Se encuentra usted aquí

"Desequilibrios, reto en economía"

Necesario, reducir inflación y volatilidad: CEESP; pide acciones ante eventos negativos para 2018
El CEESP dice que la pobreza y desigualdad crecieron debido a la pérdida de poder adquisitivo y la precariedad del mercado laboral. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
22/01/2018
02:23
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

La llegada del próximo gobierno debe ser una oportunidad para “corregir desequilibrios” que limitan el crecimiento, consolidar las fuentes de ingresos del Ejecutivo y tener una revisión “estricta” del gasto público, detalló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Destacó que si se logran las modificaciones,  las políticas que se instrumenten podrán tener mejores resultados para disminuir la inflación, la volatilidad del tipo de cambio y habrá mayor certidumbre para invertir, que es el principal motor de crecimiento.

En el Análisis Económico Ejecutivo del CEESP se explicó que debe preservarse la estabilidad macroeconómica, mejorar la situaciones laboral,  salarial y de seguridad, así como reducir la pobreza y desigualdad, que aumentaron por la pérdida de poder adquisitivo y la precariedad del mercado laboral en 2017.

“Las decisiones de política económica serán fundamentales para evitar desequilibrios en los factores que fortalecen la estabilidad macroeconómica. Será necesario entonces vigilar el comportamiento de variables como la inflación, tipo de cambio, tasas de interés, reservas internacionales, las cuentas públicas y la balanza de pagos”, expuso el CEESP.

Para 2018 se espera que las tasas de interés continúen elevándose por el impulso de la corrección al alza de las tasas de la Reserva Federal, como por la alta inflación en México, así como por la volatilidad del tipo de cambio.

El entorno se ve “complejo” para el año que empieza, eso hace necesario plantear acciones que contribuyan a enfrentar eventos que pueden tener un impacto negativo sobre la actividad productiva.

Por ejemplo, están la reforma fiscal en Estados Unidos, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la  incertidumbre del proceso electoral en México.

Se espera que la principal fuente de crecimiento del país en 2018  sea el consumo, como en los últimos años, pero muestra signos de que modera su ritmo de avance. La elevada inflación del año pasado se tradujo en pérdida de poder adquisitivo, lo cual llevó a que se presentaran variaciones negativas en las revisiones salariales.

La pérdida de poder adquisitivo y la inflación pueden mantenerse en la primera parte de 2018, y es hasta la primera mitad del año que se espera, se retome  un comportamiento a la baja de los precios de la canasta básica.

El CEESP añadió que el modesto ritmo de crecimiento es preocupante porque puede reflejar la incertidumbre de la inversión privada,  por los “pobres avances en materia de mejora del Estado de derecho, reducción de la impunidad, corrupción, poca transparencia, así como de la posible salida de s capitales ante la política tributaria de Estados Unidos”.

El CEESP aseguró que con la llegada de un nuevo gobierno se puede plantear una estrategia que corrija los desequilibrios que han limitado el crecimiento al país.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS