IP de EU pide dejar amenazas en TLCAN

Empresarios instan a centrarse en puntos clave de renegociación; reconocen que sin el acuerdo, su país sería el primer afectado
Thomas Donohue propuso a EU dejar de lado la cláusula sunset, aplicar reglas de origen más duras y prescindir del sistema de arbitraje (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
01/11/2017
01:27
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington, D.C.
-A +A

[email protected]

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue, instó al equipo negociador de su país en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que deje de lado las amenazas y propuestas que saben que podrían provocar el fin del diálogo y se centren en “aspectos fundamentales”.

Donohue, una de las voces más explícitas en Estados Unidos sobre la necesidad de una renegociación exitosa del TLCAN, alertó que cualquier temblor en la negociación puede perturbar el comercio y la cadena de valor, y que el primero en sentirlo será Estados Unidos, especialmente su sector agropecuario con aranceles “significativamente más altos” y una “reducción significativa en las ventas”.

“Nuestra propuesta es centrarnos en los aspectos fundamentales, lo que realmente es esencial (…) enfocarnos en conseguir este acuerdo de forma real”, comentó Donohue, quien suplicó que el acuerdo “sobreviva”.

El empresario puso tres ejemplos de posturas que el equipo de EU debería dejar de lado para favorecer que la negociación llegue a buen puerto: las propuestas de una cláusula sunset de revisión del acuerdo cada cinco años; aplicar reglas de origen más duras y prescindir del sistema de arbitraje.

“Todas estas propuestas son innecesarias e inaceptables (...) seguir adelante con cualquiera de estas es un gambito riesgoso y podría poner todo el acuerdo en riesgo”.

Sobre la cláusula sunset, Donohue comentó que se conseguiría “exactamente lo contrario” a la certidumbre y estabilidad que pide el sector empresarial para crear empleos y crecimiento económico en la región.

En cuanto a las reglas de origen, recordó que el tratado comercial tiene “las más duras de entre todos los acuerdos comerciales en los que EU está involucrado”, por lo que endurecer las previsiones en este aspecto haría que las empresas prefirieran llevar su producción a Asia y pagar los aranceles que fueran necesarios. “Es importante no caer en esta trampa”, aseguró.

El tercer tema, y el que más “molesta” a Donohue, es el del arbitraje para la resolución de disputas, una de las líneas rojas marcadas por los negociadores canadienses.

El presidente de la Cámara de Comercio de EU mostró su esperanza que la reducción del ritmo del diálogo sirva para “tomar aire fresco” a las delegaciones, quienes en la última ronda celebrada en Washington no pudieron esconder sus enormes discrepancias tanto de forma como de fondo.

“No podemos permitirnos parar todo lo que estamos haciendo. Si de repente tenemos cancelaciones de contratos costaría mucho tiempo recuperarlos”, comentó el funcionario, asegurando que quien más sufriría sería EU.

Además, alertó, la delegación estadounidense, comandada por Robert Lighthizer, debería tener en cuenta las repercusiones no solo económicas sino geopolíticas del diálogo por el tratado comercial, especialmente en el caso de México y las elecciones presidenciales del próximo año, que podrían suponer un “riesgo” a la relación con EU.

“Si terminamos con la persona errónea como presidente de México, vamos a preguntarnos qué pasó a la relación de trabajo positiva (que teníamos)”, advirtió, refiriéndose —sin citarla— a la posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador, con su postura nacionalista, sea el próximo presidente mexicano.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS