Cómo nació el Autódromo Hermanos Rodríguez

El proyecto de titulación de un ingeniero civil y un poco de suerte dieron origen al Autódromo Hermanos Rodríguez
Cómo nació el Autódromo Hermanos Rodríguez
Antes de ser la pista más importante de México esa parte de la ciudad era un basurero
22/02/2018
18:14
Rodolfo Sánchez Noya
-A +A
 

Estimados aficionados al emperador de los deportes (el automovilismo, si es que no lo tienen claro), les tengo un comentario sobre algunas preguntas que me han hecho llegar a mi correo y que agradezco muchísimo, pues contestaré paulatinamente en esta columna. La primera de ellas sobre la historia de quién construyó el Autódromo Hermanos Rodríguez. Sin embargo, responderé a estas preguntas en las líneas siguientes como recientemente lo hemos hecho en este espacio, disfrutando un delicioso café con un muy buen amigo y aficionado a los autos. 

En esta ocasión fue mi estimado Óscar Fernández Gómez Daza, quien me comenta que para titularse como ingeniero civil en 1955 presentó un proyecto con el nombre de “Pista de Carreras Gran Premio de México”. Sin embargo, para su sorpresa, lo sinodales le comentaron que no lo podrían evaluar, pues no conocían nada sobre automovilismo. No obstante, debido a su buen trabajo en la teoría de ingeniería, el proyecto fue aprobado por unanimidad. 

quien_construyo_el_autodromo_hermanos_rodriguez.jpg

Me expresó que la idea de este proyecto de titulación surgió de la noción de que no había una pista de carreras profesional en el entonces Distrito Federal y, que por fortuna personal, había recorrido ciudades como Indianapolis, Washington, Berlín y otros lugares donde existían circuitos que ya era emblemáticos en la incipiente escena del automovilismo mundial. 

Señala que, luego de ver las pistas de velocidad de aviones del ejército norteamericano, decidió pensar en el trazo de un autódromo que incluyera tribunas, torre de control, escapes de pista y, al conocer al director de Obras Públicas del Departamento del Distrito Federal (Gilberto Valenzuela), consideró que este podría ser un proyecto que trascendería de lo académico. 

De esa manera, le obsequió una copia de su tesis a  Gilberto Valenzuela, mismo que le presentó el proyecto al presidente Adolfo López Mateos para posteriormente aprobar la construcción en un terreno que originalmente había sido obsequiado al comediante Jesús Martínez (Palillo). Esta área, desde entonces ha funcionado como una  unidad deportiva donde se practican diversos deportes y, a pesar de que en su origen nunca estuvo planeada la construcción de una pista de carreras de autos, se hicieron las adaptaciones necesarias para realizar la base de lo que hoy conocemos como el Autódromo Hermanos Rodríguez

Es curioso que este terreno se transformara de tal manera, pues tan solo unos años antes esta área de la Magdalena Mixhuca era el lindero del vaso de Texcoco, un tiradero de basura, que ya en funcionamiento como circuito de carreras pasaba la factura, pues la pista tenía siempre variaciones en el asfalto a causa de los gases que se habían mantenido contenidos en su uso previo. Actualmente, esto no es visible, pues la pista está construida bajo los más exigentes estándares del asfalto que exige la Federación Internacional de Automovilismo. 

como_surgio_autodromo_hermanos_rodriguez.jpg

Considero a esta historia una muy interesante, porque hay que reconocer la visión y mérito del ingeniero Óscar Fernández, quien este año cumplió 91 años y que, gracias al apoyo del ingeniero Gilberto Valenzuela y el presidente López Mateos lograron tan importante proyecto para el futuro del automovilismo nacional. 

Me parece atinado señalar que el presidente Adolfo López Mateos era un entusiasta de los autos deportivos y asistió a la inauguración del autódromo en 1959, donde se llevó a cabo una competencia denominada “Los 500 kilómetros de la Ciudad de México”, misma que ganó Pedro Rodríguez a bordo de un Volvo. En la clase menor el triunfo se lo llevó Alberto del Campo y en tercer lugar se colocó Ricardo Rodríguez con un Alfa Romeo TI. 

En la siguiente ocasión, les compartiré otras historias y dudas que me han hecho llegar. Haga de su auto un deporte, ¡no un peligro!

[email protected]
@altavelocidadtv

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS