En vilo, cierre del tratado con la Unión Europea

UE: la respuesta mexicana en temas como cárnicos y lácteos no satisface
Un aspecto que impide el cierre de la renegociación, desde la perspectiva de Bruselas, es el de las reglas de origen para vehículos y autopartes (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
20/02/2018
01:31
Inder Bugarin / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Bruselas.—Si nuestro país acepta las demandas pendientes de la Unión Europea (UE), esta semana puede anunciarse el principio de un acuerdo con el objetivo de impulsar la modernización del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM).

Así informaron a EL UNIVERSAL fuentes del Ejecutivo comunitario, quienes aseguraron los comisarios europeos de Comercio, Cecilia Malmström, y de Agricultura, Phil Hogan, quienes señalaron que están listos para sumarse a las negociaciones entre ambas partes, que tienen lugar en México desde la semana pasada.

“Los trabajos para la modernización del acuerdo comercial entre la UE y México han progresado muy bien, y los comisarios Malmström y Hogan están listos para unirse a las negociaciones”, indicó la fuente.

“Sin embargo, hay algunos temas que todavía no están del todo amarrados, por lo que los comisarios decidirán si viajan o no, en función de lo que informe el equipo negociador en las próximas horas”, añadió.

De acuerdo con fuentes cercanas a las negociaciones, la respuesta mexicana ha sido hasta ahora insatisfactoria en el ámbito del acceso al mercado agrícola, particularmente en el rubro de carne y lácteos (quesos y leche en polvo).

Otro tema que impide el cierre de las pláticas, desde la perspectiva de Bruselas, tiene que ver con las normas de origen para vehículos y autopartes.

Hay preocupación por el posible endurecimiento de reglas como resultado de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Actualmente, la norma establece que 62.5% de los componentes para ensamblar un vehículo tienen que venir de Norteamérica; la Casa Blanca quiere elevar la cuota a 85%, lo que afectaría severamente a la industria europea.

Al parecer, las controvertidas demandas europeas sobre acceso a compras de gobierno a escala estatal, indicaciones geográficas y protección de inversiones, fueron atendidas positivamente por México.

Las negociaciones para actualizar el acuerdo iniciaron en junio de 2016. México y la Unión Europea se fijaron como objetivo concluir en diciembre pasado, pero debido a la falta de consenso en numerosos temas resultó imposible.

De acuerdo con un documento interno de la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea, “es el interés económico de ambas partes concluir rápidamente”.

Para la UE, “es necesario fortalecer la relación estratégica con México. Se enviaría una fuerte señal al mundo a favor de la gobernabilidad global y de un sistema comercial abierto y basado en reglas”, señaló.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS