Tiempo de bien estar

Se encuentra usted aquí

¿Necesitas un coach o un terapeuta?

12/11/2016
11:00
-A +A

 

Muchas personas buscan en los profesionales de la salud emocional y mental orientación con respecto a los cambios en su vida, ansiedades y retos. Con las diferentes opciones en tipos de ayuda que se ofrecen, algunos encuentran difícil elegir. Dos de estas alternativas son la terapia y el coaching. ¿Cuál es el que necesitas? Cada una brinda un tipo de ayuda diferente con propósitos, que si bien coinciden, marcan importantes diferencias.

El coaching en sus variedades (coach de vida, empresarial, ontológico, entre otros) ha surgido en los últimos años como una alternativa para el bienestar. Por otra parte, la terapia (psicoanalítica, humanista, cognitivo-conductual, entre otras) cuenta con décadas de experiencia, investigación, múltiples teorías y métodos de diagnóstico.

¿En qué coinciden el coach y el terapeuta?

El experto en coaching, William B. Cole, dice que el coaching tiene como base teorías y métodos de diversas terapias. Por lo tanto, ambos, el terapeuta y el coach:

  • Utilizan técnicas y métodos de trabajo similares.
  • Hacen un esfuerzo por crear una alianza de colaboración centrada en el cliente/paciente.
  • Forman una relación de escucha empática y profunda, y una comunicación clara y directa.
  • Confían en que el cliente/paciente tiene la capacidad para encontrar soluciones a sus problemas.
  • Generan cuestionamientos y preguntas que ayudan a incrementar el descubrimiento del potencial, las capacidades y el entendimiento de sí mismo.
  • Tienen un compromiso de confidencialidad.
  • Son conscientes de su preparación y de los alcances de su capacitación. Saben cuándo referir a un cliente/paciente con otro profesional.

¿En qué son diferentes el coaching y la psicoterapia?

El coaching, a diferencia de la terapia:

  • Siempre tiene un carácter educacional.
  • Se puede impartir en un ambiente menos estructurado: la oficina del cliente, un café, una sala de juntas.
  • Rara vez hace indagaciones acerca de la familia o la niñez.

La terapia, a diferencia del coaching:

  • Además de enfocarse en los pensamientos y acciones, toma en cuenta las emociones y el sentir de la persona con respecto a su vivencia.
  • Busca sanar heridas emocionales presentes y pasadas que afectan el bienestar y el buen funcionamiento de la persona.
  • Se enfoca en la mente consciente y en la inconsciente.

¿Cómo saber si necesitas un terapeuta y no un coach?

Con la idea equivocada de que ir a terapia es para personas con serios problemas emocionales y mentales, muchos eligen con mayor facilidad trabajar con un coach. Sin embargo, ésta no es siempre la mejor decisión. Las siguientes señales, propuestas por los Doctores en Psicología Daniel J. Reidenberg y Mary Alvord, indican que necesitas un terapeuta y no un coach:

  • Pasas mucho tiempo en tus sesiones de coaching hablando de tus emociones negativas y las situaciones estresantes de tu vida. Tus emociones son de una gran intensidad y te llevan a la parálisis o a ver todo como catastrófico.
  • Recientemente has pasado por una situación traumática: muerte de un familiar, ruptura amorosa, pérdida del trabajo, y no puedes dejar de pensar en ella.
  • Tienes síntomas que los médicos no pueden explicar: dolores de cabeza recurrentes, problemas estomacales, baja respuesta inmunológica, resfriados frecuentes, ansiedad.
  • Tu familia, amigos o compañeros de trabajo te notan con problemas para concentrarte y un bajo ánimo inusual que te impide disfrutar lo que normalmente te es agradable.
  •  Te cuesta encontrar un propósito a tu vida o tienes una sensación general de infelicidad.
  • Tus relaciones son tensas y tus amigos han manifestado su preocupación por ti.
  • Tiendes a la fragilidad emocional o a la impulsividad.
  • Reaccionas de forma defensiva o demasiado sensible a la crítica constructiva.
  • Tienes temores o fobias difíciles de erradicar.
  • No avanzas en la solución de conflictos y constantemente vuelves a los mismos temas que te tienen bloqueado.
  • Evitas hablar con tu coach de ciertos temas, por miedo o vergüenza.
  • Crees sufrir de depresión, ansiedad o adicciones.
  • Tienes reacciones emocionales muy fuertes, positivas o negativas, hacia tu coach, y esto interfiere con el buen funcionamiento de la asesoría.

¿Cuáles son algunas ventajas de la terapia sobre el coaching?

  • Detrás de la terapia hay un marco teórico, una metodología e investigación para apoyar su aplicación.
  • Un terapeuta puede llevar a cabo el tipo de intervenciones y hacer las funciones de un coach: definir metas, formular un plan de intervención, informar al cliente/paciente de sus avances, proveer estructura, aliento y apoyo. Pero el coach no puede hacer muchas de las funciones de un psicoterapeuta.
  • El proceso formativo de un terapeuta requiere de un largo proceso de estudio y experiencia. En la mayoría de los casos, la formación requiere por lo menos de 100 horas de sesiones del tipo de terapia en cuestión. La vivencia del futuro terapeuta como cliente/paciente forma parte del proceso de aprendizaje.
  • Un terapeuta está preparado para intervenir en caso de crisis emocional durante el proceso terapéutico y para tratar todo tipo de emociones relacionadas con las vivencias pasadas del paciente/cliente.
  • Un terapeuta es un psicólogo profesional con formación de posgrado en cierto tipo de terapia. Su entrenamiento no se reduce a unas cuantas semanas de capacitación o a un diplomado.
  • Los cambios y beneficios suelen ser mucho más duraderos. Un proceso de psicoterapia suele tomar más tiempo que uno de coaching, pues aborda temas mucho a mayor profundidad.

Te invito a compartir tus pensamientos, historias y preguntas en la sección de comentarios. Sígueme en Facebook y Twitter. Lee mi libro Cómo simplificar tu vida.

 

A través de este blog deseo proporcionarte ideas útiles para tu vida diaria. Cada post te ayudará a comprender un conflicto emocional diferente y a vislumbrar opciones de solución.

Comentarios