El intercambio comercial de México con el oriente lejano

La región representa una de las áreas de oportunidad con grandes expectativas de desenvolvimiento para las empresas mexicanas
01/09/2017
01:30
Dr. Juan Roberto Reyes Solís
-A +A

El oriente lejano se ha caracterizado en el comercio internacional como un espacio geográfico de gran concentración de recursos estratégicos y productor de manufacturas muy importantes para todo el mundo. De acuerdo con datos de la OMC al 2016, los países de la región de Asia oriental representan, en volumen, 34% del intercambio global.

La participación de México en esta poderosa zona en donde se encuentran los llamados NIC’s —New Industrialized Countries— ( Corea del Sur, Singapur, Hong Kong y Taiwan) además de Japón y China, representa a través del intercambio de bienes, un 14% de los cerca de $760 000 millones de dólares (mdd) cuantificados en las exportaciones e importaciones de 2016 en datos oficiales de nuestro país.

Las operaciones de comercialización internacional entre empresas de México y países como Japón, China y Corea del Sur se han caracterizado a lo largo de los años por un creciente déficit. México mantiene suscritos con Japón y Corea del Sur, acuerdos de complementación económica y asociación estratégica que buscan favorecer el acceso de los productores de nuestro país a los mercados de ambos países en las mejores condiciones.

Gracias a los acuerdos mencionados y considerando datos de la Secretaría de Economía, entre 2006 y 2016, el comercio con Japón pasó de cerca de $17 000 millones de dólares (mdd) a cerca de $22 000 mdd. Aunque creciente el volumen del comercio, la tasa de intercambio siempre ha favorecido al país del sol naciente particularmente por las características de las ventajas competitivas y comparativas de los bienes que se comercializan mutuamente.

En el caso de Corea del Sur, las operaciones de intercambio pasaron de 13 000 mdd a 16 000 mdd, representando un crecimiento de 25% en el mismo periodo. Asimismo, en el caso de China, es en donde se tiene el mayor registro de comercialización. En estos 10 años, de un monto de 26 000 mdd, el comercio se ha disparado hasta 75 000 mdd, siendo éste muy asimétrico y en favor de la nación oriental.

Si agregamos los NIC’s a esta descripción ($19 659 mdd en 2006) y proyectamos las transacciones registradas en 2016 ($26, 213 mdd), el crecimiento de las actividades comerciales representa 30%. De estos casos, llama la atención el desarrollo de operaciones con Taiwán con el cual el monto del comercio ha alcanzado los $7 686 mdd y representa al mismo tiempo —entre los NIC’s, y después de Corea del Sur— la experiencia de mejor desenvolvimiento aunque también con fuerte déficit para México.

En lo general, las importaciones que llegan de la zona a México son, entre otras, equipo electrónico, cómputo, telefonía, maquinaria, autopartes, manufacturas, bienes intermedios y productos químicos, caracterizados por un alto valor de contenido tecnológico.

En el caso de las exportaciones, nuestro país participa con manufacturas, equipo electrónico, vehículos, maquinaria, minerales, alimentos, además del petróleo y sus derivados, por destacar los bienes más representativos.

A pesar del perfil deficitario, el intercambio con Asia oriental experimentará un crecimiento en los próximos años para el cual hay que estar preparados.

Es importante mencionar que la región, independientemente de la distancia y las barreras culturales e idiomáticas, representa una de las áreas de oportunidad con grandes expectativas de desenvolvimiento para las empresas mexicanas, toda vez que las recientes dinámicas de la renegociación del TLCAN y la incertidumbre que éste crea, así como las oportunidades que también se generan a través del intercambio con la zona Euro, lleva una vez más a la alternativa de fortalecer las posibilidades de diversificación comercial.

Innovación, competitividad, alto poder adquisitivo, economía sólida y asociación estratégica son algunas de las opciones que deben ser consideradas por parte de los productores mexicanos para ampliar sus horizontes hacia esta región que seguirá con gran proyección hacia el futuro.

Las cámaras empresariales, gremios y agencias de promoción internacional pueden impulsar con mayor fuerza un nuevo y creciente grupo de destinos internacionales en donde Shenzhen, Guandong , Busan, Seúl, Taipei, Tainan, Yokohama, Hokkaido, además de Singapur, Hong Kong y Shanghái pueden contribuir a modificar el perfil de operaciones entre las empresas de México y las de Asia oriental. Lograrlo está en nuestras manos.

Académico de la Universidad del Valle
de México Campus Querétaro

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios