aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Cuatro Ciénegas, al borde de la desertificación

El valle de Cuatro Ciénegas resguarda en sus acuíferos agua fósil de aproximadamente 220 millones de años, es decir, contiene la historia de la evolución del planeta; sin embargo, la zona se está desertificando rápidamente debido a las actividades humanas

La desertificación amenaza a Cuatro Ciénegas. (Foto: Archivo El Universal )

Martes 19 de junio de 2012 Redacción | El Universal01:18
Comenta la Nota

El valle de Cuatro Ciénegas, Coahuila, es considerado como uno de los humedales más importantes de México y del mundo, debido a que en sus acuíferos se encuentra agua fósil de aproximadamente 220 millones de años, en donde habitan microorganismos que han existido a lo largo de importantes cambios en el planeta Tierra. Se trata de un lugar único, porque guarda en los genes de los microorganismos que allí habitan, la historia de cómo cambió el planeta, no una, sino varias veces.

Sin embargo, de los cuatro humedales que existían en ese valle, ya no queda ninguno sin perturbar, porque desde hace 60 años se perforó el manantial principal para la captación de agua empleada en sistemas de riego, señaló Valeria Souza Saldivar, investigadora del Instituto de Ecología de la UNAM.

La doctora en ecología advirtió que la desertificación amenaza a Cuatro Ciénegas, porque la región, que de por sí presenta una tendencia natural a la degradación por sus características áridas, está secándose rápidamente debido a las actividades humanas, lo que rompe el equilibrio del ecosistema.

Ello obedece, explicó, a que el agua no se utiliza de una forma sustentable y que si bien en Cuatro Ciénegas está protegido cada pez, nadie defiende el agua y lo que es peor, en México no existe ninguna ley que proteja este valioso recurso.

Souza Saldívar apuntó que el 80 por ciento del agua que se desperdicia en todo el mundo viene del agua mal regada, por lo que es necesario aprender cuánto se riega en el desierto y tomar cada gota como el elemento que define la vida, no como algo que se desperdicia y que no cuesta.

"Necesitamos pensar que el agua es el elemento que define la vida y, por lo tanto, es mucho más importante que el oro, el petróleo y que cualquier cosa de color verde dólar", enfatizó.

Desertificación y actividad humana en Cuatro Ciénegas

El programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, define la desertificación como la degradación de tierras áridas, semiáridas y subhúmedas. Este fenómeno lleva a la desaparición casi irreversible de la vegetación y tiene como consecuencia la aceleración de la erosión, así como la pérdida progresiva de las superficies agrícolas y ganaderas.
El valle de Cuatro Ciénegas se ubica en la zona central del Estado de Coahuila y pertenece a la región hidrológica Bravo-Conchos. La existencia de manantiales dentro y alrededor del área propició que la agricultura, la ganadería y el turismo se constituyeran en las principales actividades económicas del valle, aprovechando el recurso hídrico que ofrece. Sin embargo, actualmente, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, la condición actual del acuífero superior en ese lugar ya es de sobreexplotación.

La doctora Souza indicó que los pozos que se utilizan para la agricultura en la zona interrumpen el ciclo del agua dentro del acuífero, provocando que los humedales de Cuatro Ciénegas se sequen, pues estos necesitarían de lluvias torrenciales para abastecerse, pero en la región llueve poco debido a que es una zona árida.

Ciclo del agua: motor de Cuatro Ciénegas

Para Valeria Souza basta con entender el ciclo hidrológico dentro del acuífero para comprender cómo los humedales se mantienen gracias a la existencia de tal proceso hídrico: "El agua se guarda entre las rocas con diferente afinidad a los minerales. Algunos de estos son impermeables y, como la arcilla, hacen vasijas cerradas; no obstante, la arcilla de Cuatro Ciénegas está muy maltratada por el tiempo, está toda rota por dentro y tiene muchos huequitos donde guarda el agua. Debajo de la arcilla de Cuatro Ciénegas, hay lava. Entonces, el agua atrapada entre las rocas entra en contacto con el calor, se sube caliente y rica en azufre, lo que deshace la roca calcárea de encima. El humedal se moja, vuelve a meter el agua y regresa", explicó la especialista.

El problema de los canales de agua para uso agrícola es que captan el agua por medio de pozos y rompen con el ciclo: el agua ya no regresa, lo que ha provocado que los humedales se estén secando.

Tenemos que aprender a usar el agua y Cuatro Ciénegas es un ejemplo de cómo hacer desarrollo sustentable, cómo tener invernaderos de alta tecnología y sembrar lo que es correcto. Tenemos que aprender a vivir en un mundo más agreste, con menos agua, y Cuatro Ciénegas nos tiene que enseñar la forma de vivir en el desierto, concluyó la investigadora.


Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

 

 

gpdm



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD