aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




La India, tierra de supersticiones

En la India, hasta los menos creyentes y más educados prefieren, al menos para las grandes decisiones de sus vidas, consultar a un astrólogo y conocer los augurios que acompañan a sus planes
Sábado 11 de julio de 2009 EFE | El Universal00:44

Desde el nacimiento de un bebé o la elección de carrera profesional y de pareja para el matrimonio, las supersticiones, muchas de ellas basadas en creencias astrológicas o religiosas, siguen influyendo todas las decisiones importantes de la vida en la moderna India.

El astrólogo decide con qué letra debe comenzar el nombre que eligen los padres para bautizar a sus hijos y atraer así atraer la buena suerte y hasta qué debe estudiar, así como con quién debe casarse y cuál es el día de mejores auspicios para emprender la vida matrimonial.

En declaraciones, el astrólogo Arun Verma, de profesión ingeniero, aseguró que "si alguien intenta ir en contra de su horóscopo, como por ejemplo si una pareja quiere casarse sin que sus horóscopos aseguren compatibilidad, seguramente fracasará" y "sólo un milagro lo podrá hacer funcionar".

Quienes no pueden casarse son los "manglik", "malditos" para el matrimonio según la astrología india, que únicamente pueden buscar como pareja a otro "manglik" y, si desafían su destino, se arriesgan a una temprana viudedad.

En la India, hasta los menos creyentes y más educados prefieren, al menos para las grandes decisiones de sus vidas, consultar a un astrólogo y conocer los augurios que acompañan a sus planes.

"La gente me consulta sobre todo para matrimonios, la educación de los niños o la carrera profesional", dijo Verma.

Los expertos indios en astrología ofrecen una gran variedad de soluciones para los problemas que paralizan la vida de los individuos, entre ellas la "terapia" de las piedras preciosas, que por suerte en la India tienen un precio bastante barato.

"Para el éxito en la educación recomendamos anillos de esmeraldas o se utilizan diamantes para conseguir una vida lujosa", explicó Verma.

"Hay otras soluciones como, por ejemplo, si queremos bajar el efecto negativo de algún planeta que se muestra demasiado fuerte en un horóscopo, les recomendamos dar algo relacionado con él para caridad, o sumergir algo en un río o hacer una ceremonia religiosa con oraciones para pacificarlo", añadió.

Aparte de la astrología, las supersticiones basadas en creencias hindúes como colocar un dibujo del dios con cara de elefante, Ganesha, o el símbolo de la esvástica en color rojo en la puerta de casa para que traigan fortuna, también son muy frecuentes en este país.

Otras escenas comunes son las caras de demonios o las cuerdas de limones y guindillas para proteger los hogares del mal de ojo.

Hay indios que pueden posponer para otro día un trabajo importante si se cruzan con un gato negro o que pasarán la jornada desolados si se les cae un vaso de leche o se les rompe un espejo.

En cambio, esperarán una visita si se derrama el agua o un cuervo grazna en su balcón.

"Lo que haga una mujer embarazada durante un eclipse afectará a su niño. Si está cortando algo, como verduras, su hijo nacerá con marcas de tajo, y si sale a la luz, nacerá con problemas de vista", aseveró el periodista Subhash Akhil.

"Estas cosas no son meras supersticiones, sino una ciencia", mantuvo a Efe un alto cargo de una empresa de fertilizantes, R.P.Singh, de 56 años.

No sólo los mayores se dejan influir por la superstición, que también afecta a la vida de la India más joven.

"Se dice que la gente que practica magia negra pone cuerdas de limón y guindillas en la calle para pasar sus males a otros. Yo si encuentro una, prefiero no pisarla, ¡por si acaso!", explicó a Efe Paramjeet Singh Arora, de 24 años, que lleva un anillo de plata con perla para que le traiga prosperidad.

"Mientras no me cree problemas, estoy bien con ello. Puedo llevar un número indeterminado de anillos, si de verdad me funcionan", manifestó.

Sin embargo, también hay jóvenes que han conseguido escapar de las garras de estas creencias populares.

"Yo no creo en estas supersticiones. Creo que la gente que no quiere trabajar duro se inclina por ellas", criticó Harsh Mehta, residente de los alrededores de Nueva Delhi.

mzr



PUBLICIDAD