aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los Museos más visitados de San Juan

Historia, arte y cultura; no se puede visitar Puerto Rico sin conocer los museos que le dan una identidad a su gente

MUSEO FELISA RINCÓN DE GAUTIER La casa de la ex alcaldesa de San Juan, tiene 200 años de historia y la entrada es gratuita. (Foto: Especial )

Martes 28 de julio de 2009 El Nuevo Día/GDA | El Universal08:45

Nuestra capital, justo en la Ciudad Amurallada del Viejo San Juan, ofrece infinidad de museos para visitar. Tantos que un solo día no sería suficiente para verlos todos a cabalidad.

La variedad es tan amplia que hay alternativas para los chicos, los amantes de la historia, los que gustan del arte y también de la música.

Además, recorrer las calles adoquinadas del Viejo San Juan es una experiencia romántica y que transporta a cualquier visitante a cientos de años atrás en nuestra historia. En esto son de vital importancia las angostas calles, las murallas y fortificaciones testigos de constantes ataques, la arquitectura neoclásica y colonial de los edificios, y el sentido de pueblo pequeño con todo lo necesario (heladerías, supermercado, farmacias y decenas de restaurantes) que proporciona el Viejo San Juan y permite pasar allí todo el día.

De Viaje le ofrece una reseña de un puñado de estos museos, algunos de ellos gratuitos, para que se anime a visitarlos. Y aunque no lo crea puede visitar la mayoría de ellos en un día si su condición física y la cantidad de personas que le acompañan se lo permite.

Lo ideal, según aconseja la ayudante administrativo de la Oficina de Turismo del municipio de San Juan, Marisol Vélez, es que usted defina cuál será su recorrido. Una vez haga esto puede comunicarse con la Oficina, que ofrece guías turísticos gratuitos que le pueden acompañar.

Otra opción es consultar con la Oficina sobre los recorridos que ya acostumbran a hacer y reservar su fecha. Nuestra guía fue la amable Ednalee Meléndez.

Museo del Niño de Puerto Rico

Este es el paraíso para los pequeños. Una vez llegan aquí no quieren irse. Los tres pisos del lugar le proporcionan diversión de la mano de conceptos educativos. Es así que en el primer piso ofrecen un área de exploración para los más pequeños.

En el segundo piso se destacan los temas de salud y de cultura. Lo nuevo es una sala de lectura y otro lugar favorito por los chicos es el destinado a manualidades denominado "Hazlo con reciclaje". Allí pueden hacer bolitas rellenas con arroz crudo que sirven para liberar la tensión o marionetas peculiares a las que llaman "personajes de la tierra".

El museo cuenta con exhibidores para niños no videntes. Ese es el caso de una pared que permite recrear la silueta del cuerpo y que el niño o niña pueda palparla con sus manos.

En el tercer piso las atracciones giran en torno a la naturaleza y el ambiente. La recreación de una cueva muestra las estalactitas, estalagmitas y hasta petroglíficos que abundan en estas formaciones.

El ciclo del agua puede ser apreciado por los chicos en una mesa que muestra todo el proceso mientras el agua corre sin parar.

"Reforzamos lo que es la conservación del agua y fomentamos el trabajo en equipo", dice el coordinador de eventos, Antonio de Jesús.

Casa Museo Felisa Rincón de Gautier

Al entrar a este museo se respira, se siente y se ve un cúmulo de historia. Para empezar el lugar fue la residencia, por dos años, de la respetada ex alcaldesa de San Juan, Felisa Rincón de Gautier, después de dejar el cargo y la estructura tiene más de 200 años. La entrada al museo es gratuita.

La casa tiene tres niveles, pero sólo dos están disponibles para que el público sepa más de la vida de Rincón Gautier. Una foto enorme de la ex alcaldesa cuando tenía 49 años lo recibe a la entrada.

Un mueble, original de la residencia, en un costado de lo que fuera la sala, guarda celosamente algunos abanicos de Doña Fela, como cariñosamente se le conocía. También contiene las actas del cabildo y algunos libros históricos de San Juan como "Historia de la capital de Puerto Rico" de Francisco Zeno.

Antes de llegar al segundo piso verá una escultura de San Juan Bautista, que era propiedad de la ex alcaldesa y la donó a la fundación que lleva su nombre.

En el segundo piso, al que se llega por una escalera en forma de caracol, encontrará más abanicos de Doña Fela. Por ejemplo, la casa museo posee el que usó en su boda, que tiene más de 60 años, uno que le regalaron los soldados boricuas que vinieron de Corea y otro con motivos religiosos que pertenecía a su abuela materna.

Justo donde están esos abanicos en dos armarios está el juego de sala que perteneció a Doña Fela hecho en caoba y con cuatro mecedoras de pajilla.

Un majestuoso juego de comedor de seis sillas de pajilla con una lámpara Tiffany original está ubicado en otro salón. Allí hay gabinetes que guardan los espejuelos que usaba Doña Fela, su bastón y hasta el pequeño cuatro que le regaló don Masso Rivera.

Hasta el juego de cuarto que pertenecía a Doña Fela se encuentra en el segundo piso con una variedad de sus vestidos y pelucas.

Por ser Doña Fela la primera alcaldesa mujer del país por 22 años y quien transformó la capital, abundan las medallas, reconocimientos y condecoraciones de distintos gobiernos e instituciones del mundo.

Las fotos dan muestra de su obra. Por ejemplo, puede apreciar las fotos del histórico momento en que la alcaldesa trajo nieve a Puerto Rico a bordo de un avión o de los centros maternales que creó y que luego emuló Eleanor Roosevelt dando paso a los ahora conocidos Head Start.

 

Museo de las Américas

Este museo es poco conocido y está justo en el Cuartel de Ballajá. Así que al caminar por el área podrá apreciar El Morro, sus garitas y una vista imponente de la Bahía de San Juan.

Una vez en el interior del museo, sepa que el recorrido puede tomarle poco más de dos horas. Contiene las salas permanentes: Artes populares en Las Américas, Santos de Puerto Rico, Conquista y Colonización, la Herencia Africana y el Indio en América. En cada una de ellas hay amables guías que le explican el contenido de las exhibiciones.

Esta última ofrece una idea clara de la vida y cultura de 22 grupos indígenas de América como los Piaroa de Venezuela y los Piapoco de Colombia.

Una de las cosas que más llama la atención a los pequeños es la exhibición de una cabeza humana encogida, práctica de tribus violentas caza cabezas del Amazonas.

En la sala Herencia Africana se conoce más de esta cultura mediante la música, la religión y el proceso de esclavitud al que fueron sometidos nuestros antepasados. Los recortes de periódicos de la época de conquista dan cuenta de la legalidad que tenía la esclavitud para aquel entonces.

La sala denominada Conquista y Colonización muestra, entre los artículos que se exhiben, el bastón que utilizara Ramón Emeterio Betances. La sala de Artes Plásticas es uno de las favoritas para quienes reviven el ayer al ver en tamaño real una casa jíbara.

Galería Nacional

Aquí en cuatro salas se recoge el quehacer artístico pictórico del siglo 18 y el 19. La estructura albergaba antes el antiguo convento de los dominicos, ello explica el uniforme de los guías: blanco y negro.

Lo recibe un altar mexicano meticulosamente decorado para dar paso a la sala de Arte Virreinal. Recuerde que Puerto Rico fue parte del desarrollo del arte virreinal.

Campeche y Oller tienen su espacio aquí como dos de los dos mejores artistas del siglo 18 y 19 en Las Américas. Hay unos 28 óleos de José Campeche entre los que se encuentran La Piedad, La Virgen del Carmen, La Virgen de la Merced, el Niño Juan Pantaleón y el retrato del Gobernador Ustariz.

Tómese el tiempo de buscar en cada cuadro cada detalle plasmado allí por el maestroCampeche.

Le siguen los cuadros de Francisco Oller y algunos de sus discípulos como Manuel Jordán, Félix Medina y Julio Medina.

La tercera sala recorre cuatro décadas del siglo 19 con piezas de Ramón Frade, Oscar Colón Delgado y Luisina Ordóñez, una artista poco conocida pero que por sus pinceladas atrevidas es digna de estudio. También encontrará en esta sala talla de santos.

En la cuarta sala que ilustra la pintura moderna verá piezas del maestro Rafael Tufiño como su Goyita y una pieza no muy conocida del pintor llamada El Embarazo. Otros artistas también tienen trabajos allí como Luis Germán Cajiga, Carlos Raquel Rivera y José Antonio Torres Martinó. Este es uno de esos museos que al culminar el recorrido sentirá que visitó una joya escondida en la capital, que vale la pena descubrir.

Museo de San Juan

La entrada a este museo es totalmente gratuita. Pero sepa que aunque es museo desde 1979 antes el lugar fue plaza del mercado (1857-1941), luego hogar juvenil (1935), almacén militar (1941), Plaza de la Compañía Agrícola de Puerto Rico (1947-1949) y, por último, División de Educación de la Comunidad (1950-1975).

Actualmente tienen una exhibición hasta septiembre próximo en la cual ilustran todas estas etapas por las que atravesó el lugar antes de convertirse en museo.

La exhibición permanente muestra la historia de la ciudad de San Juan. Para ello cuentan con murales y televisores que ofrecen detalles históricos.

Museo Pablo Casals

Aunque no sea amante de la música, éste es un museo a visitar para aprender un poco más de Pablo Casals, su vínculo con nuestra Isla y por qué celebramos anualmente un Festival Casals desde 1956.

Posee dos exhibiciones y cada cuatro meses son cambiadas, explica el curador José Delannoy.

Casals nació en España, pero su madre -doña Pilar- nació y fue criada en Puerto Rico. Casals regresó a la patria de su madre en 1955 y se quedó a vivir aquí. En ese período fundó la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico.

El museo recoge recuerdos de este famoso violonchelista e inclusive en el segundo piso tienen una colección audiovisual de los festivales Casals. Y si usted desea puede escuchar uno de esos recitales. El museo cuenta con algunos de los innumerables reconocimientos, fotos y pertenencias de Casals. Por ejemplo, exhiben su piano corto Hamilton, el estuche de su chelo, partituras originales y la pipa del compositor.

"La atmósfera que tratamos de crear aquí es la de un museo íntimo. Un espacio pequeño, pero confortable", comenta Delannoy.

Casa Ramón Power Giralt

Actualmente es la sede del Fideicomiso de Conservación y la entrada es gratis. La estructura -que data del siglo 18- es considerada una de las de mayor valor histórico en Puerto Rico. Allí nació Power y Giralt.

De Power y Giralt, nuestro primer representante en las cortes de españolas, tienen un mural con su bibliografía.

El Fideicomiso ofrece allí una exhibición interactiva denominada "Ojo Isla" en la que conocerá de su visión, misión y propiedades.

Podrá ver una exhibición de nidos de algunas de nuestras aves y escuchar el canto de cada una de ellas. También verá instrumentos musicales que provienen de nuestro ambiente.

lob / mzr



PUBLICIDAD