aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Sequía es recurrente y prevenible: IG-UNAM

Sólo un país que le da la misma importancia a lo social, a lo económico y a lo ambiental puede comenzar a pensar en un desarrollo sustentable, afirma Víctor Magaña Rueda, del Instituto de Geografía de la UNAM, quien encabeza un proyecto para desarrollar un Sistema de Alerta Temprana frente a la sequía

La sequía, afirman, es un fenómeno predecible y por lo tanto, la mejor manera de preparse para ella es cuando aún no se presenta. (Foto: Archivo )

Martes 28 de febrero de 2012 Redacción | El Universal05:28
Comenta la Nota

La severidad del impacto de las sequías en la población radica en las acciones que no se han implementado para prevenir la aparición de los desastres, afirmó Víctor Magaña Rueda, investigador del Instituto de Geografía de la UNAM, quien subrayó que la sequía se va a ir y eventualmente va a regresar, pero no puede suceder que una vez que se vaya pensemos que se acabó el problema, por ello, la mejor época para enfrentarla es cuando no la hay.

Señaló que las sequías, al ser recurrentes, siempre encuentran un contexto diferente en la vulnerabilidad de cada país, por lo que las acciones que deberían llevarse a cabo en México son la creación de instituciones enfocadas a este asunto, así como fomentar la cultura del agua y promover políticas públicas que nos hagan menos vulnerables a los episodios de sequía.

Asimismo, subrayó que la parte del centro sur de México debería tomar acciones preventivas después de ver la severidad de los problemas que está enfrentando el norte y poner en marcha, desde ahora, medidas ante una posible sequía en el valle de México.

"Las sequías, aunque son un fenómeno natural, se caracterizan por una disminución significativa de lluvias y, por lo tanto, pueden presentarse en todo el país, pues no son características de una región en particular", advirtió.

Por ello, dijo, es necesario llevar a cabo medidas estructurales como el mejoramiento de los sistemas de riego o sistemas de distribución y de reuso de agua más eficientes, para que el país esté preparado ante la llegada de un fenómeno de esta naturaleza.

Para el especialista en ciencias atmosféricas, una labor de los científicos será investigar cómo mejorar la información sobre clima para inducir esas acciones de prevención, pues si los datos que se tienen no son confiables, no serán utilizados para prevenir, y sólo se responderá ante episodios de desastre y se seguirá pensando que la sequía es algo atípico e imprevisible, en lugar de saber que siempre ha existido, es recurrente y se pueden tomar acciones para aminorar su impacto.

Una de estas acciones de prevención consiste en la creación de un Sistema de Alerta Temprana frente a la sequía, el cual no sólo daría pronósticos sobre su aparición, sino que trabajaría con distintas instituciones para saber qué acciones implementar en el caso de que se presente una sequía, qué sugerencias hacerle a la población en el manejo del agua, a la agricultura y ganadería, así como con qué severidad se deben tomar las acciones. Estos sistemas que ya existen en otras partes del mundo, aunque son una respuesta casi emergente al aviso de que habrá sequía, reducen los costos que ésta puede tener.

Las acciones que se propongan deben de estar construidas sobre la base de la confianza en la información que se está entregando, dijo el doctor Magaña Rueda, para lo cual se debe fortalecer las capacidades de instituciones como el Servicio Meteorológico Nacional.

Al respecto, el investigador señaló que uno de los principales problemas que surgen para lograr este objetivo es la falta de recursos humanos capacitados, así como la carencia de espacios laborales. Por lo que una idea que se tiene desde hace tres años es la creación de un centro de investigación sobre la sequía en donde se daría oportunidad a los jóvenes investigadores para participar en la generación de conocimientos sobre este proceso natural, lo cual redundaría en mayores beneficios a la población.

"Hay que tener mejores autoridades, con verdadero conocimiento de las cosas. Uno no puede tener gente que no entienda bien de qué se trata el problema, que desconozca cuáles son las capacidades que existen en materia de ciencia, en problemas relacionadas con el clima.

Mientras los países más avanzados, o los que han salido del subdesarrollo, invierten en ciencia y tecnología, en México no se quiere invertir. Sólo un país que le da la misma importancia a lo social, a lo económico y a lo ambiental, en el mismo nivel, puede comenzar a pensar en un desarrollo sustentable", destacó.

Un fenómeno recurrente

"En realidad, venimos sintiendo sequía desde 2011 y parte del 2012 con gran severidad, pero, de acuerdo a lo que se sabe, este año van a volver las cosas poco a poco a lo normal, porque el conocimiento de qué procesos son los que dominan una condición de sequía nos hacen pensar que lo que la está produciendo se va a ir debilitando", apuntó Víctor Magaña.

Añadió que cuando una sequía se presenta es porque se altera la humedad que llega de los océanos, es decir, si ésta es menor hay menos posibilidades de lluvia y mayores probabilidades de sequía, pues las circulaciones en la atmósfera están relacionadas con las temperaturas en el océano.

El investigador explicó que para el norte de México, cuando el Atlántico está anómalamente cálido (2 o 3 grados centígrados por encima de lo que tiene que ser su temperatura en superficie) y en el Pacífico dominan condiciones relativamente frías, esas circulaciones se ven modificadas de tal modo que tiende a llover más hacia el centro sur de México, pero menos hacia el norte.

Por lo tanto, cuando estas condiciones se invierten y el Atlántico está frío y el Pacífico caliente, en el norte llueve más y en el centro sur menos.

"Esto hace que el clima aproximado tenga periodos cada 10 o 20 años, como si fuera un sube y baja, es decir, hay mucha lluvia en el norte, menos lluvia en el sur o menos lluvia en el norte, más lluvia en el sur. Todas las sequías que hemos podido documentar en el siglo XX funcionan así", indicó.

Aunque se ha llegado a pensar que el cambio climático tiene que ver con las sequías que se presentan en todo el mundo, el doctor Magaña Rueda explicó que detectar si el clima está cambiando no es tan complicado, por lo que el gran reto al que se enfrentan los científicos es conocer a qué se deben estos cambios en la atmósfera: si es un proceso global, es un fenómeno natural o la combinación de ambos.

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM.

ml



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD