Automatización en la empresa: desafío y oportunidad

Ante este escenario de ventajas y desafíos, es crucial que los directivos estén al tanto de lo que acontece en este ámbito
25/01/2018
03:02
Arturo Orozco Leyva
-A +A

Existen plazas de trabajo que están en riesgo de desaparecer, pero ¿cuáles son y por qué? El reto actual de la inteligencia artificial no está relacionado con que la máquina cobre vida y conciencia e intente dominar al ser humano. En temas laborales, tiene que ver más con aquellos puestos de trabajo que desaparecerán con su llegada.

Hoy existen empleos que podrán ser fácilmente sustituidos por la automatización. Con la introducción del vehículo autónomo, por ejemplo, los servicios de conducción de taxi, mensajería y valet parking estarán en riesgo.

En industrias como la de manufactura, la automatización se verá en procesos específicos de ensamble, sobre todo en los países donde la mano de obra representa un alto costo para las empresas.

Ante este escenario, parecería que la llegada de la inteligencia artificial es una amenaza latente para los trabajadores, pero una gran ventaja para las compañías, ya que podrán reducir su plantilla laboral en el corto plazo.

De inicio, toda actividad mecánica y repetitiva es buena candidata a ser automatizada. Hace unos años no habríamos imaginado a un robot preparando un café al gusto del cliente, pero ahora es una realidad. Baristas, meseros, camareros, anfitriones, agentes de ventas de seguros, analistas de crédito, recepcionistas, cajeros, telemarketers y la maquinaria industrial podrán suplantarse por robots en un corto plazo. El sitio web https://willrobotstakemyjob.com/ muestra porcentajes de los puestos que ocuparán los robots en el futuro.

Pero así como desaparecerán algunas plazas laborales, también se crearán otras. De acuerdo con ManPower Group, en su estudio Reescribiendo las reglas de la interacción multigeneracional, 65% de los empleos que tendrá la generación Z, aún no existe. Sin embargo, se prevé que habrá un rápido crecimiento en la demanda de trabajos como analistas de datos y representantes de ventas.

Gracias a los avances de la inteligencia artificial, la automatización permitirá que las empresas sean más productivas, tomen decisiones con mayor rapidez, reduzcan costos, encuentren nuevas formas de generar valor al consumidor y tengan acceso a oportunidades de negocio que resultaban inaccesibles. También generará nuevos empleos, pues será necesario supervisar la operación y el mantenimiento de los robots.

Por su parte, al dejar de lado las actividades mecánicas y repetitivas, el personal de la empresa aprovechará mejor su creatividad, inteligencia emocional y flexibilidad cognitiva en el trabajo. Además, podrá desarrollar nuevas habilidades en su carrera profesional.

Desgraciadamente, el panorama no es completamente positivo, la concentración extrema de la automatización en las organizaciones puede llevar a una sobreinversión en su afán por resolver todo a través de la tecnología.

Es importante que los empresarios tengan presente que en términos de aprendizaje, los robots aún se colocan muchos escalones debajo de los humanos.

Ante este escenario de ventajas y desafíos, es crucial que los directivos estén al tanto de todo lo que acontece en este ámbito para así sumarse a las mejoras de productividad empresarial.

No es cuestión de temer a la inteligencia artificial, es cuestión de visualizarla como una oportunidad, un vínculo de la relación hombre-máquina que podría producir muchos beneficios si se derriban las barreras que existen entre su conexión, labor en donde la confianza juega un papel preponderante.

 

*Profesor del área de Dirección de Operaciones de IPADE Business School

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS