Indemnizaciones por sismos alcanzan 25 mil mdp: AMIS

Se reciben 42 mil 843 solicitudes por los terremotos de septiembre
La AMIS señala que la causa principal que ha retrasado las indemnizaciones por sismos es la falta de comprobación de la propiedad. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
20/02/2018
01:27
Antonio Hernández
-A +A

[email protected]

Con corte al 31 de enero de 2018, las aseguradoras han recibido un total de 42 mil 843 solicitudes de indemnización, las cuales alcanzan 25 mil 163 millones de pesos, dijo el director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Recaredo Arias.

Destacó que sólo por el sismo del 19 de septiembre se tiene un total de 33 mil 961 solicitudes de indemnización, con valor estimado de 15 mil 70 millones de pesos. En tanto, por daños del sismo del 7 de septiembre hay 8 mil 882 solicitudes por 9 mil 373 millones de pesos.

El representante de las aseguradoras destacó que la renuncia de los principales funcionarios de la Comisión para la Reconstrucción en la Ciudad de México retrasará el pago en los casos pendientes de siniestros que aún no se han atendido.

Según Arias, las principales causas que han retrasado el pago en algunos casos son la falta de comprobación de la propiedad, así como retrasos en la valoración de los daños.

El directivo de la AMIS comentó que el organismo venía colaborando bien con la Comisión de Reconstrucción, por lo que llamó a autoridades de la Ciudad de México a mantener la continuidad en trabajos y acelerar el pago de indemnizaciones.

Desconcierto. Para la asociación, la propuesta de seguro para vivienda condicionada al pago de predial que fue anunciada hace unos días por el gobierno de la Ciudad de México desconcertó a la industria, ya que trabajaban en otro tipo de protección para las viviendas en la capital del país.

“Nos causa desconcierto, tenemos que decirlo, porque veníamos trabajando con el secretario de Finanzas y ya después se suspendió el diálogo y finalmente llegaron a esto”, dijo Recaredo Arias.

Según el directivo, la medida no es en forma un seguro, sino una protección asistencial para la población, la cual es proporcionada a través de un fondo.

“Esto no es un seguro, por lo menos en su primera fase. Es una protección a la población, a través de un fondo asistencial por parte del gobierno. El gobierno de la Ciudad de México fue el que se aseguró, no las viviendas para que si la pérdida llegara a un monto determinado, entonces una aseguradora entra para pagar un exceso de pérdida. Ahí hay como un reaseguro”, explicó.

Además, dijo que el fondo destinado para ese modelo de protección alcanzaba para pagar varios años de primas de seguros.

“Hubiera sido mucho más útil y provechoso porque con ese fondo les alcanza para pagar primas por varios años y no agotarse esos dos mil millones en un momento determinado. El seguro es un mecanismo siempre más eficaz”, afirmó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS