¿México en paz?

Se encuentra usted aquí

Coahuila: El fantasma del abstencionismo

07/08/2017
00:00
-A +A

El pasado 4 de junio se vivió en Coahuila la elección más competida de su historia, y aunque fueron muchos los factores políticos y sociales que hicieron de esta contienda la más reñida de todas, fueron estos mismos factores los que dejaron ver la enorme apatía en la que aún vivimos muchos coahuilenses, ya que sólo 6 de cada 10 acudieron a las urnas en las pasadas elecciones.[1]

Competidas, pero poco concurridas, es el diagnóstico real de una elección que sigue arrastrando al fantasma del abstencionismo elección tras elección, ya que la participación ciudadana se mantiene prácticamente igual, a pesar del alto costo que sigue representando para los contribuyentes el sostenimiento del instituto electoral y los partidos políticos en el estado.

Pero ¿Porque que algunos ciudadanos todavía se resisten a votar?, para responder esta pregunta es necesario conocer el trasfondo de la percepción de las personas en el tema electoral.

En la antesala de las elecciones, Mitofsky realizó un estudio sobre la confianza que tenían los mexicanos en las instituciones[2] a finales del 2016, en este informe la institución en la que menos confiaban los ciudadanos, fueron los partidos políticos con una calificación de 4.8, la puntuación más baja en doce años.

También reprobados y con calificaciones históricamente bajas, resultaron los representantes del poder ejecutivo con 5.1, legislativo con 5.0 y judicial con 5.8, haciendo evidente la grave crisis por la que atraviesan los actores y principales instituciones del sistema político mexicano.

La decepción creciente en el sistema democrático, se hace evidente debido a que los ciudadanos ya no confían en sus representantes, ni en las instituciones que se encargan de darle sentido a la democracia en México.

Coahuila no es la excepción, ya que tan solo en la ciudad de Torreón, resultado de una encuesta de percepción[3], el 75% de los ciudadanos considera importante salir a votar, pero sólo 2 de cada 10 personas participa en alguna asociación civil, mientras que los 8 restantes deciden no participar porque no les interesa o porque no tienen tiempo. Reprueban también el desempeño de las autoridades, pero en contraste sólo el 20% de los habitantes conoce el nombre de algún regidor, dejando en claro que gran parte de los ciudadanos sigue pensando que la democracia empieza y termina el día de las elecciones.

Este pensamiento errado, es en gran parte el culpable de que el ciclo democrático no pueda concretarse, ya que por un lado tenemos a gobernantes que no construyen política pública a través de consensos ciudadanos y por el otro, ciudadanos que se mantienen indiferentes y apáticos en el ejercicio del gobierno, participativos en el mejor de los casos el día de las elecciones pero pasivos en las actividades cívicas cotidianas.

 

La posible anulación de las elecciones

Recientemente una encuesta de Reforma, reflejó que casi 7 de cada 10 coahuilenses creen que hubo fraude en estas elecciones, y una gran mayoría respalda la anulación de los comicios, dejando por los suelos la confianza ciudadana en el Instituto Electoral de Coahuila.

Pero más allá de las impugnaciones, la guerra sucia entre partidos y la poca credibilidad que se tiene en ellos, estamos los ciudadanos, de quienes se extraerán más recursos para pagar otro proceso electoral, recortando recursos del erario que pudieron haber sido destinados para construir más hospitales o escuelas que tanta falta hacen en el estado, o entregar más becas para los jóvenes, que fueron los más decepcionados en estos comicios.

Ante los crecientes escándalos de corrupción, los malos manejos del erario público y las crisis sociales que seguimos viviendo, es importante reflexionar como sociedad: Y después de votar ¿Qué sigue?, sigue el despertar de los ciudadanos, que a través de la transparencia vigilen el ejercicio del gobierno, sigue mantener el compromiso de organizarse para realizar tareas que beneficien a la sociedad, sigue el esfuerzo por erradicar la corrupción desde abajo. En pocas palabras, más allá de las urnas, el camino de la democracia sigue y ya es tiempo de empezar a caminar.

 

Luis Alfredo Medina López

David Ruelas Sarmiento

Equipo de Investigación del Consejo Cívico de las Instituciones, A.C.

@CCILAGUNAAC @alfredomedina92 @RuelasDavers07 @ObsNalCiudadano

 

[1]  Instituto electoral de Coahuila, resultados elecciones 2017

[2] Mitofsky, México confianza en las instituciones 2016

[3] Observatorio de la laguna, edición diciembre 2016

El Observatorio Nacional Ciudadano es una organización de la sociedad civil que vincula a las organizaciones civiles para potenciar su incidencia en las políticas y acciones de las autoridades.

Comentarios