Chevrolet Cavalier 2018 ¿Superará a su antecesor?

Este modelo, ícono de los 90, ya está en el mercado mexicano, estas son sus versiones, precios y nuestras primeras impresiones
17/08/2017
16:53
Christian Pérez Vega
-A +A

¡Ah, qué buenas décadas fueron esas de los 80 y 90! Con todo y tormentas macabras relacionadas con conflictos políticos y económicos. Recordamos esos años por  detalles tan simples y geniales como los ‘pepsilindros’, los tenis Panam, el buen rock de Soda Stereo y su “Persiana americana”, Rostros Ocultos (y su legendario ‘qué poca maaaadre’ en “El Final” o los Tacvbos  y “La Ingrata”, entre una larga, larga lista de buenas rolas. También algunos autos marcaron esa época y  hoy son una leyenda: el Neón, el Dart y, claro, el Cavalier, mismo que hoy regresa a la gama Chevrolet.

 Desde que la armadora estadounidense anunció que reviviría a su leyenda, muchos nos emocionamos y recordamos esos Cavalier de los 90 (que fue cuando en México tuvo su mayor auge) con versiones como el Z24 o el delicioso sonido de la versión con motor V6 de 3.1 litros; ambos unos  aviones, y más con su paquete deportivo. 

cavalier02.jpg

Este modelo, objeto de deseo de muchos jóvenes de esa década, llega al mercado mexicano a partir de la última semana de agosto con una fórmula bastante arriesgada pero muy interesante y polémica. En efecto, el primer punto de discusión es su lugar de origen: la planta de GM en Wuhan, China. Muchos mexicanos aún desconfían de los productos de ese país, a pesar de que en los últimos años se ha demostrado un importante avance en términos de calidad y tecnología. 

Por otro lado, también se ha cuestionado el segmento y el lugar dentro de la gama Chevy en el que el Cavalier 2018 se coloca, pues según la marca  llega a un espacio entre el Sonic y Cruze de nueva generación. Casi podríamos decir que es  una opción de entrada a la gama Cruze, con un motor más modesto  de 1.5 litros y 4 cilindros, acoplado a una transmisión automática de 6 velocidades que genera una potencia de 107 caballos de fuerza y 104 lb-pie de torque. Y con buen nivel de equipamiento y materiales. Esto también se aprecia en las dimensiones, pues recordemos que está fabricado en la plataforma Delta II, la cual fue utilizada para la generación anterior del Cruze. 

cavalier07.jpg

El precio es otro punto delicado, pues la versión de entrada (LT) está en 283 mil 900 pesos y la Premier sale por 311 mil 900, mientras que el precio de entrada del Cruze de nueva generación es de 289 mil pesos, obviamente con un equipamiento menor pero con un motor más capaz, nueva tecnología en plataforma y otros elementos que lo separan del Cavalier.

Muchas personas, lejos de tener objeciones en torno al diseño (el cual resulta, en general, agradable), más bien alzan la ceja a causa del motor. La marca justifica su postura al respecto diciendo que es un auto pensado para el uso familiar y en ciudad; por ello, presumen un gran rendimiento de 19.3 km/l. En carretera, ni hablar, se queda con un desempeño no más que cumplidor. Es decir, que a pesar de que solo pesa alrededor de mil 200 kilos lo suyo no es la agilidad, el dinamismo y los arranques poderosos.  

cavalier10.jpg

En cuanto a equipamiento, cumple de igual manera, desde el ‘infoentretenimiento’ hasta la seguridad. Desde la versión LT integra un panel de instrumentos para el conductor con pantalla 3.5 pulgadas a color; computadora de viaje y controles de audio y teléfono al volante; un sistema de audio de cinco bocinas y woofer; entrada USB y auxiliar desde la versión LT. El equipamiento Premier incluye sensor de presión de llantas, asientos con insertos de piel, pantalla de 7 pulgadas con Chevrolet MyLink y quemacocos. 

En cuanto a seguridad, destaca por sus frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS, cuatro bolsas de aire y sensores de estacionamiento traseros, control de estabilidad electrónico StabiliTrak, asistencia en pendiente hill start y estructura de cuerpo-marco-integral (y en los pilares A y B) fabricada en acero de alta resistencia en 67%, así como vigas anti-colisión en las puertas, también producidas con acero de alta resistencia. 

Creemos que el gran reto de este Cavalier 2018 está en llenar las llantas del Cavalier original, y que no se quede apenas en un mal intento, como pasó con el Neon (que en realidad es un Fiat) o el Dart. 

Solo el tiempo y los conductores dictarán su suerte. Veremos cómo le va a este renovado modelo. ¿Lo logrará? 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios