Tips para enfrentar la incertidumbre económica

Pagar tus deudas, ahorrar y proteger tu dinero en el tiempo son algunas de las medidas para este 2018
Protege tu dinero: enfrenta la incertidumbre económica
Foto: Archivo
08/02/2018
20:56
Mariana F. Maldonado
Ciudad de México
-A +A

El 2018 es un año plagado de incertidumbre.

Entre la aplicación de la reforma fiscal en Estados Unidos, la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, el pronóstico de aumento de la inflación y las elecciones más grandes de la historia mexicana, las familias casi seguramente sufrirán otro golpe a sus bolsillos.

Ya la encuesta levantada por el Banco de México entre especialistas del sector privado, refleja que esta incertidumbre traerá al país consecuencias económicas no deseadas: El pronóstico de inflación que ya se tenía previsto aumentó de 3.85% a 4.06% y las expectativas de crecimiento de la economía mexicana se ajustaron también pero a la baja. ¿Qué hacer? No nos queda más que prepararnos con ajustes a nuestros gastos y con previsiones ante un escenario adverso. Aquí te damos seis consejos.

* Protege tu dinero en el tiempo: Muy probablemente, como ya se pronosticó, la inflación va a aumentar. Esto quiere decir que el precio de los productos y servicios va a seguir subiendo. Esto quiere decir que tu dinero va perdiendo valor frente al tiempo, porque la misma cantidad va a alcanzarte para menos. Ante este escenario, lo más deseable es que busques la manera de conservar su valor, y esto se hace a través de mecanismos que te dan un cierto interés por que tengas tu dinero ahí. Entre estos están los Certificados de Tesorería (Cetes). Son muy seguros –una manera muy simplificada de explicar cómo funcionan, es que el gobierno mexicano te pagará un interés por prestarle– y hoy están dando al año 7.70% de interés. El año pasado la inflación cerró a 6.77%, así que si dejaras tu dinero todo este año que empieza y hubiera números similares, el valor de tu dinero se mantendría.

* Paga todas las deudas que tengas: Sobre todo si están a tasa variable. Diversas variables como la reforma fiscal de Estados Unidos, pueden hacer que las autoridades de ese país suban su tasa de referencia, lo cual hace que México tome la misma decisión (así ha sucedido prácticamente todas las veces). La tasa de referencia sirve precisamente de referencia para los créditos del país, es decir, que si esta se mueve a la alza y los créditos que tienen tasa variable (es decir, que está ligada precisamente a la de referencia) también aumenten. Así que si tienes créditos en tasa variable –por ejemplo, los de la tarjeta de crédito– es momento de que te deshagas de ellos.

* Explora la posibilidad de cambiar tus créditos de tasa variable a tasa fija: Esta es una posibilidad que hoy más que nunca debes explorar. Algunas instituciones te permiten plantear de nuevo las condiciones de tu crédito. Si tu deuda es en tarjeta de crédito probablemente esto no será posible pero es hora de que busques a alguna institución que te permita liquidar todas tus deudas y quedarte con una mejor tasa de interés (hay firmas como Kubo Financiero o Prestadero, que te permiten hacerlo) y con una sola deuda. Si estás a punto de contratar un crédito de cualquier tipo, recuerda que este debe estar siempre a tasa fija.

* Aprovecha los recursos: Hoy no es momento para dejar la luz prendida ni para dejar que la comida se eche a perder en el refrigerador. Economiza el uso del agua, luz, gas y demás servicios. Existen varias guías gratuitas en internet sobre cómo hacerlo. Haz una planeación adecuada de la cantidad de comida que se va a consumir a la semana para que no queden sobras y si quedan, procura no olvidarlas en el refrigerador. Comparte gastos de transporte. Si tienes auto, quizá algún compañero de trabajo vive cerca de ti o lo puedes recoger en un punto del camino, y así ambos comparten los gastos de viaje. Deja de comer sábado y domingo fuera de casa y sólo hazlo una vez a la semana.

* Recorta: Un presupuesto es la herramienta que más te puede ayudar, porque te permitirá darte cuenta en qué estás gastando tu dinero. Puede sonar bastante complejo, pero en realidad no lo es tanto. Siéntate con papel y lápiz, descarga un formato (hay varios gratis en internet) y descárgate en el celular una app que te ayude también. Saca todas los tickets que tienes en tu cartera y comienza a seguirle el rastro a tu dinero. Primero coloca tus entradas de dinero y luego tus gastos, se irá restando automáticamente. Seguramente no encontrarás una parte de tu quincena pero esto no volverá a sucederte si eres constante con este registro.

* Ahorra: Este presupuesto te va a permitir dar cuenta cuánto dinero destinas a gastos fijos y deudas y cuánto te queda para gastar de manera corriente y para ahorrar. Las mejores prácticas dicen que deberías ahorrar entre 30% y 40% de tu sueldo y el resto gastarlo de manera corriente. Ésta es la oportunidad para ahorrar. Lo ideal será que este dinero lo separes al inicio de la quincena y prácticamente lo consideres como un gasto fijo. Ni se te ocurra confiarte y ahorrar lo que te sobre, porque seguramente no te sobrará nada.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS