aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Busca el diálogo con los jóvenes

El acercamiento con las nuevas generaciones, ejercicio prioritario para Carlo Petrini en su viaje a México
Jueves 14 de febrero de 2013 Rubén Hernández y Alejandra R. Barragán | El Universal10:29

Carlo Petrini, figura estratégica del pensamiento contemporáneo a partir de su intensa labor dentro del movimiento Slow Food en vías de una alimentación sustentable, regresa a México para su participación en el congreso Mesaamérica 2013, del 20 al 22 de mayo, y al que también asisten personalidades de la talla del chef danés René Redzepi, cuyo restaurante Noma es calificado como el número uno, de acuerdo con la reconocida Guía S. Pellegrino.

Previo al Congreso Internacional de Slow Food 2007, en Puebla, y que reunió a más de mil líderes de este movimiento mundial, Carlo Petrini estuvo en 2006 en nuestro país  recorriendo los estados de Oaxaca, Michoacán y Chiapas, donde tuvo oportunidad de conocer e interactuar con comunidades de productores involucrados en la preservación de productos mestizos y técnicas de producción tradicionales de la región.

   

“Estamos hablando de ecogastronomía. Al principio la gente pensaba que sólo éramos un grupo de señores dedicados a los placeres de la mesa. Creo que hemos podido expresar que somos mucho más que eso. Slow Food es el eslabón entre la ética y el placer. Es la exaltación de la diferencia de los sabores, la producción alimentaria artesanal, la pequeña agricultura, las técnicas de pesca y de ganadería sustentables”, comenta Petrini, quien ha sido condecorado por la Reina Isabel II de Inglaterra como El Comunicador del Año en el 2005 por su promoción y protección de la biodiversidad en el mundo a través de la ecogastronomía.

MÁS ACCIÓN EN MÉXICO

Para la chef Alicia Gironella, presidenta de Slow Food en México, la visita de Petrini reviste una especial importancia, ya que no es algo que pueda gestionarse de un día para otro.

“Creo que ha sido importantísimo que la invitación haya venido de Enrique Olvera. Es fundamental la labor de esta nueva generación de cocineros. Yo puedo tener influencia en ese sentido, pero es también verme como la ‘abuelita de la cocina’. Enrique es un chef muy joven que ha tenido ya la oportunidad de estar en Terra Madre, de ver y compartir la importancia de trabajar con los productores. Esas son las personas que pueden ser significativas para Slow Food y sus propuestas: los que conocen la dinámica, las ideas, y pueden entender su relevancia en México.

   

“Lo más importante para Carlo Petrini es seguir sumando fuerzas a partir de un liderazgo; convivir y hablar con los jóvenes, de manera que se transmita esta filosofía de vida que es parte de México. Y es que como dice Petrini, ‘todo México es Slow Food, pero nadie lo está entendiendo’”, indica Gironella.

Añade que en México hay personas y comunidades que han asumido el pensamiento Slow Food, que tienen su propio huerto, por ejemplo, pero todos trabajan por su cuenta, no hay un interés y una participación para tareas en conjunto, del mismo modo que se carece de una actitud de afiliarse formalmente a este movimiento que carece de fines lucrativos.

“Cuando empezamos con el movimiento Slow Food en México era muy diferente. La gente no entendía mucho, pero había mayor iniciativa. Por eso creo, como es el interés de Petrini, que es imprescindible trabajar con los jóvenes y tener más contacto con productores. Petrini no viene a la fiesta, sino precisamente en busca de un mayor acercamiento con estos grupos”, precisa Gironella.

   

De acuerdo con Andrea Amato, responsable de Slow Food para América Latina, en Italia hay más de 35 mil afilados, mientras que en México no sobrepasan los 350. Brasil cuenta con 800 afiliaciones.

“No podemos quejarnos por la presencia de los productores mexicanos en encuentros como Terra Madre; sin embargo no hay crecimiento en la cantidad de asociados a Slow Food”, expone Amato.



PUBLICIDAD