aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




¿Sangre en el pañal de mi bebé?

En algunos casos las niñas recién nacidas presentan un ligero manchado de color rojo en el pañal, es decir, un pequeño sangrado vaginal, lo cual no constituye ningún mal que la lleve al pediatra
Sábado 26 de abril de 2008 Martha Oliva Hernández | El Universal

martha.hernandez@eluniversal.com.mx

Muchas madres se asustan ante cualquier brote de sangre en el bebé, especialmente en los primeros días de nacido y es que en algunos casos las niñas recién nacidas pueden presentar un ligero manchado de color rojo en el pañal, es decir, un ligero sangrado vaginal, lo cual no constituye ningún mal que la lleve a consultar a su pediatra.

Para explicarnos a qué se debe esto, el ginecólogo Eduardo Malagón, del Hospital Ángeles del Pedregal, afirma que es debido a la influencia del nivel hormonal de la madre, específicamente de estrógenos y progesteron, los cuales comparten la madre y la hija a través de la sangre, provocando un manchado transvaginal.

Y es que las hormonas de la mujer cambian al embarazarse, por ejemplo, los niveles de estrógeno y progesterona no disminuyen como ocurre al final del ciclo menstrual. La hormona conocida como HCG (gonadotrofina coriónica humana), producida por la placenta, estimula a los ovarios para incrementar los índices de dichas hormonas para mantener el embarazo y llevarlo a buen término.

A partir del cuarto mes de embarazo, la placenta sustituye a los ovarios como productor de estrógeno y progesterona, desarrollando la matriz, incrementando la circulación sanguínea.

A la hora del parto, se producen otras hormonas que son responsables de las contracciones, así como la producción de leche.

Sin embargo, este manchado se presenta una sola vez y se elimina de inmediato, no es necesario alarmarse ni iniciar ningún tratamiento, aunque si se repite sería candidata a algunos estudios, pero esta situación es muy rara, señala el médico.

El ginecólogo sólo recomienda que la madre tenga cuidado con la limpieza de los genitales de los pequeños, especialmente de las niñas, pues pueden contaminarse con el excremento si no se retira de manera adecuada. Aconseja que se realice de adelante hacia atrás con alguna toallita húmeda o papel sin aroma, incluso con el mismo pañal de tela.

Adicional al sangrado, la producción de estrógeno de la madre es responsable de que los bebés, tanto niños como niñas presenten al nacer pecho grande o produzcan un poco de leche. Esta hormona pasa a través de la placenta a los recién nacidos y tiende a desaparecer en las primeras semanas de nacimiento. Sin embargo, en el caso de la niña, puede resurgir durante los primeros años, sin que se considere como una alteración.

 



PUBLICIDAD