aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Cómo prevenir el cáncer de seno?

Además de las revisiones regulares, la autoexaminación y la cirugía radical, existen otras medidas para reducir el riesgo
Lunes 19 de mayo de 2008 El Universal09:14

Existen varias medidas para reducir el riesgo de padecer cáncer de seno, entre las que se incluyen las revisiones regulares, la autoexaminación y las mamografías oportunas, las cuales aumentan las posibilidades de detectar el cáncer en sus primeras etapas, cuando es más tratable.

¿Pero qué hay de la prevención? Además de una cirugía radical, ¿existen medidas para reducir el riesgo?
Pues sí las hay.

Es verdad, señala una nota de The New York Times, que factores inmutables como la genética, el historial médico familiar y el simple hecho de ser mujer, determinan gran parte del riesgo de cáncer de seno. Y, como sucede con todos los cánceres, ese riesgo aumenta con la edad: las posibilidades de que una mujer de 30 años desarrolle cáncer de seno en un periodo de 10 años son menores a 1%, una en 234, mientras que una mujer de 60 años tiene un riesgo de 3.5%, o una en 28.

Sin embargo, actualmente existe evidencia sólida de que el estilo de vida también puede jugar un papel importante. Las decisiones que tienen un efecto incluyen la cantidad de alcohol que se bebe (nada es lo mejor), la cantidad de actividad física (entre más mejor) y si toma o no hormonas (entre menos mejor). Los doctores también recomiendan a las mujeres mantener un peso bajo puesto que la obesidad aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de seno durante los años postmenopáusicos.

"El cáncer de seno es una enfermedad relacionada con la cantidad de estrógenos en el cuerpo", dijo Heather Spencer Feigelson, directora de epidemiología genética de la Sociedad de Cáncer de Estados Unidos, y esos factores aparentemente disímiles --alcohol, actividad física y hormonas-- afectan los niveles de estrógeno y otras hormonas.

"Hay cosas que no se pueden cambiar, como la primera menstruación y el historial familiar", señaló la doctora Carolyn D. Runowicz, directora del Centro Integral del Cáncer Carole y Ray Neag del centro de salud de la Universidad de Connecticut, refiriéndose a dos factores de riesgo bastante conocidos: la menstruación temprana y tener un pariente cercano con cáncer de seno. "Pero puedes cambiar muchas otras cosas. Sólo necesitas conocimientos e información".

Estas son sus recomendaciones:

-Indague en el historial de su familia y, aun cuando no existan casos de cáncer de seno, tome precauciones; no olvide que los genes de este tipo de cáncer provienen de ambos lados de la familia, no sólo de la madre.

Tratándose de familiares, las señales de peligro son el cáncer de seno premenopáusico, cáncer de seno bilateral (en ambos senos) y cáncer ovárico, comentó el doctor Larry Norton, subdirector de los programas de cáncer de seno del Centro para el Cáncer Memorial Sloan-Kettering. Pero incluso cuando nadie en la familia lo haya padecido, eso no garantiza que esté segura, agregó Runowicz. De hecho, sólo 10% de los pacientes con este tipo de cáncer lo tienen en su historial familiar.

-Reduzca la cantidad de alcohol que consume o evítelo completamente. Incluso una copa de vino al día puede aumentar el riesgo ligeramente, y éste aumenta con cada trago.

-Haga ejercicio. La obesidad después de la menopausia aumenta el riesgo de padecer cáncer de seno, por lo que lo mejor es tratar de mantener un peso saludable. Una serie de estudios han concluido que las mujeres que hacen un promedio de tres horas de ejercicio de alto impacto a la semana reducen el riesgo de sufrir cáncer de seno en 20%.

-Amamante si puede. La menstruación temprana, la menopausia tardía, posponer el embarazo y nunca haber llevado un embarazo a término, aumentan el riesgo de cáncer de seno. No obstante, dado que estos factores no son tan fáciles de cambiar, si tiene un bebé lo mejor es amamantarlo, y entre más tiempo mejor. Una serie de estudios han confirmado que amamantar reduce el riesgo de padecer esta enfermedad.

-Trate de no tomar terapia hormonal combinada y, si no puede evitarlo, tome la menor cantidad posible durante el menor tiempo posible. Un estudio de la Iniciativa para la Salud de la Mujer reveló un riesgo ligeramente mayor entre las mujeres que tomaron estrógeno con progestina después de la menopausia, lo que resultó en una disminución en los diagnósticos debido a que muchas mujeres dejaron de tomar el tratamiento.

Una mujer que recientemente utilizó pastillas anticonceptivas también enfrenta un riesgo mayor. Se recomienda que las mujeres busquen métodos anticonceptivos alternativos y que eviten las llamadas hormonas naturales o hierbas.

-Hágase mamografías con regularidad, pero si tiene un tejido mamario demasiado denso o tiene un mayor riesgo de cáncer de seno por otras razones, insista en un estudio de resonancia magnética.


-Familiarícese con sus factores de riesgo personales. Su riesgo de padecer esta enfermedad podría ser mayor de lo normal si tiene una estatura mayor al promedio, si pertenece a la clase media alta (probablemente relacionada con la tendencia de posponer la maternidad y tener menos hijos), si nunca ha llevado un embarazo a término, o si tuvo hijos después de los 30.

Asimismo, si alguna vez tuvo cáncer del endometrio, ovárico o de colon, o si alguna vez recibió altas dosis de radiación en el pecho, sus probabilidades son más altas que el promedio. (Traducción: Mariana Toledo).

 

fllq



PUBLICIDAD