Prevén más volatilidad ante dudas por tratado

BNP Paribas considera un problema si proceso se posterga después de las elecciones en México
26/10/2017
02:52
Ivette Saldaña / Miguel Pallares - enviado
-A +A

[email protected]

La volatilidad en la paridad peso-dólar se mantendrá si no se logra terminar la renegociación del TLCAN en el primer trimestre de 2018, aseguró el jefe de economistas para América Latina del banco francés BNP Paribas, Marcelo Carvalho.

El problema, explicó, es que el proceso se postergaría hasta después de las elecciones en México.

Afirmó que la incertidumbre sigue ante las preocupantes propuestas que planteó el gobierno estadounidense de que el tratado tenga una cláusula de vigencia de cinco años, que no haya mecanismos de solución de controversias y que se suba el porcentaje de reglas de origen en el sector automotriz.

Para los inversionistas eso genera incertidumbre, dijo, porque no podrían invertir a largo plazo ante la posibilidad de que haya cambios a las reglas. En consecuencia, agregó, el gobierno mexicano debería ajustar reglas para proteger a los inversionistas.

“El dólar debería de estar por debajo de 18 pesos, para mantener el equilibrio de las cuentas externas en México”, expuso el directivo.

Carvalho dijo que si se terminara el TLCAN habría un tipo de cambio más alto que el actual, y por la presión se tendrían que aplicar ajustes a las tasas de interés para balancear esa situación.

Para el banco, lo más probable es que se mantenga el tratado, a pesar del lenguaje más beligerante y a pesar de la retórica más polémica, por lo que seguro se modernizará.

Nueva visión geopolítica. Para el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz, “el problema es que la perspectiva de visión geopolítica ha cambiado, Donald Trump pretende subordinar a empresas trasnacionales y socios comerciales a los intereses estratégicos de su administración”.

Además, utiliza una estrategia de “zanahoria y garrote” para negociar con las firmas estadounidenses al prometerles una reforma fiscal, cambios en la regulación energética y apostarle a lo Hecho en Estados Unidos.

Para De la Cruz, “la renegociación propiciará cambios en América del Norte”, por lo que México debe implementar un nuevo modelo de desarrollo basado en el fortalecimiento productivo del mercado interno si se busca que la economía crezca más de 2.5%.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS