Entorno político inquieta a analistas

Anticipan mayor inflación y tipo de cambio: encuesta de Banxico; inseguridad y petróleo, factores limitantes del crecimiento, dicen
(FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
02/12/2017
04:30
Leonor Flores
-A +A

Una mayor inflación y un dólar más caro anticipan analistas encuestados por el Banco de México (Banxico) para el cierre de 2017, en un entorno en el que se elevó la preocupación por la incertidumbre política interna.

El consenso de los especialistas elevó de 6.24% a 6.50% su pronóstico de inflación para el cierre de año, y para 2018 aumentó de 3.80% a 3.84%.

Para el tipo de cambio prevén que terminará en 19 pesos por dólar en 2017, contra los 18.80 pesos estimados el mes pasado, y para el próximo año ven la cotización en 18.60 pesos, desde los 18.50 que estimaban en la encuesta pasada.

La incertidumbre en la política interna, los problemas de inseguridad y la plataforma petrolera son los tres obstáculos que podrían limitar en mayor medida el ritmo de la actividad económica, factores que los expertos ven con preocupación.

Sin embargo, el consenso mantuvo sin cambio las expectativas de crecimiento de la economía en 2.10% para 2017, y en 2.30% para 2018.

Además, se revisó al alza el número de empleos que podrían generarse al cierre de año, de 718 mil a 740 mil personas registradas ante el IMSS, y para 2018 la proyección pasó de 700 mil a 701 mil nuevos empleos.

De acuerdo con la encuesta en la que participaron 35 grupos de analistas del sector privado, la inflación para noviembre subirá 0.99% y no 0.70% como se planteó anteriormente.

Para largo plazo predicen una inflación general de 3.51%, desde el nivel anterior de 3.50%.

Las presiones inflacionarias ocupan otro lugar entre los factores limitantes para el crecimiento de la economía, al repuntar de 4% a 6% entre las respuestas de los analistas.

Elevaron la previsión para la tasa de fondeo para el cierre del cuarto trimestre de 2018 de 6.50% a 6.75%, y dejaron en 7% la de 2017.

Nublado. En cuanto a la percepción del entorno económico, el panorama sigue nublado, según la encuesta.

Optimismo moderado se notó para el clima de negocios para los próximos seis meses, pues 23% afirma que mejorará, cuando hace un mes 13% pensaba así; cuatro de 10 estima que seguirá igual y 30% que empeorará. Sobre si la economía está mejor que hace un año, 71% contestó que no, desde 69% de la consulta anterior.

 Hay dudas y pesimismo con relación a si la coyuntura es propicia para realizar inversiones, porque en cada caso hay un porcentaje de 42% que afirma que es mal momento y otro que no está seguro que lo sea.

Las expectativas para la Inversión Extranjera Directa se estancaron. Para 2017 el consenso la mantuvo en 25 mil millones de dólares, lo mismo para 2018, al mantenerse la predicción por 27 mil millones de dólares esperados desde la encuesta pasada.

Para la economía de Estados Unidos, el consenso consideró conveniente no ajustar su pronóstico de 2.20% de crecimiento económico para el cierre de 2017, pero la corrigió a 2.40% en el caso de correspondiente a 2018 desde el 2.30% anticipado hace un mes.

print_53149641.jpg

Fitch advierte riesgos por elecciones

Fitch Ratings dijo que las elecciones presidenciales de 2018 y la concentración en pocas instituciones representan un riesgo para el crédito a estados y municipios en el país.

Según la calificadora, de concretarse la fusión de Banorte e Interacciones anunciada el 25 de octubre pasado, significaría que más de 26% de los préstamos en el segmento de estados y municipios se concentrarán en la firma que se conforme de esta transacción y BBVA Bancomer.

“La competencia dentro del segmento ha aumentado significativamente y los márgenes se han ajustado como resultado de la Ley de Disciplina Financiera. Los estados y municipios, que históricamente han representado la mayoría de los préstamos gubernamentales totales han restringido su demanda de crédito, mientras que la ley también los obliga a contratar préstamos en mejores condiciones. BBVA Bancomer y Banorte representan aproximadamente 32.3% del total de préstamos del gobierno”, explicó.

Destacó que el financiamiento al sector público puede aumentar los riesgos de liquidez y políticos debido a que los préstamos al sector gobierno generalmente tienen vencimientos de cinco años o más y, por lo tanto, requieren financiamiento a largo plazo para evitar desajustes de plazos en los balances bancarios.

“Los problemas con la capacidad de pago de los deudores podrían conducir a la reestructuración de préstamos. El riesgo político y de evento que conduce a tales reestructuraciones también es una consideración. Las próximas elecciones en 2018 podrían tener también un impacto en el crecimiento de los préstamos”, añadió.

Fitch destacó que la Ley de Disciplina Financiera establece reglas prudenciales para el financiamiento por parte de las entidades del gobierno al tiempo que limita el endeudamiento, lo cual se ha comenzado a reflejar en los indicadores de crédito a estados.

“Al 31 de agosto de 2017, con su sistema de alertas, Hacienda otorgó una advertencia amarilla a nueve estados, incluyendo Coahuila, Chihuahua, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Quintana Roo, Sonora y Veracruz”, dijo Fitch.

***Con información de Antonio Hernández.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS