aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Aumenta Villa del Carbón superficie forestal gracias al manejo sustentable

La localidad logró en los últimos 15 años que su superficie forestal se incrementara del 10 al 65 por ciento del término municipal, al tiempo que los agricultores locales aumentaron sus ingresos
Viernes 15 de agosto de 2008 EFE | El Universal09:47

Villa del Carbón, Estado de México, se ha convertido en un ejemplo de manejo sustentable de recursos naturales al multiplicar por seis su superficie forestal en los últimos 15 años, en un país que pierde cada año más de medio millón de hectáreas de bosques.

La localidad logró en los últimos 15 años que su superficie forestal se incrementara del 10 al 65 por ciento del término municipal, al tiempo que los agricultores locales aumentaron sus ingresos.

El detonante de este cambio fue la reforma en 1992 de la legislación forestal estatal, que hasta entonces prohibía la tala de árboles para su aprovechamiento maderero, explicó hoy el alcalde, Ernesto Chavarría.

La ley ocasionaba que hubiera "un exceso de pastoreo, constantes incendios forestales y una tala clandestina de forma indiscriminada", motivada por la necesidad de los vecinos de obtener recursos económicos, explicó.

Uno de los primeros en aprovechar el cambio legal fue Antonio Román Rueda, hoy de 50 años y presidente de la Asociación de Silvicultores del Alto Pánuco.

"En un curso que hice en Canadá me di cuenta de que producir lo tradicional: maíz, haba, fríjol, no era rentable, y que el mejor aprovechamiento para mi terreno era plantar árboles", en su mayoría pinos, comentó.

"Al principio mi familia y mis vecinos no lo entendían. Me preguntaban si iba a comer follaje y piñas, pero después vieron los resultados", prosiguió.

Antonio, cuya primera cosecha fue de 20 árboles, tiene plantados 250 mil y sólo para la campaña de Navidad sacará a la venta tres mil.

Frente a los mil pesos anuales (unos 100 dólares) que obtenía anteriormente por cada hectárea de maizal, Antonio logra en la actualidad unos ingresos de 250 mil pesos (unos 25 mil dólares) por hectárea en un periodo de cinco años.

A juicio de Enrique Durand, representante de la Secretaría Medio Ambiente (Semarnat) en la zona, el caso de Villa del Carbón revela las posibilidades de México como potencia forestal.

"México tiene un déficit anual de seis mil millones de dólares en madera que importa (...) cuando el 70 u 80 por ciento del territorio es potencialmente forestal", criticó.

En este municipio, de unos 40 mil habitantes, se estima que sus bosques generan aproximadamente 10 mil empleos, no sólo vinculados a la silvicultura sino también a negocios colaterales.

Rustika es el nombre de una empresa familiar dedicada a la producción de muebles que tiene su sede en el municipio y que también se beneficia de la producción local de madera.

"Sólo trabajamos con madera de pino y la mayoría la compramos del ejido local", explicó, Amador Alanis, responsable de este negocio, que genera unos ingresos semanales de entre 12 mil y 15 mil pesos (entre mil a mil 300 dólares).

El caso de Villa del Carbón tiene una relevancia especial en México, que cada año pierde más de medio millón de hectáreas de bosques y sufre deforestación en el 90 por ciento de su territorio, según datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Para contrarrestarlo, el presidente mexicano, Felipe Calderón, ha lanzado el programa Proárbol, con un presupuesto anual de más de 400 millones de euros y que se plantea como meta en 2007 reforestar 400 mil hectáreas y desarrollar plantaciones forestales comerciales en 100 mil adicionales.

La iniciativa ha sido criticada por la asociación ecologista Greenpeace, que ha tildado de "fraude" esta reforestación por considerar que utiliza en el 49 por ciento de los casos plantas cactáceas ajenas a los ecosistemas en lugar de árboles autóctonos.

jigh



PUBLICIDAD