Justicia, encarcelar a empresarios corruptos: José María Zas

Debe castigarse a implicados en caso de fraude de Odebrecht , dice; sugiere leyes e instancias independientes para combatir corrupción
José María Zas Presidente y director general de American Express para México y Latinoamérica (CORTESÍA)
02/10/2017
01:41
Miguel Ángel Pallares Gómez
-A +A

[email protected]

Todo un día, José María Zas, presidente y director general de American Express para México y Latinoamérica, dedica en su agenda para platicar con empresarios en el hotel St. Regis de la Ciudad de México. El hombre de negocios asiste como ponente a un foro y aprovecha la ocasión para el networking.

El directivo deja claro su interés por reforzar el contacto con dueños y ejecutivos de las principales empresas del país. En esa agenda, se reúne con EL UNIVERSAL para platicar sobre los principales temas que se vinculan con su negocio y hablar de los objetivos al frente de la compañía.

En entrevista, Zas, de origen argentino y quien también encabezó la American Chamber México, asegura que la decisión de Brasil de encarcelar a sus empresarios en el caso Odebrecht es un ejemplo de justicia, y en su visión existen responsabilidades tanto de políticos como empresarios en casos similares.

Otros temas también llaman su atención como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones en México. “Hay más oportunidades que riesgos”, asevera.

¿Qué momento enfrenta American Express México y cuál es su visión a cinco años?

—“Estamos positivos por México, por la condición macroeconómica del país, sobre todo comparada con otros países de Latinoamérica en los últimos años. México ha tenido un rendimiento estable y eso hace previsible al país y es clave para invertir.

“El segundo punto es el crecimiento de la clase media y creemos que la formalización del empleo, la bancarización de la población, la inclusión financiera, las fintech que están llegando, hacen un panorama más maduro y empezará a darse más el uso de las tarjetas.

“Hoy, no más de 10% del consumo en México se hace con tarjetas de crédito y débito. La oportunidad que vemos es que crecerá porque el promedio en Latinoamérica es de casi 40%, hay una oportunidad muy importante, y el desarrollo económico, las inversiones y el plan de largo plazo que tiene México también asegura que habrá un crecimiento importante para la industria”, añade.

En los últimos 24 meses, American Express Company ha enfrentado un entorno complejo a escala mundial por las variaciones en el tipo de cambio. En ese periodo, sus ingresos han mantenido un crecimiento constante con tasas de entre 3% y 8% sin considerar ajustes por tipo de cambio.

Al consolidar o trasladar sus ingresos a dólares, porque la empresa tiene su matriz en Estados Unidos y cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE), los ingresos han caído hasta 5% en un trimestre y en el segundo cuarto de 2017 registraron un alza de 1% a escala mundial.

La empresa no desglosa sus datos para México, pero Zas asegura que los ingresos en el país han aumentado más de 10% en el último año.

“Si hablamos de números, queremos seguir creciendo a doble dígito en todos los segmentos, dominando el segmento premium y seguiremos haciendo inversiones. Queremos estar seguros de estar presentes en todas las Pymes, que es un tema importante, teniendo mucho desarrollo en México”, afirma.

“La industria no se mide por número de plásticos, ese es un indicador, realmente el indicador es cuánto dinero gastan, la facturación. Entonces ese es el gran tema relevante, puedo tener cierto número de plásticos y facturar un millón de dólares o 100 millones de dólares, ahí está la clave.

“Lo que queremos es avanzar sobre el nicho del segmento C, que es clase media-media, donde vemos la oportunidad de que el mayor desarrollo económico de México va a generar una masa de clase media más grande”, asegura.

Retos

Para José María Zas, la corrupción es uno de los pendientes en México, aunque no es un problema exclusivo en el país.

¿Qué necesita México para frenar el problema de corrupción?

—“La corrupción es un mal que lamentablemente no tiene exclusividad en México, cuando miramos Latinoamérica, lo que está pasando en Brasil, Argentina, lo que pasó en Ecuador, es algo que hay que combatir y es un tema regional.

“Creo que hay que seguir con la transparencia, con una justicia independiente, creando leyes, creando responsabilidad y lo más importante, una justicia que actúe y que se pueda ver a los responsables en prisión.

“Brasil ha hecho un paso muy importante, donde la convivencia entre empresarios y políticos es de dos lados, si miras en Brasil la determinación de la justicia, contra figuras políticas y tener casi a 20 empresarios en prisión, creo que es un ejemplo de decir la justicia es la que tiene que actuar”, expresa.

El directivo considera que los cambios ante la renegociación del TLCAN muestran la necesidad de buscar nuevas latitudes y oportunidades en Latinoamérica, porque “no todo el mundo es Estados Unidos”.

Actualmente, la firma cuenta con aproximadamente 109 millones de tarjetas alrededor del mundo, de las cuales 47 millones están colocadas en Estados Unidos y 62 millones en más de 200 países.

En México, American Express llegó en 1852, dos años después de su fundación y fue en Acapulco donde la compañía se estableció con negocios relacionados con transporte de dinero, valores y más tarde de viajes.

La firma, que cotiza bajo la clave AXP en el NYSE, con un precio cercano a 90 dólares por acción, ha mostrado una tendencia alcista en el valor de sus títulos desde 2016, cuando éstos habían caído hasta 52 dólares.

¿Ve riesgos por un posible fin del TLCAN?

—“Cuando comenzó el tema del TLCAN era presidente de la American Chamber México y de primer momento soy extremadamente optimista. No es una cuestión de exportaciones, sino de integración de dos economías, donde los costos para Estados Unidos de salirse son altísimos, ningún político puede afrontar esos costos, con lo cual soy optimista.

“Lo que no se ve es que el gran ganador de los últimos 20 años ha sido China por la falta de competitividad de Estados Unidos, las industrias que han podido competir con EU y no quebraron, como el sector automotriz y el acero, fue por su integración con México, si no esas dos industrias hubieran desaparecido. Hay que crecer la economía trilateral entre Estados Unidos, Canadá y México y después poner la marca americana o norteamericana para competirle a China.

“La penetración de China en el comercio mundial se ha multiplicado por 10 y entre los grandes perdedores está Estados Unidos”, explica.

“A México le viene bien repensar si tener su economía pendiente de un tratado es un riesgo, si bien su tratado es sólido, es un buen momento de pensar cuáles son las oportunidades, por ejemplo, nunca ha mirado al sur, nunca ha mirado a Brasil, Argentina, se ha dedicado 100% a EU”.

Sobre las elecciones en México en 2018, ¿considera riesgo de convertirnos en Venezuela con un candidato como López Obrador?

—“Ese riesgo lo veo no realista, creo que México tiene una concepción diferente y una condición política diferente, la alternancia es algo que puede pasar. Pasó en Estados Unidos con Donald Trump, creo que los países deben tener mecanismos para maniobrar esas cosas y no creo que eso sea un tema preocupante.

“México está preparado para enfrentar cualquier alternancia. El país tiene los fundamentos importantes y creo que cualquier gobierno responsable va a seguir con las cosas que funcionan y harán ajustes adecuados.

“He conversado con varios líderes empresariales y muchos piensan lo mismo, ahora CCE va a ser un buen planteamiento para decir cuáles son las mínimas bases de un programa de gobierno a futuro, independientemente del ganador”, concluye.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS