TÉ Y CAFÉ
Reporte desde China

Se encuentra usted aquí

Mientras tanto en el cine...

El Rey mono es el personaje principal de una de las obras cumbres de la literatura clásica china, llamada “Peregrinación al Oeste”, del escritor Wu Cheng
31/07/2015
00:00
-A +A

El mero mero de la taquilla cinematográfica china este verano es el Rey Mono. ¿Y quién es ese chango? dirán ustedes. Ah, pues resulta que el Rey Mono es uno de los personajes de ficción más antiguos y famosos de toda China. Su historia se ha llevado al cine cientos de veces en versiones animadas, con actores y de diversas maneras. Pero la más reciente película, animación y 3D, ha rotó todos los récords en taquillas, y ha superado por fin a la que hasta ahora era la película animada más taquillera en China, Kung Fu Panda.

Tal vez vale la pena mencionar que acá todavía no se estrenan ni Inside Out, la más reciente de Pixar, in la película de los Minions (por cierto, minion en chino se dice 小黄人xiaohuangren, o pequeños seres amarillos, así nomás).

El Rey mono es el personaje principal de una de las obras cumbres de la literatura clásica china, llamda “Peregrinación al Oeste”, del escritor Wu Cheng, quien vivió durante la dinastía Ming, pero los eventos los ubica durante la dinastía Tang (618-907), que es por todos los chinos hasta la actualidad considerada como la dinastía donde las artes florerieron en su máxima expresión.

La novela trata de un grupo de peregrinos en su viaje al oeste para buscar los sutras sagrados que han de llevar la iluminación del budismo al reino de Tang. Durante la travesía, los viajeros enferentan miles de aventuras, y de todas ellas salen bien librados gracias principalmente al mono Sun Wu Kong. Es por supuesto una ficción que mezcla inmisericordemente los mundos real y ficticio, aparecen Buda, Lao Tse, dragones, bodisatvas y diosas a diestra y siniestra, pero vale la pena leer los cuatro tomos que conforman la versión en español. Es, de las obras clásicas de la literatura china, la más accesible, por ser muy entretenida.

Y por eso mismo se presta para que de ella se hayan hecho cientos de versiones cinematográficas. Y a los niños les encanta, porque el mono es irreverente y poderoso. Es como un super héroe.

A China llegan las grandes producciones occidentales completamente desfasadas, por ejemplo, ahora en cartelera está The Imitation Game, la protagonizada por Benedict Cumberbatch y Kiera Knightly. Y el resto son producciones chinas de géneros diversos, pero repetidos.

“Comedias románticas de trama muy simple, dramas sobre la invasión japonesa, películas de acción, de policías, provenientes de Hong Long, en realidad es muy angosto el espectro de génermos que el cine chino produce e impulsa. Yo creo que si quieren llegar al mercado occidental, tendrían que empezar por explotar otros géneros”, me dice mi amigo Rob Hemsly, inglés quien trabajó como experto en cine para el departamento de inglés de Radio Internacional de China durante cinco años.

Es cierto, las producciones chinas terminan siendo aburridas, repetitivas e incluso una copia de lo que hace algunos años triunfó en Hollywood, sobre todo en los llamados “chick flicks”, las comedias románticas dirigidas al público femenino.

Bueno, pero hay otros ejemplos de películas chinas buenas que han triunfado en occidente, ¿o no? Ahí están por ejemplo Héroe, El tigre y el dragón, La casa de los cuchillos voladores.

“Sí, son las grandes películas épicas, históricas o de kung fu, el género de artes marciales que también es muy explotado, con sus trajes brillantes, pero esas son las que podríamos llamar ‘películas de prestigio’, el tipo de filmes que dirigiría Zhang Yimou, que se reproducen hasta el infinito y después de un tiempo se vuelven aburridas”, me refuta Rob.

Lo que en opinión de mi amigo hace falta, y coincido con él, son dramas sociales, relacionados con asuntos sociales que capturen no sólo la atención sino el corazón de la gente, y no sólo en China, sino a nivel internacional. Somos seres humanos, queremos ver personajes con los que nos podamos identificar.

Rob me recomendó una película, Blind Mountain, de 2007, dirigida por Li Yang. La busqué, la encontré y la vi. Realmente impactante, relata de manera cercana, casi personal, camara al hombro, como quien se mete a la inmidad de los personajes, la historia de una joven mujer que es secuestrada por una comunidad rural para que se case con uno de los hombres de ahí.

Pero ese tipo de dramas sociales de la vida real no van a ser impulsados por China para que la gente del resto del mundo los vea, porque hablan de la realidad china, y la realidad no siempre es buena, y china quiere que todo el mundo vea lo buenos que son.

De hecho, según me cuenta Rob, el director se vio obligado a cambiar el final de su película, y ponerle uno donde China no quedara tan mal parada, para que el gobierno autorizara que saliera del país y pudiera presentarse en festivales como Cannes y Sundance.

 

Carmen González, periodista mexicana especializada en viajes y turismo. Locutora y productora de radio. Actualmente trabajo para el departamento de español de Radio Internacional de China. Vivo en...
 

COMENTARIOS