porque en 2017 crecimos muy por encima del mercado, que avanzó 5%. Pfizer creció 9%.

¿Cómo logran crecer más de cuatro veces más que la economía mexicana?

—Pfizer es sinónimo de innovación, el año pasado lanzamos cinco nuevos productos que aportan a nuestro crecimiento, además nuestros productos base también han crecido. El repunte fue combinación de innovación más la solidez de la preferencia de los pacientes.

¿Sus perspectivas para 2018?

—Para este año tenemos planificado lanzar seis nuevos productos, comenzamos el año en la división de consumo con un nuevo vitamínico y somos innovadores en una nueva línea de condones.

En medicamentos bajo receta médica vamos a lanzar un anticonceptivo que es auto inyectable y que tiene una duración de tres meses, además de un nuevo producto para terapia de reemplazo cuando una mujer está en menopausia, ayuda a manejar los síntomas, pero al mismo tiempo previene la osteoporosis. Pensamos lanzar otros productos en oncología y en otros segmentos.

¿Cuál es su guía de crecimiento?

—Nuestra expectativa para este año es crecer por encima del mercado, el cual se estima que crecerá más allá de la coyuntura entre 4% a 5%.

¿En dónde ve el reto para lograr sus metas?

—Vemos este año una coyuntura interesante con las elecciones y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero confiamos que el mercado seguirá creciendo.

No estamos preocupados por una desaceleración brusca en 2018, el desafío más grande que tenemos en México es el acceso a las moléculas innovadoras en distintas instituciones de seguridad social.

Estamos trabajando con las autoridades del país en materia de salud para que las innovaciones lleguen con mayor velocidad a los mexicanos.

Entendemos que el gobierno y las instituciones manejan presupuestos limitados; sin embargo, hay buenas oportunidades para generar innovación, sin que esto signifique un perjuicio para las finanzas de las instituciones.

El desafío más grande es que México aún no invierte lo suficiente en salud. Los cálculos dicen que la salud es cerca de 6% del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano y eso está muy por debajo de otros países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), incluso está por debajo de otras naciones latinoamericanas que no son parte de la organización.

¿Qué hace Pfizer para que los mexicanos no empobrezcan y para qué accedan a medicamentos innovadores?

—Una de nuestras prioridades es generar mayor acceso a los medicamentos, tenemos varias iniciativas. La filosofía de Pfizer para determinar los precios tiene que ver con el valor que trae cada producto a la sociedad y éste es un proceso que se lleva en conjunto con las autoridades. En México, desde la Secretaría de Economía, el Consejo de Salubridad General y distintas instituciones de gobierno tienen una voz importante en el proceso y trabajan con nosotros.

Quiero dejar en claro que el posicionamiento de la compañía es poner un precio a los medicamentos que esté acorde con el valor que traen a la sociedad. La mejor ciencia para lograr esto es la farmacoeconomía y nosotros tenemos un equipo muy fuerte que trabaja en ese sentido.

Fuera de generalidades, hemos trabajado en proponer a las instituciones distintos modelos innovadores de acceso, a través de los cuales puedas compartir el riesgo de introducir un nuevo medicamento innovador, se puedan introducir límites al gasto que pueda tener una institución y en eso trabajamos arduamente.

Entendemos que la población necesita acceso a determinados medicamentos, por eso trabajamos en las áreas de cardiovascular, sistema nervioso central, salud de la mujer y del hombre, con una línea de productos genéricos.

¿Qué aporta México a Pfizer?

—Pfizer está presente en más de 150 países, es la compañía farmacéutica líder a escala global.

Definitivamente la filial en México es una de las más importantes, estamos entre los primeros 15 lugares a escala mundial. El año pasado vendimos 530 millones de dólares en el país, por lo que somos uno de los mercados emergentes más importantes para la compañía.

¿Cuánto invertirá en México?

—Tenemos cuatro áreas importantes de inversión: lanzamiento de nuevos productos; el área de investigación clínica, donde tenemos cerca de 30 protocolos que se realizan con científicos mexicanos; la tercera, es la planta de manufactura que es insignia en Toluca, Estado de México; y otra área donde invertimos es la responsabilidad social.

El año pasado en la planta de Toluca invertimos 10 millones de dólares en renovaciones y para este año estamos pensando invertir cerca de 8 millones de dólares más.

¿Se mantendrá esta inversión o dependerá de ciertos factores?

—Definitivamente seguiremos invirtiendo, nuestra apuesta de capital va más allá, si hablamos de las inversiones en todos nuestros frentes hablamos de una inversión de 20 millones de dólares por año en México y tenemos planes de seguir invirtiendo en los próximos años.

México ha mostrado una resiliencia importante. Es uno de los países emergentes más importantes con un tamaño de población grande, que tiene todavía muchos desafíos y necesidades para cubrir en temas de salud. Nuestra misión es impactar la vida de las personas.

¿Es factible una inversión de 60 millones de dólares para México en los próximos tres años?

—Totalmente.

En cuanto a fusiones y adquisiciones, ¿Pfizer cómo actúa?

—Pfizer tiene una estrategia muy definida que es impulsar el lanzamiento de productos innovadores en ciertas áreas terapéuticas como oncología, vacunas y productos antibióticos, entre otras.

El tema de fusiones y adquisiciones no es parte de la estrategia fundamental, pero es la herramienta que le permite ayudar a cumplir con el crecimiento en nuevas áreas.

Constantemente la compañía está evaluando distintas fusiones. En los últimos años hemos sido bastante activos. Hemos comprado a Hospira por 18 billones de dólares, luego compramos Medivation, que es de oncología [cáncer], y el año pasado compramos una parte de la división de antibióticos de AstraZeneca.

Sobre el TLCAN, se dice que se busca ampliar el periodo de las patentes, ¿qué opina Pfizer que también tiene genéricos?

—Creemos que hay bastantes puntos de acuerdo en mantener un buen nivel de protección intelectual.

Pfizer cree firmemente en eso, porque la protección intelectual es el principal incentivo para la inversión en investigación y desarrollo.

Creemos que tiene que haber productos que tengan una protección de patentes, como la que hoy gozan en México, pero también una vez que termina la patente que accedan al mercado de los genéricos, este es un círculo virtuoso de la innovación y del acceso a los pacientes.

Ahora, creemos que hay oportunidades de mejorar el esquema de propiedad intelectual en México, puntualmente en el área de productos biológicos y en ser capaces que se infrinjan determinadas patentes.

El último punto, el tiempo de la innovación y el tiempo que estos productos lleguen al paciente, estamos trabajando en estos frentes en el TLCAN.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS