Hay más de mil criptomonedas en el mundo; urge regulación: FMI

Se deben impulsar leyes de protección al consumidor, dice el organismo
Tobias Adrian, consejero del FMI, dice que uno de los beneficios potenciales de las monedas virtuales es reducir los costos en pagos internacionales (CORTESÍA)
19/04/2018
01:35
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

Washington, DC.— En los dos últimos años han surgido más de mil criptomonedas en el mundo, que hacen necesario que las leyes de protección al consumidor se adapten para estas nuevas herramientas, dijo el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Han surgido monedas digitales en todo el mundo; hay más de mil distintas que se han ofrecido en los últimos dos años”, destacó el consejero financiero del FMI, Tobias Adrian.

En conferencia con motivo de la presentación del informe Estabilidad financiera global, dijo que el surgimiento de estas monedas podría forjar la naturaleza del sistema financiero en el futuro.

Reconoció que hoy es muy difícil saber la forma en que ese tipo de activos influirá en el sistema financiero, pero afirmó que uno de los beneficios potenciales podría ser la reducción de los costos en pagos internacionales.

Recomendó que en los lugares en los que hay regulaciones de protección al consumidor, podría aplicarse algo similar a las monedas virtuales.

Preocupaciones. En el informe Estabilidad financiera mundial se destaca que la recuperación económica global se ha mostrado resiliente a los pronunciados giros de los mercados financieros, pero los inversionistas y los responsables políticos no deben despreocuparse demasiado.

Deben mantenerse atentos a los riesgos asociados con el aumento de las tasas de interés, la elevada volatilidad de los mercados y el incremento del proteccionismo.

“El camino por delante [para el sistema financiero mundial] puede ser accidentado”, advirtió Adrian.

Si bien la actual coyuntura se mantiene favorable, ponderó que en los últimos seis meses se incrementaron los riesgos a corto plazo para la estabilidad financiera mundial, como resultado del estallido de volatilidad que se observó en febrero en el mercado de valores y por la preocupación de los inversionistas sobre el aumento de las tensiones geopolíticas y comerciales. En algunos lugares también influyó la incertidumbre por los procesos electorales.

La probabilidad de que se produzca una desaceleración es elevada, estimó, y existe incluso una posibilidad de que la economía mundial se contraiga a mediano plazo.

En ese contexto, recomendó a los responsables de las políticas aprovechar el entorno favorable y adoptar medidas que reduzcan los riesgos.

Para los países más avanzados significará elaborar instrumentos de política regulatoria y financiera, así como culminar planes de fortalecimiento de las instituciones financieras.

A los bancos centrales les corresponde seguir el repliegue gradual de la política monetaria laxa y comunicar sus decisiones de forma clara, dijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS