aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Yucatán, origen del chile habanero

Con la publicación de la Declaratoria General de Protección de la Denominación de Origen Chile Habanero de Yucatán, este producto se suma a otros como el tequila, el mezcal, el café Veracruz y la talavera de Puebla, que ya cuentan con este beneficio

Habanero, ingrediente producido en Yucatán. (Foto: www.sxc.hu )

Jueves 16 de octubre de 2008 Notimex y Sipse.com | El Universal14:47

Tras varios años de gestión de los productores y autoridades de esa región del país, este viernes se publicó en el Diario Oficial de la Federación la declaratoria que otorga la protección prevista en la Ley de la Propiedad Industrial a dicho producto en pasta, deshidratado y salsas.

De acuerdo con la agencia Notimex, la denominación de origen para el chile habanero, que también buscaron los gobierno de China, Corea y España, es el registro oficial del producto en el cual se establecen características como la situación geográfica, condiciones climáticas y particulares que lo hacen único en comparación con otros similares.

De acuerdo con la declaratoria, los requisitos mínimos de calidad, componentes, formas de extracción, procesos de elaboración o producción, y los modos de empaque, embalaje o envasamiento del "Chile Habanero de Yucatán", serán los que fije la Norma Oficial Mexicana (NOM) que emita la autoridad competente.

El Estado mexicano será el titular de la denominación de origen, por lo que ésta sólo podrá usarse mediante autorización que expida el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) a las personas físicas o morales que reúnan los requisitos para ello.

El IMPI por conducto de la Secretaría de Relaciones Exteriores tramitará el registro de la denominación de origen para obtener su reconocimiento en el extranjero conforme a los tratados internacionales.

La producción estimada de Chile Habanero en todo el país es de tres mil 390 toneladas al año; esta actividad agrícola genera 300 mil empleos directos.

Otros productos protegidos por la denominación de origen son el tequila (1977), Olinalá (1994), mezcal (1994), talavera (1997), bacanora (2000), café Veracruz (2000), ámbar de Chiapas (2000), sotol (2002), charanda (2003), mango ataulfo (2003) y el café Chiapas (2003).

¿Qué es la denominación de origen?

En un boletín de noviembre de 2000, Luis Miguel Hernández, de marcas.com.mx, explica así la importancia de la denominación de origen:

De acuerdo al artículo 156 de la ley de la Propiedad Industrial mexicana, una denominación de origen es el nombre de una región geográfica del país, que sirve para designar un producto originario de la misma, y cuya calidad o características se deban exclusivamente al medio geográfico, comprendiendo en éste, los factores naturales y los humanos.

Este tipo de signos distintivos son especiales porque a diferencia de una marca, la cual tiene como finalidad distinguir productos o servicios entre genéricos, las denominaciones de origen, otorgan protección a los genéricos mismos.

Un ejemplo tradicional y claro de una denominación de origen, es el Tequila, que distingue esa clase de bebida espirituosa de otras, mientras que las marcas, permiten distinguir al público consumidor entre un tequila y otro.

Las denominaciones de origen nacieron en la antiguedad gracias a la gente que ocupaba su tiempo en la producción de ciertos bienes, cuyo cuidado en su elaboración hacían del producto una característica de la región en donde se producía y en consecuencia surgió la necesidad y el derecho de otorgar protección a su titular contra aquellas personas ajenas a la región que pretendieran imitarla.

En México una legislación paternalista todavía, obliga a que la titularidad de las denominaciones de origen se atribuya al Estado, mientras que en la mayoría de los países, los titulares son los productores del bien.

La importancia de la denominación de origen es extrema en el mundo, sin embargo, en México, el desarrollo de las mismas es muy pobre, precisamente por la intervención del Estado y particularmente por la falta de asociación entre productores, si se le compara con países como Francia que tiene casi 700 denominaciones de origen protegidas a nivel nacional e internacional.

mjgj



PUBLICIDAD