aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Causas de un Tsunami

La propia fuerza del terremoto, la dirección de las ondas sísmicas, la topografía del fondo marino... es lo que lo determina

ONDAS SÍSMICAS Este tipo de sismos no se ven influenciados por las condiciones meteorológicas . (Foto: Archivo )

Lunes 01 de noviembre de 2010 Redacción | El Universal00:57
Comenta la Nota

Van dos ejemplos para situar el estado de la cuestión.

El pasado 27 de febrero, un terremoto de 8.8 grados de intensidad sacudió Chile. La energía liberada fue tal que bastó, entre otras cosas, para desplazar más de tres metros al oeste la ciudad de Concepción.

De inmediato, se declaró la alerta de tsunamis en todo el Pacífico.

Las olas gigantes, se dijo, barrerían durante los días siguientes todo lo que encontraran a su paso, desde las costas chilenas hasta el mismísimo Japón. Hawai, donde se esperaba uno de los mayores impactos, vivió días de auténtico pánico, y miles de personas abandonaron a toda prisa las zonas costeras.

Pero nada de eso ocurrió. El anunciado tsunami no llegó a producirse, y no hubo más catástrofes naturales asociadas a aquél sísmo, a pesar de que su intensidad fue más que suficiente para alimentar maremotos a gran escala.

En segundo lugar tenemos el caso contrario. El último terremoto de Indonesia, un temblor de 7,7 grados provocó, esta vez sí, un tsunami que ha causado cientos de víctimas e incontables daños materiales. Y esto ha venido a suceder justo en una zona que es especialmente sensible a este tipo de catástrofes.

Un área del mundo en la que, tras el desastre de 2004, con más de 100 mil víctimas mortales, se han tomado todas las precauciones posibles para predecir la llegada de olas asesinas y evitar sus consecuencias. Sin embargo, ni la más compleja red de detectores, ni toda una constelación de costosísimos satélites especialmente dedicada a monitorizar el océano, han servido para evitar más muertes.


De acuerdo al portal abc.es los científicos concluyen que algunos terremotos provocan tsunamis, pero otros no.

Los factores a tener en cuenta son varios: la propia fuerza del terremoto, la dirección de las ondas sísmicas, la topografía del fondo marino... Una serie de circunstancias y escenarios que, a menudo, marcan la diferencia entre la vida y la muerte.

Intensidad del sismo

La magnitud del terremoto, por ejemplo, es la medida de la amplitud de la mayor de las ondas sísmicas que produce. Y el reciente terremoto de Indonesia estaba justo en el umbral de magnitud que se considera suficiente para generar un tsunami.

"Los terremotos por debajo de 7.5 grados generalmente no provocan tsunamis", asegura el geofísico Don Blakeman, del Centro Nacional de Vigilancia Geológica de los Estados Unidos. "Sin embargo, sabemos de terremotos de magnitud 6 que han causado tsunamis locales, más pequeños y menos destructivos".

Por lo que sabemos, un terremoto provoca un tsunami cuando la actividad sísmica causa el movimiento vertical de las masas de tierra que hay a lo largo de las líneas de falla. Esto es, la tierra que está cerca de los bordes de las placas en que está dividida la corteza terrestre.

Cuando alguna parte del fondo marino se desplaza verticalmente, o empieza a moverse alternativamente hacia arriba y hacia abajo, también se desplaza la columna de agua que tiene justo encima. Un movimiento que crea, a su vez, una onda de energía que impulsa el agua hacia arriba. Al contrario, los terremotos que mueven el terreno horizontalmente tienen muchas menos probabilidades de generar tsunamis.

De hecho, cuando la energía de estos seísmos empuja las placas en sentido horizontal, el agua no se ve afectada, y el tsunami no se produce, independientemente de la intensidad del terremoto.

Luego está la cuestión de la altura que puede llegar a alcanzar un tsunami. Y eso, el hecho de que una ola tenga tres o quince metros, depende de cómo el movimiento vertical de la tierra causado por el terremoto interactúe con la topografía del fondo marino en su recorrido hacia la costa.

Ese factor, opinan los investigadores, basta para amplificar el tamaño de las olas del tsunami durante su viaje. «Cuando viaja en alta mar -explica Bakeman- un tsunami se mueve normalmente a una velocidad que está entre los 800 y los 1.000 km. por hora, prácticamente la misma de un avión a reacción. Pero a medida que se acerca a tierra esa velocidad disminuye». Los fondos costeros más bajos producen olas más altas. Y al contrario.

Por último, y en contra de la creencia popular, los tsunamis no se ven influenciados por las condiciones meteorológicas. Su energía procede del movimiento brusco de los fondos marinos, y eso no varía, o lo hace muy poco, con el tiempo que encuentren durante su viaje.

 

erb /fml



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD