Cero Varo
Economía para simples mortales

Se encuentra usted aquí

Black Friday Vs. Buen Fin: los contrastes

7
En EU, descuentos netos pero con euforia consumista que ha dejado muertos; en México, pagos a plazos y trucos como el reetiquetado
13/11/2015
04:10
-A +A

Dice la leyenda que tras el caos y tránsito causados por los compradores de Philadelphia en noviembre de 1975, fecha cercana al Día de Acción de Gracias, tanto la prensa estadounidense como la policía local describieron tal aquelarre como un “viernes negro”.

Los comerciantes prefieren explicar que el “negro” se atribuye al cambio de números “rojos” que dejan las altas ventas del llamado Black Friday, que desde 2011 tiene su versión mexicana con El Buen Fin, aquí con el impulso del gobierno y la iniciativa privada.

Para el presente año, más de 35 mil empresas se alistan para ofrecer promociones y descuentos que oscilan entre el 5 y el 40%, según ha informado esta semana la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco).

Se supone que tal fin de semana funciona para incentivar el consumo y reactivar la economía, además del beneficio para los compradores de adquirir los productos que necesitan con los mejores precios. Aunque en la realidad, no siempre resulta ser así.

Para empezar, la versión nacional mantiene diferencias (a veces desfavorables) con la versión original, además de que los comercios suelen utilizar estrategias “muy a la mexicana” para atraer clientela y no precisamente con beneficios para los consumidores.

Basta recordar que en 2014, la Profeco recibió casi 600 quejas de distintas tiendas departamentales y de autoservicio, mientras que más de 70 establecimientos de plano fueron suspendidos por diversas irregularidades que repasaremos en este post.

Tampoco es que el viernes gringo sea la panacea: también pueden reportarse abusos y en la euforia de los compradores se han registrado incluso muertos. Veamos…

Allá rebajas netas… aquí pagos a plazos

En México, los compradores tienen todo un fin de semana -este año del 13 al 16 de noviembre- para comparar anaqueles y animarse a desembolsar su dinero por algún producto.

El problema es que los comercios suelen ofrecer descuentos paupérrimos y las promociones más bien se enfocan en meses sin intereses y mensualidades fijas, esquemas de pago que con cualquier retraso se traducen en deudas que resultan ser más caras.

* Leer post: Meses sin intereses y mensualidades fijas, las diferencias

Incentivan también las compras en bloque, el famoso "2x1" que no precisamente es descuento, ya que condicionan la compra al tener que adquirir otros artículos. La misma Profeco reconoce que "aunque el costo unitario es menor, el desembolso efectuado es mayor".

Ahora bien, en Estados Unidos los consumidores sólo tienen un día para comprar, pero los descuentos llegan a ser significativos, incluso de hasta 70% en distintas marcas, con beneficios para el establecimiento pero al menos también para el cliente.

Tal parece que los mexicanos ven mayor beneficio en las facilidades de pago que gastar al contado por una verdadera oferta, lo que sacrifica competencia a favor del crédito.

Lo realmente negro del "viernes negro"

Aunque las rebajas netas en el país vecino explican la euforia desatada, nada justifica los heridos e incluso muertos registrados en tal fecha.

Hordas de ansiosos compradores en espera de la apertura de las tiendas y los posterior estampida con sus empujones para arrebatarse la mercancía, son escenas que de inicio pueden provocar risa, pero que ya han cobrado la vida de siete personas.

Por cierto que en 2013 surgió una macabra página web que recopila notas periodísticas sobre las víctimas y un contador que hasta ahora lleva actualizados 98 heridos. Un recordatorio en línea de las consecuencias de la locura consumista.

* Consultar aquí: http://blackfridaydeathcount.com

Y lo negro del Buen Fin: la deshonestidad

Resulta triste que en un periodo que puede beneficiar tanto a la oferta como a la demanda las malas prácticas terminen por pervertir ese objetivo general.

No faltan los trucos como el reetiquetado, donde se “inflan” los precios para supuestos descuentos, dejando al producto con el costo que tenía siempre. También las típicas promociones anunciadas por los medios pero que al llegar a la tienda no existen, esto con el fin de que el cliente permanezca en sus locales y sucumba ante gastos no planeados.

Todas estas tramposas estrategias incluyendo publicidad engañosa, condicionamiento de venta y no respetar términos ni condiciones, pueden denunciarse ante la Profeco.

* Consultar aquí: http://elbuenfin.profeco.gob.mx/

Cabe agregar que también durante estos fines de semana se incrementa hasta en 100% el denominado “robo hormiga” ante la gran afluencia de compradores, según advierte ALTO México, firma especializada en prevención de delitos patrimoniales.

En un comunicado, recomienda mantener las pertenencias a la vista, no descuidar la bolsa en el carrito de compras y procurar llevar una sola tarjeta de crédito.

Pero no todo es tan malo en el Buen Fin

En las anteriores líneas enumeramos las muchas desventajas que todavía tiene este programa en México, pero hay sorpresas que pueden resultar interesantes.

Recordemos que no todo son pantallas, videojuegos o teléfonos móviles. Diversos recintos culturales ofrecerán descuentos, por lo que es una buena oportunidad para visitarlos. El museo Franz Mayer brindará entradas al “2x1”, por ejemplo. Lo mismo el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, con un costo especial de $60 , por mencionar otro caso.

Otra participación interesante es la de Hacienda a través de su sorteo, en donde los consumidores tendrán acceso a la devolución de hasta 10 mil pesos del monto de sus compras. La bolsa asciende a 500 millones de pesos para casi 150 mil personas que utilicen tarjetas de crédito -pero también de débito- según lo anunciado por el SAT.

* Consultar: http://www.sat.gob.mx/sorteoelbuenfin

¡Suerte en sus compras! (fotografía del post, César Gómez)

SÍGUEME EN TWITTER / LÉEME EN BLOGGER

Periodista egresado de la UNAM, con estudios en la Facultad de Economía hasta que el diario EL UNIVERSAL se cruzó en su camino, aunque regresó después a la ciencia económica con un posgrado de...

Comentarios