CEESP llama a cuidar estabilidad macroeconómica

28/08/2017
03:17
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

En el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2018 deben considerarse la reducción del gasto como del déficit para preservar la estabilidad macroeconómica, dijo el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Para los analistas del sector privado, corregir al alza el pronóstico de superávit primario y disminuir el nivel de deuda pública como porcentaje del PIB son factores que fortalecerán la confianza y certidumbre y eliminarán la posibilidad de revisiones negativas en la percepción de la deuda soberana mexicana.

“Una condición indispensable del marco macroeconómico que sustentará la programación de los ingresos y gastos del gobierno es que sea realista. No hay que olvidar que el aumento del gasto más allá de lo necesario se asocia con pronósticos macroeconómicos y previsiones de ingresos demasiado optimistas”, destacó en su análisis semanal.

La elaboración del Presupuesto de 2018 debe considerar los efectos del periodo electoral, porque hasta el momento se anticipa que será “el más costoso de la historia”; en segundo lugar, agregan, hay que tomar en cuenta que no se espera un mayor crecimiento en los ingresos públicos y está también el hecho de que con la estabilidad de la moneda mexicana se “elimina” la posibilidad de recursos por este concepto.

Otro elemento es que en 2018 no habrá un remanente del Banco de México similar al de 2017, cuando se aportaron 321 mil millones de pesos, recursos que se originaron por la ganancia cambiaria de los activos del banco central durante el 2016; es decir, por la depreciación de 20% del peso, algo que no se espera que ocurra el próximo año.

Por lo anterior, se “eleva la responsabilidad hacendaria de mantener la recaudación”. Pero, si bien la reforma hacendaria aumentó más de 3% del PIB los ingresos tributarios, en 2018 no tendrá los mismos efectos. “La reducción del gasto y del déficit es la mejor opción de política económica para preservar la estabilidad macroeconómica”, señaló y que si se reduce el nivel de deuda y el déficit en cuenta corriente, se equilibrará el tipo de cambio y así se disminuyen las presiones sobre precios.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS