Manolita
Historias de sabor

Se encuentra usted aquí

Cada uno de mis platillos es un homenaje a mi hijo: Adela Aguilar

17/04/2017
18:08
-A +A

Adela se levanta todos los días muy temprano y dirige sus pasos al mercado central de Cuernavaca, ahí compra todo lo necesario para cocinar y tener alimentos frescos para sus clientes.

La cocinera ha cambiado ya en dos ocasiones de local, pero su buena sazón es el motivo por el que los comensales la han seguido, unos huauzontles en caldillo rojo son la mejor opción, según ella misma dice para los viernes de cuaresma -pero para que no se aburra la clientela hago chiles rellenos de queso y a últimas fechas hasta tortitas de quiote y de flor de jamáica en dos salsas y pozole de garbanza con camarón.

Pero lo que sí nunca puede faltar es el pozole el sábado y el menudo para los desvelados en domingo. Cocinar dice Adela es su vida -paso horas frente al fogón; y abro y cierro una y otra vez mi maricona para hacer tortillas; muy temprano pongo a nixtamalizar mi maíz, para llevarlo a moler, a eso de las siete de la mañana ya estamos en el molino para que nos dejen la masa como a mí me gusta, no sabe que satisfacción siento cuando ya la tengo preparada, sé que la gente viene a mi humilde cocina porque les tengo tortillitas recién hechas todos los días.

Así pasa la vida de esta cocinera y continúa platicando –ahora he guardado semillas de varios chiles, mire usted- entonces enseña un bote grande como de dos kilos casi lleno de semillas- son de chile ancho, de pasilla, de mulato, de cascabel y hasta de árbol, llevo ya todo este bote para molerlo pronto en el metate y hacer un pipian de semillas queda tan bueno en carne de puerco, acompañado de sus ayocotes de la olla, que vienen desde Santa María y de Temixco para llevarlo; cuando los hago dejo un poco en la cazuela y les agrego los ayocotes los pongo a que echen el último hervor junto con el pipián y al final le agrego unas rebanaditas finas de rábano, lechuga y los dejo para la familia, así nos acordamos de mi hijo mayor, que los disfrutaba tanto.

El falleció hace algunos años, pero aquí estoy como él quería, echándole ganas a la vida, por eso me he impuesto poner mi cocinita y mantenerla abierta pase lo que pase, era su ilusión, no saben cuántas veces me dijo que pusiéramos un negocito de comida, que mi sazón era único y que lo traía de nacimiento.

Ha de haber tenido razón el chamaco, a mí nadie me enseñó a cocinar, fueron los golpes de la vida los que me llevaron a la cocina desde niña, ahí pasaba horas viendo como mi mamá molía el nixtamal en el metate y como le iban arrimando los chiles para que también los moliera para el mole; aquello se me fue quedando en esta cabeza y así cuando me case le dije a mi marido que sabía cocinar muy bien ¡Que va a ser! No sabía cocinar ni un huevo, pero así como si fuera una película dentro de mi cabeza, cerré los ojos y me acorde como lo hacían en la cocina donde trabajaba mi mamá… y que me sale bien los huevitos, entonces, pensé que como quiera me podía defender, pues resulta, que, según años después me dijo mi suegra que el sazón lo trae uno desde que nace en la punta de la lengua, que se nace con el buen gusto y hay quienes estudian y leen libros y muchas otras cosas, pero por más que le hacen nunca llegan a tener ese paladar, con el uno llega a este mundo, así es que como le iba diciendo esta humilde cocina, en la que paso la mayor parte de mi vida, es como un homenaje a mi hijo que se me quedo dormido y nunca más despertó, era su ilusión y ahora aquí estoy con mucho gusto porque seguro que él está aquí todos los días echándome porras para que la gente venga a disfrutar de mis gorditas de chales, de las tortillas recién hechas, de mis moles y de mis pipianes y una que otra vez hasta de algún postre si el tiempo me lo permite.

 

Manolita Recomienda. - Ayer inició la 42 edición del Tianguis Turístico de México, en su quinto año de itinerancia, regresa a Acapulco sede en la que se realzó de manera permanente hasta el 2012. Los pronósticos para México según ha informado el secretario de turismo federal Enrique de la Madrid, son favorables para el presente año. La aportación del turismo al Producto Interno Bruto, es cerca del 9 por ciento. Como si eso fuera poco el superávit es de 9,300 millones de dólares, lo que ha servido para dar soporte al tipo de cambio de la moneda mexicano con respecto al dólar. Los pronósticos para este año, en materia de venta de producto turístico se espera sean exitosos y que rebase lo vendido en el 2016, por lo pronto hay 84 países que participan con compradores y habrá más de mil expositores ofertando producto turístico.  

 

 
Apasionada de México y su cultura, estudió Sociología en la UNAM, se ha dedicado por más de 15 años a difundir y promover los atractivos turísticos, culturales e históricos de nuestro país a través...

Comentarios